Conflictos de un escritor y periodista cubano

La obra de Leonardo Padura es considerada la más estudiada de un autor cubano vivo.

Jorge Luis Baños - IPS

Padura laboró en medios cubanos como el entonces semanario Juventud Rebelde y las revistas Caimán Barbudo y La Gaceta de Cuba.

La Habana, feb.- El escritor y periodista Leonardo Padura respondió varias preguntas a la Redacción de IPS Cuba con motivo al recibimiento del Premio Nacional de Literatura 2012, durante la Feria Internacional del Libro Cuba 2013.

Redacción IPS Cuba: Muchos intelectuales aseguran que la literatura cubana de las últimas décadas ha intentado suplir los grandes vacíos dejados por la prensa a la hora de abordar la realidad nacional ¿Ha sentido y vivido Leonardo Padura, un escritor que no ha dejado el periodismo, ese conflicto?

LEONARDO PADURA: La narrativa cubana de las dos últimas décadas se ha abierto espacios de reflexión y expresión que no existían hasta 1990. Con esa ganancia de territorios analíticos y críticos, también ha podido acercarse a conflictos, personajes, asuntos de la realidad que, por lo general, pocas veces se abordan en la prensa oficial o se mal abordan.

El resultado ha sido la existencia en la literatura de toda una serie de problemáticas que hemos estado viviendo, gracias a lo cual ha sido la narrativa, más que el periodismo, la que ha ido conformando la memoria íntima y social de una época tan convulsa y peculiar como la que hemos vivido.

Muchos escritores cubanos, entre los que me cuento, hemos sentido la necesidad de reflejar esas problemáticas sociales y humanas, y el resultado ha sido una literatura que de alguna forma es también crónica de estos tiempos y testimonio de una realidad. Los mundos de la marginalidad, los fenómenos de la corrupción o la prostitución, la pérdida de valores y esperanzas, los conflictos de la migración y los rigores del período especial únicamente podrán ser entendidos en el futuro si se lee la narrativa cubana, pues la prensa no ha sabido, o no ha podido, dar toda la dimensión de esas realidades que hemos vivido, de una u otra manera, casi todos los cubanos.

Redacción IPS Cuba: ¿Cómo lo ha solucionado?

LP: He escrito una literatura que, sin dejar de mirar la realidad cubana, he tratado de que no se encalle en ella, es decir, que no se haga tan típica y local que su mensaje solo sea inmediato y doméstico. He tratado de encontrar en cada actitud, historia, personaje, una relación humana mayor que la de una circunstancia tan específica y peculiar como la cubana.

En el caso de mis novelas con el personaje de Mario Conde he procurado hacer «mi» recorrido por una realidad y por sus reflejos en los individuos, de dar una mirada a lo que ha sido la vida en Cuba desde 1989 a la fecha. Pero también hacia el pasado, donde están las claves de muchos problemas del presente. Mario Conde ha recorrido ya -incluida la novela que estoy terminando- 20 años de vida cubana y de su propia vida, y a lo largo de esas seis novelas que ha protagonizado, me he propuesto ir dando los pálpitos de una sociedad, no solo en los acontecimientos visibles, sino también en los que van por dentro de los individuos, y que suelen ser en ocasiones más importantes en la literatura.

Redacción de IPS Cuba: ¿Ha sentido que expresa en la literatura lo que no puede escribir en la prensa?

LP: Sí y no. Sí lo he podido expresar porque la prensa muchas veces no lo refleja. Y no lo he podido expresar porque mi relación con la prensa cubana es circunstancial desde hace casi 20 años, cuando dejé la última publicación en la que trabajé, «La Gaceta de Cuba».

Desde entonces he seguido haciendo un periodismo que circula aleatoriamente en Cuba, pues depende de que alguien baje y circule algunas de mis crónicas para IPS y de esta forma un grupo de personas, casi por casualidad, puedan leerlas.

Por suerte, de esas crónicas hemos hecho dos selecciones que han sido publicadas en el 2006 y el 2011, «Entre dos siglos» y «La memoria y el olvido», que aun sin grandes tiradas, de alguna manera han potenciado la posibilidad de conocimiento de la gente de mi periodismo de opinión de estos años… aunque entre la escritura y la lectura hayan pasado años, lo cual no es saludable ni propio del periodismo. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.