Violencia contra la mujer: sociedad civil cubana debate resultados

Federación de Mujeres Cubanas y Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero” se unen en taller sobre buenas prácticas.

Jorge Luis Baños - IPS

El poder que ejerce el hombre sobre la mujer, sustentado en la cultura patriarcal, está en la base de la violencia contra ellas.

La Habana, 7 dic.- En 2010, el municipio minero de Moa, 734 kilómetros al este de la Habana, mantuvo un alto índice de violencia contra la mujer, aunque su prevalencia fue baja si se compara con otros delitos en el territorio, aseguró una investigación realizada por la Cátedra de la Mujer de la provincia de Holguín.

Este resultado se hizo público en un debate propiciado por el taller nacional “Promoviendo buenas prácticas” que, en ocasión de la Jornada Nacional por la No Violencia, organizaron la Federación de Mujeres Cubanas (Fmc) y el Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero” (Oar), el pasado 6 de diciembre.

Moa, un municipio minero, sobresale por la “crueldad” de estos hechos, en los que las armas más utilizadas son “cuchillos, machetes, botellas, destornilladores o ahorcamiento con tela y quemadura de cigarro”, aseguró Yulieska Hernández, de la entidad académica holguinera.

Estudios similares fueron expuestos por profesionales de la provincia oriental de Guantánamo y de la comunidad capitalina Sanguily-Los Ángeles. Asimismo, fueron mostradas experiencias de la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia (Comf) de Villa Clara, de la cátedra de Granma y de Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB) de La Habana.

En Cuba, no se conocen cifras generales de la incidencia de la violencia contra las mujeres ni existe legislación específica para este delito.

Voluntad política

Sin embargo, el documento base de la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, que se celebrará en enero próximo, es explícito sobre el desafío ante este fenómeno. En su acápite 52 dice que hay que “enfrentar la violencia de género e intrafamiliar y la que se manifiesta en las comunidades”.

Hoy el debate cubano se mueve entre la urgencia de una legislación específica para la violencia contra la mujer y las personas que defienden la mediación de conflictos.

La coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas (Onu) en Cuba, Bárbara Pesce-Monteiro, se refirió a la experiencia del trabajo de la campaña cubana Yo digo no a la violencia contra la mujer, apoyada por el sistema y OnuMujeres, en la capacitación de juristas.

“Con Cenesex (Centro Nacional de Educación Sexual) y la Unión Nacional de Juristas trabajamos para que conozcan el marco legal y lo apliquen correctamente”, contó Pesce-Monteiro. Si bien, prevaleció el criterio de la urgencia de la inclusión de estos temas en los planes de estudios de pregrado.

“Los especialistas que tienen que atender estos temas no están preparados, ni los médicos ni los psicólogos ni los juristas porque no está en sus planes de estudio”, comentó Norma Vasallo, presidenta de la Cátedra de la Mujer de Universidad de La Habana.

En este sentido, la secretaria general de la Fmc, Yolanda Ferrer, insistió en la necesidad de “la articulación de todos nuestros esfuerzos para poner fin a la violencia contra la mujer… porque en Cuba ya existe la voluntad política.”

¿Y las masculinidades?

“Para el próximo encuentro me gustaría ver más rostros de hombres en al auditorio”, dijo al iniciar el evento Gabriel Coderch, coordinador general de Oar.

Con Coderch participaron otros cinco hombres. Pero solo se escuchó su voz.

“No hacemos nada empoderando únicamente a las mujeres, si no cambiamos las mentalidades de los hombres que, desgraciadamente, somos los que ejercemos la violencia desde el poder”, señaló.

Coderch lideró la formación de un grupo de hombres contra la violencia, que Oar planea reconstituir el próximo viernes, como parte de la jornada cubana anual para prevenir la violencia contra la mujer.

“Somos muchos hombres los que luchamos en contra de la violencia hacia la mujer”, aseguró.

Mientras, la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en la isla comentó que “hay que enseñar que ser hombre no significa ser macho, sino alguien que respeta a su pareja, a las mujeres, que las valora, que las trata como ser humano igual”. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.