Taller busca incluir a personas con discapacidad intelectual

Un resumen con las propuestas vertidas en el taller se presentará a las autoridades pertinentes.

La integración, como derecho humano, y la urgencia de una educación inclusiva, fueron analizadas por las y los participantes del Taller.

Foto: Jorge Luis Baños

La Habana, 30 oct.- Valorar experiencias y propuestas para la inserción social de jóvenes con discapacidad intelectual que egresan del sistema nacional de educación, es el objetivo del encuentro Construyendo espacios de inclusión, que concluye hoy en esta capital.

Cuando muchachas y muchachos con síndrome de Down u otras discapacidades terminan la escuela, en la familia surgen las interrogantes de qué hacer, cómo ocupar su tiempo o adónde acudir por mayores conocimientos y habilidades, dijo Ana Lourdes Soto, presidenta de la  Sociedad Patrimonio, Cultura y Medio Ambiente, de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Por esa razón, esta organización de la sociedad civil convocó a la cita, realizada en el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, del 28 al 30 de octubre, que reúne a especialistas, familiares, organizaciones y proyectos comunitarios.

En la antigüedad, fundamentalmente en Grecia, se realizaban matanzas de niños con trastornos físicos o psíquicos. En la Edad Media eran usados como objetos de entretenimiento y bufones de sus amos.En el siglo XVIII, al calor de la revolución industrial, comienza a cambiar el trato hacia estas personas y surge la pedagogía terapéutica.En los años 60 de la pasada centuria, se introduce el concepto de Necesidades Educativas Especiales, que no fue universalizado hasta 1994.

La integración, como derecho humano, y la urgencia de una educación inclusiva, fueron analizadas por las y los participantes.

Según Maritza Martínez, madre de una joven con síndrome de Down, tener un hijo con esta condición no es un obstáculo, sino uno de los retos que impone la vida. El desafío “puede enfrentarse con la colaboración de todos los integrantes de la familia y el apoyo de las instituciones y la comunidad”, aseguró.

Es de interés de los allegados, coincidieron varios participantes, que las personas con necesidades educativas especiales tengan cada día mayor preparación y habilidades para poderse integrar a la sociedad, tener un empleo y valerse por sí mismas más allá de la muerte de sus cuidadores.

Movidos por el interés de reunirlos y desarrollar actividades que les permitan interrelacionarse, han surgido proyectos comunitarios a cargo de familiares y organizaciones religiosas.

Entre ellos se encuentran la iniciativa Cuenta conmigo, en el habanero municipio de Playa, que reúne a personas mayores de 17 años. Con el concurso de las autoridades locales, madres y padres desarrollan actividades deportivas y de las artes plásticas.

También se realiza una acometida similar en la parroquia La medalla de la Milagrosa, con 22 integrantes.

La Oficina del Historiador de la Ciudad comenzó a atender este problema a raíz de una solicitud realizada hace dos años por padres y madres a Eusebio Leal, historiador de La Habana.

De acuerdo con el médico Raúl Gil, a partir de ese momento comenzó un proceso que llevó a la creación de un grupo multidisciplinario para analizar las vías y formas más efectivas de  trabajar la inclusión.

El especialista en psiquiatría social enumeró que la entidad abrió un espacio en la Quinta de los Molinos, adonde personas de todas las edades con síndrome de Down acuden una vez a la semana a talleres de jardinería, sobre las especies animales existentes en ese parque y juegos de participación.

Surgió además el proyecto Construyendo espacios inclusivos, que persigue la atención desde el arte de las personas con discapacidad intelectual, que hayan concluido sus estudios.

La iniciativa, aún en fase de estudio y validación, se propone también capacitar a las familias y el constante aprendizaje de las personas encargadas de trabajar con ellas, declaró Gil.

El encuentro incluyó la participación de integrantes de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales quienes asumirán el registro de las intervenciones para presentar propuestas a las autoridades pertinentes, dijo Soto. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.