Negro, subterráneo, informal…

Contra viento y marea, a pesar de políticas represivas o reformas de apertura económica, el mercado negro cubano sigue demostrando una fuerte capacidad de adaptación.