Callejas, una editorial cubana que regala libros

Con apenas cuatro años de creado, el proyecto cultural reanima con su enfoque propio la socialización de la literatura.

La editorial Callejas, de la central ciudad de Trinidad, produce ejemplares únicos, con diferencias en sus portadas e ilustraciones hechas manualmente.

Foto: Cortesía del proyecto editorial Callejas.

La Habana, 15 abr.- En la patrimonial ciudad de Trinidad, en el centro cubano, se abre camino Callejas, un sui generis proyecto cultural que edita y manufactura libros para regalar.

Fundada en julio de 2015, la iniciativa surgió para crear un fondo literario de acceso gratuito, además de representar una alternativa novedosa para publicar a autores del territorio.

Con un espíritu de intercambio entre proyecto, arte y comunidad, Callejas está compuesto por Adriana Rivero, diseñadora e ilustradora; José Brito, director artístico; Andrés Castellanos, fotógrafo y realizador audiovisual; y Darién Peña, editor.

En este periodo, han publicado cerca de una decena de títulos con 200 ejemplares cada uno, incluidos la revista Al pecho, destinada a espacios, festivales y acciones culturales.

“Cada portada, contraportada e ilustración es pintada, decorada, dibujada a mano”, insistió Adriana Rivero.

Foto: Cortesía del proyecto editorial Callejas.

Aunque lo más significativo es su carácter gratuito, las obras son distribuidas entre amigos, instituciones, bibliotecas y personalidades de la cultura.

“En una villa donde todo se vende, nosotros regalamos”, explicó Brito a la Redacción IPS Cuba, sobre esta ciudad patrimonial, que vive desde 2015 un boom turístico y resulta un destino con preponderancia del sector privado en la oferta.

A su vez, agregó que no desean que el dinero interfiera en la creación y explicó que la producción es costeada con ingresos personales de los fundadores del proyecto, mediante la renta de habitaciones al turismo.

Rivero consideró que, a pesar de ser Cuba un “paraíso editorial”, el sistema no da abasto para producir toda la creación literaria actual.

“En Trinidad, hay una cantera interesantísima de poetas y narradores quienes tienen suficiente obra inédita como para conformar un buen catálogo literario”, expuso.

No obstante, recalcó que autores de otras provincias han ofrecido sus obras para el colchón editorial del proyecto.

Bajo esta mirada promocionan autores desconocidos y crean un catálogo artístico literario poco visto en Cuba.

“Nuestro deseo es, además de publicar buena parte de estos textos, hacerlo de una forma que resulte novedosa, atractiva a la vista e incite a su consumo. De ahí la necesidad de ponerle otra “vida” al libro”, reflexionó Rivero.

El proyecto editorial potencia la interacción entre el público y las obras en forma de experimento social. Durante la presentación del libro, Oráculo del crisantemo.

Foto: Cortesía del proyecto editorial Callejas.

Cada ejemplar es numerado y visualmente único, con diferencias en sus portadas e ilustraciones hechas manualmente, lo cual le otorga más valor artístico a cada volumen.

A la par, Callejas maneja colecciones como Sueltos, —poemas o frases impresos en un formato más ligero como marcadores y adornos—, y Estampas, para promocionar poemas cortos o fragmentos líricos con un diseño digital atractivo para socializar en redes sociales.

En este sentido, cada libro que producen tiene su homólogo en formato PDF.

“Cada portada, contraportada e ilustración es pintada, decorada, dibujada a mano”, insistió Rivero.

Para la confección manual emplean diversas técnicas, entre ellas lomos tejidos a crochet, papel tratado a tintas, diferentes tipos de telas, que otorgan encanto visual a cada ejemplar.

“Todo el trabajo de manufactura es confeccionado por integrantes del proyecto, no comprado a terceras personas”, recalcó Brito.

Otra de las peculiaridades de Callejas es el carácter de espectáculo que otorgan a cada presentación de sus libros.

“Tratamos de evitar a toda costa el típico lanzamiento con una persona que hable sobre el autor y el contenido a un público que ya de antemano está interesado por la obra”, argumentó Brito.

El director artístico reveló que se entremezclan teatro, música, danza y se presentan los materiales en forma de instalación o curados como obras plásticas.

En cada espectáculo potenciamos la interacción entre el público y las obras en forma de experimento social, argumentó Brito.

“El proyecto, como con vida propia, nos ha ido regalando oportunidades para ensanchar sus límites. Sobran las ideas y falta el tiempo para llevar a cabo todo lo que se nos abre”, concluyó. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.