Eusebio Leal desanda La Habana por última vez

“Yo no aspiro a nada, no aspiro ni siquiera a eso que llaman la posteridad (…) yo solo aspiro a haber sido útil», dijo Leal en la televisión cubana, el 18 de octubre de 2019.

Eusebio Leal asiste a la develación de la cúpula dorada del Capitolio Nacional en la Habana Vieja, el 30 de agosto de 2019.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 1 ago.- El historiador Eusebio Leal, artífice de la restauración del segmento colonial de La Habana, elogiada en varios países, falleció el viernes en la ciudad que tanto amó y que consideraba «una de las más hermosas obras de la arquitectura hispanoamericana».

Por disposición de su familia, sus cenizas serán conservadas para que, una vez controlada la pandemia de la covid-19, se le tribute «un merecido homenaje» en el Capitolio de La Habana, emblemática instalación cuya restauración dirigió en favor de la nación, informaron medios oficiales.

El Capitolio Nacional fue la pieza insignia de la vasta obra con la que Leal, en medio de limitaciones, intentó revitalizar algo del antiguo esplendor de la capital cubana para celebrar el 500 aniversario de su fundación, el 16 de noviembre de 2019.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, decretó duelo oficial desde las 00.00 horas hasta las 12:00 de la noche de hoy primero de agosto, por lo que la bandera se izará a media asta en los edificios públicos e instituciones militares.

Su obra

Pese al visible deterioro y abandono de numerosas edificaciones y barriadas, para Eusebio Leal: “La Habana es hoy un símbolo completo y absoluto de la nación cubana”, como expresó en una oportunidad.

Para él no se trataba solo de construir o reconstruir:

“La idea central que nos anima es la de un centro histórico vital, es decir, donde la vivienda juegue un papel fundamental y, por supuesto, todos los servicios asociados al hábitat. Por eso hemos restaurado escuelas, centros de salud generales y especializados y trabajamos intensamente con la comunidad asentada en la zona”, diría a IPS Cuba en una entrevista.

Leal, de 77 años de edad, era miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. En los últimos años había recibido varios homenajes oficiales paralelos a la circulación de rumores sobre su delicado estado de salud.

La enfermedad, que muchos dijeron era cáncer, había dejado huellas físicas visibles.

«Celebremos su maravilloso paso por la vida, demasiado breve para quienes le quisimos», escribió en su cuenta de Twitter, Díaz-Canel, en alusión al proverbial trabajo de Eusebio, como familiarmente le llamaban, en el rescate de edificios y zonas del Casco Histórico La Habana.

Y agregó el mandatario: «Hay que seguir por sobre esas huellas, la paciente e infinita labor de salvar el patrimonio de nuestra Cuba a la que tanto amó y consagró su vida”.

En las redes sociales abundaron los comentarios: «Conocía profundamente la historia de la ciudad y recuperó muchos valores históricos y arquitectónicos. Salvó edificaciones que, de no haber sido por él, ahora fueran escombros», dijo uno de los cibernautas.

De formación autodidacta, llegó a ser Doctor en Ciencias Históricas de la Universidad de La Habana, Máster en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba, y especialista en Ciencias Arqueológicas, el Historiador de La Habana nació, el 11 de septiembre de 1942, en esta capital de 2,1 millones de habitantes.

Comenzó a trabajar en 1959 en la Administración Metropolitana de La Habana y en 1967 fue designado Director del Museo de la Ciudad de La Habana, sucediendo en su cargo a Emilio Roig de Leuchsenring, del que fuera discípulo.

Otros datos

Leal fue también fundador del conglomerado comercial y de propiedad estatal Habaguanex SA, que fue absorbido por las corporaciones CIMEX y TRD Caribe, ambas pertenecientes al consorcio militar Grupo de Administración Empresarial (GAESA).

Junto a la inmobiliaria Fénix y la constructora Puerto Carena, Habaguanex formaba parte de un modelo de autogestión destinado a captar divisas para la reconstrucción del Centro Histórico, sus programas sociales y reinversiones en servicios comerciales y turísticos en la zona.

Leal fue Embajador de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas, así como Miembro de Honor de varias instituciones en Cuba y otros países.

También era presidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba-México y vicepresidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba-Japón. Recibió lauros de varias universidades de América Latina y Europa en reconocimiento a sus aportes a la sociedad y a la cultura.

El historiador cubano recibió numerosas condecoraciones, entre ellas la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III entregada por el rey Felipe VI,  en una ceremonia en  la sede del Palacio de los Capitanes Generales, durante su visita a La Habana en noviembre de 2019.

Esta es la más alta condecoración civil que puede ser otorgada en España, establecida en 1771 por el rey Carlos III, a la que sumó a la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, concedida en septiembre de 2017. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.