Trova cubana por la diversidad

La popular peña El Patio de la Gorda dedica su espacio mensual a la lucha contra la homofobia.

Jorge Luis Baños - IPS

No es la primera vez, ni será la última, que la peña de Sara González se abre al tema de la diversidad sexual.

La Habana, 9 may.- Representantes de varias generaciones de la trova cubana y canciones de todos los tiempos confluyeron en El Patio de la Gorda, un popular espacio habanero que se sumó este mes al amplio programa de actividades de la IV Jornada Cubana contra la Homofobia.

“El Patio de la Gorda está de fiesta. Con este concierto nos sumamos a lo que nos hace iguales y diferentes (…) Estas canciones compuestas en diferentes épocas tocan temas de siempre que hoy se reflejan en nuestro sentir para hacernos más humanos y ‘un tilín’ mejores”, dijo Sara González, anfitriona del espacio.

“No será ni la primera ni la última vez”, añadió González, momentos antes del cierre de la tarde, y tras convocar a sus invitados a cantar una de las canciones emblemáticas del “filin”, movimiento artístico de los años 50 del pasado siglo XX y considerado entre los antecesores de lo que después se llamó la Nueva Trova.

“Tú me acostumbraste a todas esas cosas y tú me enseñaste que son maravillosas/Sutil llegaste a mí como la tentación, llenando de inquietud mi corazón/Yo no concebía cómo se quería en tu mundo raro y por ti aprendí/Por eso me pregunto al ver que me olvidaste, por qué no me enseñaste como se vive sin ti”, cantaron trovadores y público.

Es la canción donde “por primera vez vi que se tocaba el tema de la preferencia sexual”, aseguró la trovadora quien abrió la tarde con dos canciones de Silvio Rodríguez, entre ellas “Acerca de los padres”, un texto que describe las exigencias de la cultura patriarcal en mujeres y hombres, pero sobre todo en las personas no heterosexuales.

“De nada te sirve ser amigo/de nada te sirve ser hermano/el sexo es el juez universal del ser humano”, dice la canción de Rodríguez y cuestiona a quienes le dan el desayuno a los hijos “para cobrárselo mañana”, a quienes quieren “fabricar cerebros” y sólo están “sembrando muertos”.

“No somos Dios, no nos equivoquemos otra vez”, fue el llamado de Pablo Milanés en la voz de Manuel Argudín, una canción que en su momento asombró a Cuba con la descripción directa de “dos almas, dos cuerpos, dos hombres que se aman, van a ser expulsados del paraíso que les tocó vivir”.

Marta Campos, Heidi Igualada, Ángel Quintero, Ariel Díaz, Lilliana Héctor y Eduardo Sosa, se sumaron también a Sara González, con canciones que tocaron temas como el amor, la violencia de género, la marginalidad, la emigración, los fantasmas que acechan al mundo y “los hacheros” que viven talando sueños.

Convocado por Sara González, el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la peña atrajo a su público habitual, además de a integrantes de Hombres por la Diversidad y del grupo Oremi, formado por mujeres lesbianas de la capital cubana. A la cita asistió Mariela Castro, directora del Cenesex. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.