Violencia de género tiene otras aristas

Arte y medios de comunicación siguen siendo estratégicos para sensibilizar a los grandes públicos por la equidad y la no violencia.

El panel reafirmó la importancia de difundir con más fuerza las acciones y campañas por la no violencia en Cuba.

La Habana, 15 mar.- Más allá de daños físicos y psicológicos, la violencia de género está también presente en las estructuras sociales y culturales que mantienen a las mujeres en desventaja, coincidieron especialistas en un debate celebrado en la sede del Museo Nacional de Bellas Artes, en esta capital.

El largometraje uruguayo-mexicano “La demora” (2012), del director Rodrigo Plá con guión de Laura Santullo, fue la motivación para iniciar el diálogo, convocado por la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la Organización para la Ciencia, la Educación y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco).

La obra ganó el premio ÚNETE durante la última edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, por su capacidad de transmitir la complejidad del drama cotidiano de la protagonista, que sufre precariedad salarial, incomprensiones institucionales y la sobrecarga de trabajo doméstico, entre otros problemas, por su condición de mujer.

Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer; Julio César González Pagés, coordinador de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidad (RIAM) y los cineastas Ernesto Pérez Zambrano y Marcel Beltrán, enfatizaron en la efectividad de las artes para denunciar realidades de este tipo y proponer formas de relación equitativas entre mujeres y hombres.

“El gran desafío de los estudios de género está en la cultura, en transformar las relaciones sociales”, opinó Moya. A su juicio, el sistema de pensamiento patriarcal que prevalece en la mayoría de las sociedades actuales sostiene la idea de que las mujeres son las principales responsables de la atención a la familia.

Favorecer una imagen diferente de ambos sexos en los medios de comunicación y las industrias culturales sería, para la estudiosa, un punto de giro en la necesaria lucha contra la violencia por cuestiones de género en Cuba.

“Estos temas tienen que salir de los circuitos periféricos y alternativos para llegar a los grandes medios”, enfatizó.

Pagés resaltó la necesaria implicación de los y las artistas con estos temas, pues no solo resulta clave que una obra refiera un problema social relacionado con las inequidades de género, también quien la realiza debe tener una actitud pública coherente con las luchas por la equidad de género.

Para ello se requieren mayores espacios de sensibilización, capacitación e información sobre estos asuntos, indicaron varias personas desde el público.

Marcel Beltrán, director del audiovisual “Yo digo no” financiado por el Sistema de Naciones Unidas en Cuba como parte de la campaña por la no violencia hacia las mujeres y las niñas, confesó haber transformado su propia percepción de la violencia contra las mujeres al estar en contacto con información y opiniones especializadas al respecto.

“Hay que invertir siglos de cultura patriarcal para llegar a un proceso que transforme las mentalidades”, opinó.

“El compromiso ciudadano y ético de los artistas siempre termina mostrándose en la obra”, consideró por su parte Pérez Zambrano, autor de varios documentales que abordan las inequidades de género.

El documentalista exhortó a que, además de citar la teoría de género, se rescate el feminismo como una práctica de activismo civil también para creadoras y creadores.

“Género se ha convertido en una palabra políticamente correcta. Se necesita incorporar los saberes que la academia aporta pero sin perder el sentido político del movimiento feminista que le dio origen a estos estudios”, reafirmó.

Para el creador, existen en el país experiencias de trabajo desde la sociedad civil por una cultura de paz, pero son poco conocidas. El arte, especialmente el audiovisual, pudiera ser a su juicio una buena estrategia para visibilizarlas y reproducirlas.

El debate se inscribió entre las actividades de la Unesco dentro del Sistema de Naciones Unidas en Cuba a favor de la igualdad de género y de la lucha para eliminar la violencia contra la mujer. (2013)

 

 

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.