Socióloga aboga por reformas que mitiguen la pobreza

La Habana, 8 feb.- El actual proceso de actualización económica en Cuba debe ir acompañado de políticas públicas que garanticen o complementen el ascenso social de grupos minoritarios y diversos, así como su empoderamiento, para frenar el incremento de la pobreza. Esta alerta fue reiterada por la socióloga Mayra Espina en la conferencia inaugural del … Leer más

La pobreza impacta a grupos con un pasado en desventaja como mujeres y afrodescendientes.

La pobreza impacta a grupos con un pasado en desventaja como mujeres y afrodescendientes.

Foto: La pobreza impacta a grupos con un pasado en desventaja como mujeres y afrodescendientes.

La Habana, 8 feb.- El actual proceso de actualización económica en Cuba debe ir acompañado de políticas públicas que garanticen o complementen el ascenso social de grupos minoritarios y diversos, así como su empoderamiento, para frenar el incremento de la pobreza.

Esta alerta fue reiterada por la socióloga Mayra Espina en la conferencia inaugural del VI Encuentro de Crítica e Investigación Joven.

Al menos 20 por ciento de la población cubana vive en condiciones de precariedad económica, sobre todo en áreas urbanas, donde se han acumulado problemas relacionados con la vivienda y el hábitat, sostuvo Espina, el 6 de marzo, en el capitalino Pabellón Cuba.

Explicó, no obstante, que para el caso del país caribeño prefiere utilizar el término “pobreza con amparo”, debido a los beneficiosos sociales como educación y salud gratuita, así como asistencia social, al cual tienen derecho todos los ciudadanos.

“Tampoco debemos restarle el dramatismo que lleva reconocer que se trata de seres humanos cuya vida se encuentra muy limitada, sin capacidad de tomar decisiones”, argumentó al impartir la conferencia titulada “Pobreza y desigualdad en la Cuba de hoy”.

Significó, además, que los cambios impulsados por los Lineamientos de la Política Económica y Social de la Revolución (documento programático, 2011) ahondan las brechas de desigualdad, que ya eran muy visibles por la crisis económica local provocada por el colapso del campo socialista de Europa del Este (1989) y la desaparición de la Unión Soviética (1991).

“Las nuevas reformas han sido diseñadas de manera universal, central y verticalista, “desde arriba”, sin estimular el empoderamiento de los individuos, lo cual resulta una postura limitada, valoró la especialista de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

Recordó que durante años el tema de la pobreza resultó preterido en una sociedad socialista.

La precariedad fue quedando a un lado gracias a las estrategias de desarrollo del gobierno socialista que lograron acercar bastante los grupos sociales. Incluso el ideal de igualdad pudo ser maximizado durante los años 80 del pasado siglo.

Sin embargo, refirió, los últimos años de esa década y la depresión vivida hasta hoy evidenciaron la existencia de barreras en la movilidad ascendente de ciertos grupos, incapaces de sobreponerse a su herencia social y cultural.

Los pobres están en desventaja para aprovechar las oportunidades de cambios, pues por lo general se encuentran menos capacitados, carecen de recursos para ejercer un trabajo por cuenta propia y no reciben remesas de sus familiares desde el exterior, elemento que oxigena los ingresos promedios de no pocos núcleos.

Según datos de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información, el salario estatal promedio ronda los 19 dólares, aunque se prevén aumentos en este indicador en las cifras de 2014.

La socióloga aludió a estudios que demuestran que dentro del sector privado se encuentran sobrerrepresentados grupos más favorecidos históricamente como los ciudadanos blancos y varones, quienes son mayoría en las jefaturas de negocios particulares.

En contraposición, grupos preteridos como las mujeres y afrodescendientes, aunque también se han sumado a los emprendimientos privados, por lo general se encuentran en una posición distinta, en oficios menores y como asalariados, no como jefes de negocios, señaló.

La especialista insistió en que “la pobreza siempre opera sobre un escenario anterior de desigualdad”, por ejemplo, en grupos sociales como afrodescendientes, mujeres, personas de la tercera edad, al igual que en regiones determinadas, como las provincias del oriente del país.

Si las reformas emprendidas por el gobierno de Raúl Castro siguen subordinando los temas sociales a las políticas macroeconómicas, se seguirán reproduciendo los mismos esquemas de pobreza, advirtió.

Espina propone usar el presupuesto estatal con mayor sensibilidad, “mantener una política de beneficios universales, pero con decisiones atemperadas a grupos y espacios geográficos específicos, con el objetivo de mitigar las brechas sociales y territoriales”.

Abogó por un mayor compromiso ciudadano, “sobre todo de los más jóvenes y armonizar los intereses personales con los de la nación (…) Existen franjas de grupos sociales en desventaja con los cuales resulta necesario solidarizarse”.

Asimismo subrayó la importancia de aprovechar más los proyectos locales, los cuales resultan más operativos y disponen de una mayor capacidad para atender las vulnerabilidades.

“Existe un potencial en las instituciones comunitarias para respaldar, por ejemplo, los servicios de alimentación para mitigar fenómenos emergentes como la mendicidad”, detalló. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.