Rinden homenaje a abakuá centenario

De raices africanas, la sociedad abakuá existe en Cuba desde hace unos 180 años

Para homenajear a Aurelio, más conocido por Yeyo, se le organizó una rumba. Abakuá es una sociedad secreta que sólo acepta varones entre sus integrantes.

Foto: Archivo IPS_Cuba

La Habana, 19 dic.- Para rendir homenaje en sus 100 años a Aurelio Oliva, lider barrial de La California, practicante de la religión  abakuá desde hace más de siete décadas, se reunieron en La Habana integrantes de diferentes juegos o potencias de esa fraternidad secreta.

Procedentes de la capital cubana y de Matanzas, hermanos de religión le organizaron este sábado una tarde de rumba a Yeyo, como se le conoce a Oliva en el universo abakuá, quien desafió su avanzada edad y se levantó a bailar, auxiliado por quienes le veneran.

Según dijo a la Redacción de IPS Cuba Frank Oropesa, Yeyo “es una gloria del abakuá en el barrio habanero de Colón, es una figura destacada porque lleva 70 años en esta sociedad y más de 50 años con el cargo de encoboro (es quien da la fe a quienes se van a jurar)”.

“Para ser abakuá, una persona (exclusivamente hombres) tiene que ser buen hijo, pues la madre es sagrada, buen hermano y ser trabajador”, explicó.

Oropesa rechazó los estereotipos que han rodeado a esta sociedad secreta, que se estima lleva oficialmente en Cuba 180 años.

“No es lo que ha pensado mucha gente por ahí: el abakuá no es guapería, tenemos médicos, gente muy preparada, es una sociedad de ayuda entre hermanos que defendemos el patrimonio que tenemos: el abakuá y la rumba, y también a Cuba”, destacó.

Desde Matanzas llegó al homenaje Juan Carlos Bolaños Suárez. “Yeyo es una eminencia dentro de la religión, es un hombre que cumplió  100 años, de ellos más de 70 consagrados al abakuá, una sociedad de hombres serios y  de respeto”, afirmó.

“Tiene buenos principios morales y desde su niñez ha cultivado esta religión de hombres libres, buenos y trabajadores,”, sostuvo Bolaños.

La mayor de las hijas de Oliva, Bárbara Oliva Micado, de 71 años, lo considera un ejemplo como padre. ‘’Siempre nos inculcó respeto, amor y cariño, como padre es maravilloso, y tuvo siempre mucho amor para sus seis hijos”, dijo.

Según sus practicantes, se estima que el abakuá fue importado a Cuba por los africanos que eran arrancados por la fuerza de sus tierras como esclavos por los colonizadores. Aunque el primer partido abakuá fue fundado en 1836 en el puerto de Regla, estudiosos señalan que evidencias documentales la ubican en el país ya desde 1824.

Durante sus 180 años, se ha mantenido activa solo en las occidentales provincias de La Habana y Matanzas, los únicos lugares donde se dice existe fuera de África.

De acuerdo con el periodista y doctor en Ciencias de la Comunicación Ramon Torres,

la sociedad es una sola, pero está integrada por diversas entidades denominadas indistintamente juegos, tierra o potencias, entre otros nombres.

En la actualidad, está constituida por unos 200 juegos o potencias en La Habana, y unas 70, entre Matanzas y Cárdenas, aseguró Torres.

Para el escritor e investigador Serafín Quiñones, conocido en el mundo académico y abakuá como Tato Quiñones, esta sociedad es “un reservorio moral, con un código ético que se ha logrado preservar de generación en generación durante siglos”.

A su juicio, “lo verdaderamente increible es que fue de las primeras instituciones que se fundó en Cuba entre la gente de abajo, humilde, para luchar por sus intereses y fue de las primeras en las que militaron juntos blancos y negros aun en tiempos de la esclavitud, lo que da una idea de cuál es su entereza, pese a haber sido perseguidos y violentamente reprimidos y solo reconocidos hace muy poco tiempo”.

“Esta sociedad religiosa fraternal sigue creciendo y este homenaje a Yeyo es un ejemplo de ello. El hecho de que Yeyo, quien permanecía postrado, pero escuchó la música, se levantó y bailó, es hoy una alegoría, un ejemplo simbólico claro, y una muestra de eso que asombra al mundo, la resistencia, que para verla y tocarla hay que venir aquí”. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.