VIH/sida prevalece en jóvenes y HSH

El uso sistemático del condón sigue siendo la principal estrategia para prevenir el VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual, aseguran especialistas.

Jorge Luis Baños - IPS

Una buena parte de la población cubana no tiene percepción de riesgo, según investigaciones

La Habana, 27 ene.- La juventud y los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) siguen siendo los principales grupos, en Cuba, hacia los que se dirigen las estrategias de prevención de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida.

Estos son los segmentos poblacionales más vulnerables a contraer este tipo de enfermedades, aseguraron especialistas del estatal Centro Nacional de Prevención de las ITS y el VIH/sida (CNPSida) durante un panel organizado por la no gubernamental Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes), en la Casa del Alba Cultural de la capital cubana.

Juventud

Según la doctora Jaquelyn Sánchez Fuentes, encargada del trabajo con jóvenes y adolescentes en la mencionada entidad, la mayor prevalencia de personas que viven con VIH en Cuba se concentra entre los 20 a 29 años de edad.

Entre los nuevos casos reportados en 2012, se incrementó el impacto en las edades de 15 a 19 años, reveló, en la cita desarrollada el 25 de enero. De ahí que se organicen labores educativas en busca de que los y las jóvenes accedan a los servicios de salud pública para conocer su condición serológica, amplió.

“La población juvenil ve lejana la posibilidad de infestarse con el VIH y no tiene percepción de riesgo en general”, afirmó.

El CNPSida propone educar desde edades preadolescentes, entre los 10 y 14 años, en el conocimiento de las ITS y la promoción del uso del condón como principal mecanismo preventivo. De este modo, aspiran a que exista preparación en ese sentido antes del inicio de las relaciones sexuales.

Según estudios de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información, los varones se inician, como promedio, en las relaciones sexuales a los 15 años y las muchachas a los 16.

Como factores protectores que disminuyen los riesgos, Sánchez señaló las relaciones positivas con padres, maestros y adultos; las políticas sociales con objetivos dirigidos a la niñez y la adolescencia; la existencia de dinámicas familiares sin violencia; el sentido de pertenencia con la familia, la escuela y la comunidad y los entornos favorables a las conductas preventivas.

Hombres

Gustavo Valdés Pi, quien coordina el grupo de HSH del CNPSida, explicó que más del 70 por ciento de las personas infectadas con el virus en Cuba pertenecen a esta categoría de comportamiento sexual –no de su orientación-, donde se concentran homo, bi y heterosexuales.

De acuerdo con el también promotor de salud, la homofobia de la sociedad cubana es uno de los elementos que hacen vulnerables a los jóvenes con estas conductas a contraer el virus y otras infecciones. “Ellos suelen sentirse culpables por tener esas prácticas, cuando todo el tiempo les dijeron a su alrededor que no eran normales”, ejemplificó.

Aseveró que, en situaciones de culpa y baja la autoestima, se hace complicado negociar el condón, la barrera más efectiva contra las infecciones de transmisión sexual.

El grupo HSH-Cuba funciona desde hace más de una década y hoy tiene presencia en todas las provincias de la isla caribeña. Promueve el uso condón en las prácticas sexuales y el sexo seguro a través de talleres y campañas de comunicación, mientras crea puntos de venta de condones cerca de sitios de encuentro, entre otras acciones.

No obstante, Valdés Pi considera que deben fortalecer el trabajo con hombres heterosexuales a los que llegan poco sus mensajes preventivos.

Existe más de 250.000 hombres que se declaran HSH y, “si sabemos que la mayor parte son bisexuales, existe un espectro amplio de la población al que no se está llegando”, declaró, el integrante de un colectivo considerado por agencias de las Naciones Unidas como promotor de los derechos humanos y sexuales.

Por su parte, el activista Juan Raúl Valdés Triguero expresó que se requiere sensibilizar a la sociedad para superar el estigma y la discriminación que pesa sobre las personas que viven con VIH/sida. A su juicio, el conflicto no radica en la condición serológica de las personas, sino en el desequilibrio social que genera el estigma.

Para ello, informó que se organizan servicios de consejería y equipos de ayuda mutua. “Se trata de eliminar la incidencia del virus y mejorar la calidad de vida de quienes han sido infectados, para lo cual se les capacita desde el momento de su diagnóstico”, continuó.

El coordinador nacional de la Línea de Apoyo a Personas con VIH confirmó que en la isla el tratamiento de antirretrovirales y la atención sistemática a quienes contraen el virus garantiza que la mayoría puedan vivir por encima de los 20 años luego del diagnóstico.

La Socumes realiza sus secciones científicas los últimos viernes de cada mes sobre temas de actualidad que han incluido la violencia de género, la sexualidad en la tercera edad, el tratamiento de la sexualidad en los medios de comunicación, entre otros. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.