Revista laica defiende la libre asociación civil

Proyectos ciudadanos autocalificados de autónomos hacen más diversa la esfera pública cubana.

Jorge Luis Baños - IPS

Espacio Laical llamó a no desacreditar a proyectos ciudadanos emergentes y sus líderes.

La Habana, 1 sep.- En Cuba surgen nuevas formas de asociaciones civiles que “desean relacionarse de manera horizontal con la sociedad y el Estado”, que no alcanzan toda la aprobación de las autoridades locales, según el último editorial de la revista católica Espacio Laical.

La publicación digital del Consejo Arquidiocesano de Laicos de La Habana defiende al asociacionismo civil como un “derecho de todos” y aboga por un mayor reconocimiento a proyectos que impulsan profesionales de la isla caribeña, que pueden estar o no vinculados a instituciones oficiales.

Estas agrupaciones “constituyen un suceso positivo que puede modernizar y activar la esfera pública cubana”, pues se perfilan como “grupos de activistas”, aunque actualmente generan “disonancia con el papel asignado a las organizaciones sociales en el país”, indicó el texto, donde no se especifican nombres de proyectos ciudadanos.

“Hasta ahora parte del asociacionismo en la isla ha sido determinado desde las más altas instancias políticas del país y funciona como correa de transmisión entre el Partido Comunista de Cuba y el pueblo”, destacó el editorial titulado “Trabajar por Cuba: derecho de todos”.

Por tanto, señaló como desafíos “cincelar el marco jurídico, civil y político de la esfera pública” y “proyectar una nueva manera de relación entre el Estado y las asociaciones civiles”.

Asimismo, manifestó que estos proyectos no son hostiles al gobierno, sino que “se consideran autónomos, como foros donde pueden converger actores de diferentes sectores sociales y de diversos intereses”.

También reveló que, en ocasiones, se intenta deslegitimar estas iniciativas con el fin de mantener “el viejo status quo de las instituciones civiles”. Incluso, los protagonistas de estas agrupaciones han sido acusados de “tener vínculos con sectores de poder y/o de inteligencia en el extranjero, y de manera especial en Estados Unidos”.

Para la revista, los nuevos proyectos tampoco cuentan con “el acceso debido a los medios que pueden relacionarlos intensamente con el pueblo y con los mecanismos que deciden la vida del país”.

Como conclusión, los editores de la revista llamaron “a abdicar de las diatribas sin fundamento, de la descalificación y del descrédito contra los proyectos emergentes y sus líderes”.

“Cuba vive un momento de crisis porque no ha asumido plenamente el reto de reestructurarse, de refundarse, para adaptar el Estado y toda la esfera pública a las nuevas demandas de la nación, a la nueva sociabilidad que puja por nacer”, valoró el texto, en alusión al proceso de cambios socio-económicos que encauza el gobierno cubano desde 2007. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.