Redes abren nuevas rutas a la lucha por la no violencia

Las Jornadas Cubanas de Estudios de las Masculinidades abordan temas emergentes en la sociedad cubana actual.

Tomado de RIAM

Los jóvenes pueden llevar mensajes de paz a todas las redes, defienden activistas.

La Habana, 8 nov.- El uso de las redes sociales, dentro y fuera de Internet, para compartir mensajes de bien público como la no violencia hacia las mujeres y niñas, permite articular acciones y llegar a públicos cruciales como las juventudes.

A esa conclusión llegaron la víspera el comité organizador y los participantes en la VI Jornada Cubana de Estudios de las Masculinidades, que se desarrolla hasta hoy en el capitalino Pabellón Cuba.

Entre los temas analizados en el encuentro figuró la necesidad de emplear espacios como Facebook y Twitter para algo más que compartir fotos, juegos y películas.

A juicio de las personas reunidas allí, las redes permiten establecer y consolidar alianzas entre instituciones, proyectos y organizaciones no gubernamentales para desarrollar estrategias y trabajar de forma articulada en la lucha por la no violencia y, en especial, la de género.
Organizada por la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM), la cita permite intercambiar ideas, exponer los resultados de investigaciones y mostrar los proyectos alternativos que existen en el país.

Julio César González Pagés, coordinador de la RIAM, dijo a la Redacción de IPS Cuba que escogieron ese tema por su importancia y los mitos existentes acerca de la falta de acceso en Cuba a las redes sociales.

El profesor universitario aseguró que “hay muchas formas para que los jóvenes puedan llegar a esos espacios”.

“Muchas veces tenemos una idea errada de lo que es una red social. Las vemos solo como Facebook o Twitter. Pero existen muchas otras más locales que funcionan con las nuevas tecnologías y algunas difunden contenidos que perpetúan las inequidades sociales”, señaló.

“Es importante convocar a la mayor cantidad posible de jóvenes para mostrarles que, en cualquier lugar que exista una red, se puede hacer una intervención por la no violencia”, consideró González Pagés.

Jesús Muñoz, periodista de la Editorial de la Mujer y coordinador académico de la jornada, lanzó provocaciones sobre cómo mirar a las redes sociales en el entorno web. Para el activista, si por una parte son espacios de democratización de la información, por otra muchas personas no pueden acceder a estos avances tecnológicos.

Sin embargo, consideró, quienes tienen acceso a Internet pueden hacer mucho para ayudar a quienes no lo tienen a subir determinada información, sobre todo si se trata de temas de compromiso social como la campaña por una cultura de paz.

“Desde las ciencias sociales podemos potenciar investigaciones que tengan en consideración el género. Se pueden estudiar las relaciones de hegemonía y poder a partir de, por ejemplo, los Me gusta, de Facebook; qué miran los hombres o porqué las mujeres suelen ser discriminadas en grupos deportivos”, destacó.

De acuerdo con Yonnier Angulo, máster en género y colaborador de la RIAM, ante el poco acceso a Internet en Cuba, jóvenes entre 12 y 35 años han creado redes ilegales con como interconectores y cables de red, que les permiten socializar videojuegos -en su mayoría violentos-, películas, información, software, chatear y hablar por micrófonos, entre otras posibilidades.

“No creo que censurarlos sea la solución porque así satisfacen sus necesidades generacionales de comunicación. Con ellos podría hacerse un trabajo educativo y preventivo y sensibilizarlos para que no consuman juegos violentos y miren cine con valores y calidad”, acotó.

En el panel sobre la cooperación internacional y las redes, Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer; Zulema Hidalgo, del Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero”; Manuel Vázquez, del Centro Nacional de Educación Sexual; Lizette Vila, del proyecto Palomas y González expusieron sus experiencias y la contribución de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

Los panelistas coincidieron en que las iniciativas, desde sus diferencias y peculiaridades, han conseguido a través de los años articularse y establecer alianzas.

Para Moya, las redes son importantes para el desarrollo, que no puede ser visto solo como lo material sino como un cambio progresivo de las personas en condiciones de equidad y respeto de las diferencias.

“Ese es uno de los retos del socialismo cubano”, apuntó.

También se proyectaron los 20 audiovisuales más populares en las redes sociales, que fueron realizados por jóvenes activistas sobre asuntos como el género y la prevención de la violencia. Los participantes pudieron dialogar con los autores de las obras.

Las jornadas, iniciadas en 2006, han tratado temas reemergentes en la sociedad cubana como la relación entre la violencia y el deporte, la música y la salud de los hombres, entre otros.

“Estos encuentros son un puente entre el activismo y la academia. Las personas que llevan pequeños proyectos encuentran aquí un espacio plural. Les abrimos las puertas lo mismo a integrantes de iniciativas locales como a representantes de instituciones estatales”, declaró Pagés. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.