Declaraciones a IPS de Francisco Rodríguez Cruz

Respuesta íntegra para reportaje de IPS sobre las 14 Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia, celebradas en mayo de 2021.

En opinión del autor del blog Paquito el de Cuba, "las leyes son solo un punto de partida para todo lo que queda. Se trata de implementar todas esas garantías y derechos que están ahora protegidos".

Foto: Tomada de Internet

Francisco Rodríguez Cruz es periodista del semanario Trabajadores de la Central de Trabajadores de Cuba, autor del blog Paquito el de Cuba y miembro de la Comisión Organizadora de las jornadas que impulsa el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex). Respondió a IPS vía WhatsApp.

IPS: Si miras al 2007 cuando celebramos por primera vez el 17 de mayo, ¿cuál sería para ti la diferencia o el avance más significativo?

Hay avances desde el punto de vista sociológico y desde el punto de vista jurídico. Lo primero es que hemos logrado tener una sociedad donde se discute el tema de la homofobia y la transfobia y entonces, vemos que incluso aquellos que no han superado sus prejuicios y estereotipos, empiezan a considerar que ser una persona homofóbica o transfóbica es malo. Ya eso es un avance significativo, en relación con lo que teníamos.

Desde el punto de vista jurídico, el principal resultado se concretó en la Constitución aprobada en 2019 que protege contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género y además abre la protección constitucional a todas las familias y todas las formas de constituirla.

IPS: Cuba está en medio de una lucha por la conquista de derechos en el plano legal, aunque la historia ha demostrado que las leyes son un paso, pero no son suficientes. ¿Qué procesos sería importante impulsar y en qué ámbitos para una vez conquistados los derechos que sean realmente efectivos?

Efectivamente, las leyes son solo un punto de partida para todo lo que queda. Se trata de implementar todas esas garantías y derechos que están ahora protegidos constitucionalmente y conseguir que pasen a ser parte del imaginario popular, de la aceptación, o del respeto de toda la ciudadanía y que se convierta en una manera más armónica y respetuosa de convivir entre todas las personas, con independencia de su sexualidad.

Pienso que eso va a costar todavía tiempo. Es un proceso de sinergia entre los avances de políticas públicas, los avances legislativos, que a su vez impulsarán también la transformación de la cultura, de la percepción de la ciudadanía sobre estos temas. Esto todo va junto, a partir de la educación y la percepción.

No siempre tendremos todos los consensos, no siempre tenemos la unanimidad porque es un asunto que pasa por la ideología, por la percepción del mundo de cada sujeto y va a haber contradicciones antagónicas con determinados sectores o grupos sociales con una postura francamente reaccionaria y no se puede negociar con ese tipo de inflexibilidad.

Pero, yo pienso que mayoritariamente sí se puede conseguir y se está consiguiendo que las personas reflexionen, que vean, que entiendan…porque como norma la sociedad

cubana es progresista, abierta, siempre ha estado en contacto con el mundo y, además, por el propio proyecto social que estamos construyendo la gente tiene un concepto de la solidaridad, un valor del humanismo y no le quiere hacer daño a nadie, lo que quiere es entender, comprender, apoyar y tratar de que sea lo mejor para toda la sociedad. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.