Queja por discriminación racial provoca polémica

Temas como derechos y la necesidad de un debate público sobre el racismo en Cuba, resurgieron en el debate.

Jorge Luis Baños - IPS

La supervivencia de la discriminación racial forma parte de las problemáticas contra las que lucha el activismo cubano.

La Habana, 24 mar.- Activistas e intelectuales apoyaron el reclamo del poeta Omar Herrera, quien envió una queja por discriminación racial a la dirección del Museo Nacional de Bellas Artes. A raíz de la misiva, que circula desde la semana pasada vía correo electrónico y en blogs, se inició un debate sobre esta problemática en el país.

“¿Cuándo será aprobada en Cuba una ley contra el racismo, el sexismo, la homofobia, etc.?”, se preguntó la psicóloga y activista Sandra Álvarez, en un mensaje enviado al proyecto ciudadano Cofradía de la Negritud, que coordinó y divulgó las expresiones alrededor del tema en su boletín electrónico Desde la Ceiba.

“Por ser negros y negras se nos detiene, se nos acusa, se nos valora equivocadamente”, lamentó la autora de la bitácora “Negra cubana tenía que ser”. En tanto, el escritor Víctor Fowler propuso que el hecho narrado por el demandante “merece más que repudio; es decir, merece -como respuesta- algo más organizado que un simple mensaje de apoyo”.

A su juicio, se debe ir “más lejos” y “exigir a la ley la introducción de las modificaciones necesarias (en la Constitución y en el Código Penal) para que la discriminación y la violencia por motivos de raza, religión, orientación sexual o género (entre otras) sean sancionadas según los conceptos de una nación moderna”.

La jurista Odalys Pérez explicó que “las armas legales (leyes e instituciones) existen”. Autodefinida como “antirracista medular”, la especialista llamó a exigir “a quienes les corresponda”, que “cumplan con el deber de preservar nuestros derechos”.

Herrera, integrante del Grupo de Creación Poética de la Fundación Nicolás Guillén, envió una queja, con fecha del 25 de febrero, a la dirección del Museo Nacional de Bellas Artes, con copia al Ministerio de Cultura, la Dirección de Protección del Ministerio del Interior y la Gerencia de los Servicios Especializados de Protección S.A (Sepsa).

En la carta, protestó ante la actitud de una agente, que se le presentó como la detective del museo, y usó hacia él, de forma despectiva, el calificativo de “negro”. Además, contó que fue acusado infundadamente de intentar delinquir en la institución cultural y la detective de la empresa Sepsa no le dejó explicarse.

Como parte del debate, la directora de la entidad, Moraima Clavijo, informó sobre el proceso de atención de la queja del escritor, desarrollado el 14 de marzo, y aseguró que el demandante quedó conforme con “las medidas tomadas con la persona causante de estos hechos lamentables y dolorosos”.

Por su parte, Aries Morales, coordinadora del Grupo de Creación Poética de la Fundación Nicolás Guillén, abogó porque se ofrezca una disculpa “de manera pública, y respondiendo a un reclamo de la red social”.

“Ya no estamos en tiempos del ocultamiento de la información. Cubanos y cubanas necesitamos el debate y la reflexión sobre temas que afectan a la comunidad, a hombres y mujeres de esta nación mestiza, negra y blanca”, concluyó. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.