Un singular proyecto para adolescentes

Lo desarrolla desde hace un año la Oficina del Historiador y la UNICEF, con financiamiento de la Unión Europea.

Jorge Luis Baños - IPS

Los adolescentes han adquirido habilidades, sobre todo relacionadas con los oficios que tienen que ver con la rehabilitación del patrimonio

La Habana, 4 oct.- Talleres de artes plásticas, arqueología, poesía, arquitectura, modelismo naval y creación audiovisual, entre otros muchos temas, forman parte del Proyecto social integral y participativo de los adolescentes en La Habana Vieja, que en un año ha beneficiado a decenas de personas de ese grupo poblacional.

Esta iniciativa de la Oficina del Historiador de La Habana y la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) financiada por la Unión Europea, persigue contribuir al desarrollo de la adolescencia en ese territorio a partir de una red de colaboradores, la implementación de talleres y servicios y la creación de un centro de referencia para toda la ciudad, y que sea modelo en buenas prácticas de trabajo con este grupo.

De acuerdo con Beatriz Revuelta, investigadora y coordinadora del proyecto, el programa diseñado para tres años tuvo entre los principales resultados de los primeros doce meses los talleres enfocados fundamentalmente al patrimonio, en oficios y labores vinculados a la rehabilitación.

El programa de los 16 talleres de 2011, diseñado específicamente para los residentes en La Habana Vieja, benefició a 291 adolescentes, fundamentalmente de la enseñanza secundaria, a partir de una convocatoria realizada en las escuelas. Además, durante el verano se brindó esta opción para personas de toda la ciudad y en ella participaron otros 211 muchachos y muchachas.

La propuesta surgió a partir de un diagnóstico integral de los adolescentes – con una muestra de 882 personas-, que abarcó cinco áreas básicas: familia, trabajo y seguridad social, educación, comunidad y salud y sus potencialidades para trabajar con estos grupos, y cuyos resultados permitieron modelar líneas básicas para el trabajo.

El diagnóstico arrojó que el uso del tiempo libre constituye para estas edades un aspecto primordial y que dentro del universo de adolescentes existen grupos con mayores vulnerabilidades-estudiantes de escuelas de oficio y especiales y aquellos que residen en hogares disfuncionales -, para los cuales se propone una atención adicional.

La aceptación de la iniciativa muestra lo acertado de las propuestas. “Ellos están satisfechos y muy motivados, algunos quisieran matricular nuevamente, pero realmente quisiéramos que participaran otros para beneficiar a la mayor cantidad posible de esta población que en La Habana Vieja se estima en 10 mil personas”, señaló Revuelta a la Redacción de IPS Cuba.

Aun no se puede medir el impacto en su conducta social, considera, pero sí “podemos afirmar que han adquirido habilidades, sobre todo relacionadas con los oficios que tienen que ver con la rehabilitación del patrimonio, vitales en un Centro Histórico”.

“La iniciativa ha estado acompañada de un proceso de capacitación para los especialistas que trabajan en él. Son en su mayoría arqueólogos y museólogos y no tienen la pedagogías para llegar a este grupo, bastante complejo de atraer”, dijo la coordinadora.

El plan comprende servicios de salud y deportes. “La salud es entendida no como un concepto médico, sino social, que abarca el ambiente y la salud emocional y física y constituye un eje transversal”, explicó Adriana Ricardo, integrante del proyecto.

Este servicio, que se desarrolla en el Hogar Materno Leonor Pérez, incluye talleres para padres y adolescentes, consejería sobre salud sexual y reproductiva, servicio de nutrición, un programa educativo para la prevención del embarazo precoz, técnicas grupales para adolescentes embarazadas y una consulta de ginecología infanto-juvenil.

En el área deportiva, caracterizada por la carencia de suficientes espacios, se trabaja para la rehabilitación de un sitio para las prácticas y fueron organizados encuentros de fútbol sala y tablas gimnásticas.

La experiencia solventada por la Unión Europea comprende la creación de capacidades en muchachas y muchachos para realizar mensajes y materiales propios que puedan servir para los medios de comunicación y un programa en la emisora Habana Radio, dirigido a adolescentes y estrenado este septiembre, destacó Lisset Atmelier, de Habana Radio.

De una hora de duración, todos los miércoles, el programa radial “Contigo somos más” incluye varias secciones, no solo dirigidas a jóvenes, sino también con su participación, para compartir criterios y preocupaciones y les ayude a entrar en contacto con especialistas que esclarecerán sus dudas.

Según Orlando Inclán, arquitecto encargado del Centro para adolescentes, este se diseñó escuchando opiniones de muchachos y muchachas. En el espacio donde existió una instalación industrial, contará con dos edificios- uno para la plástica, música, esculturas y ciencias, y otro, destinado a la tecnología: cabinas y estudios de audio y televisión-, patios interiores y diferentes accesos a la vía.

De acuerdo con Tania Licea, de la representación de UNICEF en Cuba, el proyecto se destaca por estar orientado a una etapa de la vida no siempre suficientemente visibilizada y que requiere de una atención particular por sus necesidades, por ser una etapa de formación física, intelectual, de hábitos y valores. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.