Artista de la plástica renuncia a la Uneac

Tania Bruguera, reconocida por sus provocativos performances, intentó sin éxito realizar una obra en la habanera Plaza de la Revolución.

Jorge Luis Baños - IPS

Decenas de personas aguardaron en La Plaza de La Revolución donde Tania Bruguera había convocado un performance el 30 de diciembre de 2014

La Habana, 5 ene. En una carta que circula por Internet y correo electrónico, la artista de la plástica Tania Bruguera renuncia a su membresía de la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba y devuelve al Ministerio de Cultura la Distinción por la Cultura Nacional, que le fue entregada en 2002.

En su misiva dirigida al viceministro de cultura Fernando Rojas, la artista afirma que por años no dio importancia a ese reconocimiento, porque nada en su vida ni en su modo de pensar. “De hecho no recordaba si la había conservado o si la había perdido”, recalca.

Diversas opiniones y declaraciones circulan en medios digitales sobre el intento fallido, el pasado 30 de diciembre, de Bruguera de realizar una nueva edición de su conocido performance El susurro de Tatlin, en la Plaza de la Revolución de esta capital.

La obra, realizada por vez primera durante la Décima Bienal de La Habana (2009) en el habanero Centro Wifredo Lam, consiste en una tribuna con micrófono abierto para que todas las personas interesadas se expresen sobre un tema propuesto.

En esta ocasión, Bruguera, como portavoz de la plataforma #YoTambienExijo, convocó a las y los cubanos a pedir de forma pacífica “el cumplimiento de sus derechos civiles, políticos, económicos y culturales” y “debatir a micrófono abierto qué Nación desean”.

Las autoridades locales negaron el permiso establecido para realizar el performance en la mencionada plaza, símbolo de la Revolución Cubana de 1959 que luego declaró su carácter socialista.

Tampoco recibió el apoyo del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, que rige las actividades de estas expresiones en el país.

Esta entidad indicó en una nota oficial, el pasado 29 de diciembre, que propuso a Bruguera “mover el performance de la Plaza de la Revolución para una institución cultural de prestigio en el ámbito de las artes visuales, teniendo en cuenta que es una actividad desde el arte” o a otros espacios como fábricas y agromercados.

En su intento por realizar la obra, Bruguera fue detenida en al menos tres ocasiones. Activistas de la oposición, sin reconocimientos legal en el país, expresaron su apoyo a la iniciativa, defendida por la autora como “artística” y considerad por voces diversas como “activismo político”. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.