Danza como puente cultural entre Cuba y Europa

Inaugurada exposición fotográfica que reúne imágenes de diez bailarines de varios países.

La danza y la fotografía sirven de pretextos para pensar las ciudades. Gabriel Dávalos posa junto a una de sus obras.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 10 mar.- Como un puente cultural entre Cuba y Europa definió la Embajadora del Reino de los Países Bajos en Cuba, Alexandra Valkenburg, la exposición “La voz del alma” del fotógrafo Gabriel Dávalos abierta desde este viernes en el Palacio del Segundo Cabo, en el casco histórico de esta capital.

Recreada en La Habana y la ciudad holandesa de Amersfoort, la muestra reúne 20 imágenes tomadas a diez bailarines de Argentina, Holanda, Australia, España, Canadá, Italia, Venezuela, Costa Rica, Puerto Rico y Cuba.


El arte, la gente y sus ciudades

Gabriel Dávalos ha incentivado en su estética artística una alusión constante al arte danzario. Imágenes del fotógrafo cubano también intervienen en espacios públicos de La Habana, como la céntrica esquina de 23 y L donde se ubica la heladería Coppelia, popular entre la ciudadanía.
“Mi concepto de exposición es más flexible. No creo que las exhibiciones sean para abrigar la vanidad del artista. Es mejor cuando acompañan la vida de la gente”, explicó.

 

“Son culturas hablando desde el lenguaje de la danza, contando historia desde la belleza arquitectónica y fotográfica”, aseguró Valkenburg, al dejar inaugurada la exposición.

Amersfoort, situada a una media hora de Amsterdam, conserva suaspecto medieval y obtuvo en 2006 el título de ciudad más verde de Los Países Bajos, otorgado por la organización Entente Florale, debido a su política de cuidado de la naturaleza. Un año más tarde la misma organización la proclamó la más verde de Europa.

Para la diplomática, la muestra se abre en una fecha especial: “no solo por la celebración internacional del Día de la Mujer, sino por cumplirse 100 años de la aprobación del sufragio femenino en los Países Bajos”.

“Cada día debemos luchar para que el mundo sea una escenario de igualdad, de equilibrio”, aseveró.

Valkenburg insistió en cómo a través de las artes también se puede apoyar para que hombres y mujeres disfruten de sus derechos y oportunidades a plenitud.

“Cualquier lenguaje es válido para potenciar ese equilibrio tan importante para nuestra sociedad”, refirió.

En ese sentido, Gabriel Dávalos, autor de las fotografías, explicó que lo extraordinario no son las imágenes en sí. “El valor radica en mostrar la vida cotidiana de las y los bailarines, en constante diálogo con las ciudades”, afirmó.

Dávalos, quien se ha especializado en la visualidad de la danza, consideró que la comunión de la danza y la imagen permiten “abrir el alma al arte y al tiempo, a la historia”.

La exposición “La voz del alma”, abierta en el Palacio del Segundo Cabo, en La Habana.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Por su parte, la bailarina argentina Rocío Jiménez, una de las protagonistas de la exposición, agradeció participar en un ejercicio de comunicación diferente.

“¿Cuánto puede aportar la danza a nuestra sociedad?  El arte habla, dialoga, libera al alma”, añadió.

Para la estudiante de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba, “quién escucha estas imágenes, crece”.

El proyecto expositivo, que estará abierto durante un mes, fue coordinado por la Fundación Cuban Cultural Ventures, la Embajada del Reino de los Países Bajos en Cuba y la Oficina del Historiador de la Ciudad. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.