Un modelo en la prevención del VIH/sida

La estrategia del proyecto socio-cultural El Mejunje destaca por sus resultados en la prevención de la epidemia, según especialistas.

Archivo IPS Cuba

El Mejunje se reconoce en Cuba como un espacio de inclusión social.

La Habana, 21 abr.- El proyecto sociocultural y comunitario El Mejunje de la ciudad de Santa Clara, a 270 kilómetros de la capital, “constituye un modelo de respuesta (…) desde lo social” a la epidemia del VIH (virus de inmunodeficiencia adquirida, causante del sida), concluyó un estudio realizado por investigadoras cubanas y apoyado por entidades de las Naciones Unidas.

La estrategia implementada en el centro comunitario a inicios de la década del 2000 actúa de forma sistemática y focalizada en el entorno y en las personas, indicaron Nereida Rojo, Rosaida Ochoa, Yisel Torres e Isa Álvarez, autoras de “El Mejunje y su perspectiva en el enfoque cultural de la prevención del VIH/sida”.

La entidad intenta “generar resultados positivos relacionados con la salud y el control de la epidemia en el grupo vulnerable: los hombres que tienen sexo con otros hombres (Hsh)”, detalló el informe realizado en 2010 con el apoyo de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de la Unesco y el Centro Nacional de Prevención de las ITS (infecciones de transmisión sexual)-VIH/sida.

Esta emblemática institución se subordina a la dirección de cultura de Villa Clara, y fue oficialmente incluida dentro de los programas estatales para controlar la pandemia en esa región en el mes de marzo de 2001. Desde entonces y hasta la fecha, ha trabajado en estrecha relación con organizaciones de la sociedad civil, estatales y gubernamentales, y grupos vulnerables.

“El Mejunje educa sin ‘teque’, con espontaneidad, aporta para dignificar a las personas que viven con sida y protegerlos, tiene un discurso-accionar humanístico y va a contracorriente”, dijo al equipo de investigación Ramón Silverio, fundador y director del proyecto hace más de 25 años.

Según promotores consultados por el estudio, la idea “ha llegado a la población objetivo, ha logrado concientizar a hombres y mujeres en lo que a prácticas sexuales riesgosas se refiere. Su contribución es significativa en cuanto a la aplicación de cambios beneficiosos en los heterosexuales, homosexuales, bisexuales y población trans”.

Abierto para todo tipo de público, con una sede establecida y programación variada, El Mejunje trabaja en la sensibilización no solo en temas de salud, sino de preparación para la vida. Los espacios han sido sistemáticos, se mantienen en el tiempo y ha habido seguimiento técnico de ellos, por personas que entienden, respetan y aceptan la diversidad sexual, según el estudio.

Elevar la percepción de riesgo a la infección, proveer habilidades comunicacionales para negociar la práctica de sexo seguro, impulsar el uso del condón, crear espacios favorables a la diversidad y fomentar el empleo del enfoque de género, son algunos de los propósitos de este proyecto.

En especial, sensibiliza a la población en el imperativo de disminuir el estigma y la discriminación hacia las personas seropositivas al VIH, explicaron las autoras de la investigación.

Los trabajadores de esa entidad están formados como promotores en la prevención del virus. Actualmente funciona allí un sitio de asesoramiento –consejería- donde las personas interesadas pueden acceder a información sobre la prevención de las ITS. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.