Taller con periodistas cubanos desata polémica

El workshop tuvo lugar del 10 al 20 de septiembre, en Berlín, auspiciado por el diario Taz.

Elaine Díaz fue profesora de la Universidad de La Habana y becaria de la Fundación Nieman para el Periodismo de la Universidad de Harvard.

La Habana, 18 oct.- La asistencia de diez jóvenes periodistas cubanos a un taller (workshop) en Alemania, sigue provocando opiniones encontradas en blogs y redes sociales, que trascienden el hecho y tocan otros temas locales como el financiamiento de medios digitales y blogs.

La actividad, realizada del 10 al 20 de septiembre pasado en la capital germana, fue organizada por el diario Taz y financiada por la fundación Panter con apoyo del ministerio de Relaciones Exteriores de la nación europea.

Coordinó el encuentro Elaine Díaz, exprofesora de la Universidad de La Habana, exbecaria de la Fundación Nieman para el Periodismo de la Universidad de Harvard e impulsora de Periodismo de Barrio, una novel organización reporteril independiente.

El grupo, con distinta formación y experiencia profesional, intercambió con colegas de medios alemanes, que tienen diversas vías de financiamiento y propiedad, perfiles editoriales y orientaciones políticas.

Asistieron al workshop:

  1. Elaine Díaz: exprofesora de la Universidad de La Habana y gestora principal del proyecto independiente Periodismo de Barrio.
  2. María Antonieta Colunga: experiodista del semanario camagüeyano Adelante.
  3. Michel Contreras: columnista de Cubadebate.
  4. Carlos Manuel Álvarez: columnista de OnCuba y BBC Mundo.
  5. Marita Pérez: periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y editora de OnCuba.
  6. Rachel D. Rojas: periodista de La Jiribilla.
  7. Eileen Sosín: periodista del semanario Opciones, del diario Juventud Rebelde.
  8. Geisy Guía: experiodista de Radio Rebelde e integrante de Periodismo de Barrio.
  9. Roberto Peralo: profesor de la Universidad de Matanzas y administrador del blog La Joven Cuba.
  10. Fidel Alejandro Rodríguez: profesor de la Universidad de La Habana.

En una de las primeras reacciones, Justo Cruz, cubano residente en Alemania y miembro de una organización de solidaridad con la isla, cuestionó: “¿Es posible hacer periodismo independiente en Cuba, si se recibe dinero de una ONG extranjera?”.

En su columna del sitio Cubainformación, el 5 de octubre, se refirió a la manera en que Díaz financia su proyecto, cuyo número inicial verá la luz el próximo lunes.

A modo de respuesta, Díaz aclaró en su muro de Facebook que su iniciativa “NO recibe dinero de NINGUNA fundación sueca ni de ninguna fundación de otro país”.

María Antonieta Colunga, otra de las asistentes al workshop, detalló en su bitácora Nube de alivio, elementos significativos del programa de actividades, donde “en ningún momento se nos dijo mira esto y no esto otro, tira esta foto pero esa no”.

“Una de las impresiones más hermosas que me traje de Berlín es precisamente el respeto con que los alemanes que conocí discuten sus diferencias, la sincera afabilidad con que pueden sentarse en una misma mesa personas con filiaciones políticas tan diversas o con maneras tan distintas de hacer y entender el periodismo”, relató la experiodista del semanario Adelante, de la provincia central de Camagüey.

Mientras la bitácora Bubusopía y el proyecto ciudadano Observatorio Crítico coincidieron en que “quienes arman toda esta intriga (…) están atrapados en una mentalidad estalinista, autoritaria, que pretende mantener controles totalitarios sobre las iniciativas, las imaginaciones, los sentimientos y esperanzas de las demás personas”.

Otro de los más activos blogs, La Joven Cuba, opinó en un editorial que “replegarse, esconderse, atrincherarse no puede ser la solución, cuando desde hace tiempo sabemos que esta guerra es de estrategia e ideas. La cuestión no es aceptar o no las “armas del enemigo” sino el uso que se les da”.

Iroel Sánchez reprochó desde su bitácora La pupila insomne que algunas opiniones “han tratado de transformar la denuncia de una maquinación al margen del conocimiento de los invitados (…) en un enfrentamiento generacional, presentándola como resistencia “conservadora” a la imprescindible renovación del periodismo cubano”.

A juicio del periodista Fernando Ravsberg, el debate pasa por una cuestión tan esencial como la “transparencia” sobre los financiamientos de la prensa digital y la blogosfera cubana.

“Si malo es que otro país financie medios de prensa en Cuba, malo también es que algunos blogueros se financien con medios públicos que se le niegan al resto de los comunicadores a pesar de que esos dineros les pertenecen a todos los cubanos”, afirmó.

El debate tiene lugar en momentos cuando periodistas y comunicadores reclaman una Ley de Prensa, en un país de sistema socialista donde casi todos los medios impresos y televisivos pertenecen al Estado. (2015).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.