Niñas y niños de Cuba pintan por el medio ambiente

El taller de creación, en el Museo Nacional de Bellas Artes, incluyó en sus sesiones virtuales y presenciales a participantes con necesidades educativas especiales.

El taller Arte, vida y creación fue coordinado por el Sistema de Naciones Unidas en Cuba, Unicef y el MNBA los fines de semana de agosto.

Foto: Unicef Cuba

La Habana, 3 sep.- Una vez más, el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) abrió sus puertas a la infancia y la adolescencia en el verano, para pintar y aprender, en esta ocasión, sobre medio ambiente, en una iniciativa conjunta con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Sistema de Naciones Unidas en Cuba.

El taller, que contó con la participación de más de 150 niñas, niños y adolescentes entre seis y 18 años, estuvo dedicado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030.

Específicamente, se enfocaron en aquellos vinculados de manera más estrecha con el tema no.13: Acción por el clima; no.14: Vida submarina y no. 15: Vida de los ecosistemas terrestres, tres ODS que llaman a la niñez y la adolescencia a luchar por el planeta, hoy amenazado por el aumento de la temperatura, las inundaciones y la desaparición de especies, entre otros.

Durante cuatro sábados de agosto, dialogaron acerca de tópicos sensibles para la salud del planeta. A su vez, imaginaron y pintaron un mundo libre de contaminantes, donde los recursos naturales sean protegidos y cuidados por todas las personas y tuvieron la oportunidad de expresar sus ideas mediante variadas técnicas de las artes plásticas.

Como un valor agregado, talleristas pudieron apreciar obras representativas vinculadas a esos temas, presentes en la colección del museo, entre ellos, la pieza Basurero (1986) del pintor cubano Tomás Sánchez.

Según escribió Ortelio Luis Rodríguez, en el boletín de cierre, el taller Arte, vida y creación sirvió como un ejercicio de construcción permanente, “útil para visibilizar la obra de artistas visuales que han abordado el vínculo armónico y sano entre el hombre y la naturaleza”.

Con la presencia de Consuelo Vidal, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba, fueron premiados los mejores trabajos del taller de creación.

Apuesta por la inclusión

Según Oramis López, jefa del Departamento de actividades educacionales del MNBA, los talleres habituales que organiza el museo insertan a niñas, niños y adolescentes con necesidades educativas especiales, en esta ocasión, se conformó uno específico para estudiantes de la escuela especial República Socialista de Vietnam, de La Habana.

A diferencia de otros grupos asiduos a la institución, explicó, se trataba de estudiantes que nunca antes visitaron el museo, por lo que, los martes y jueves de agosto, se les organizaron recorridos por las colecciones de los dos edificios, el de Arte Cubano y el de Arte Universal.

Glenda Santiago, especialista del Departamento educativo, fue la profesora que condujo las sesiones presenciales, así como del grupo virtual formado por integrantes del proyecto Cuenta conmigo, del municipio Playa, dedicado a la atención a personas con síndrome de Down.

“Realizamos tres talleres de este tipo en el año, pero este ha sido especial porque tuvimos niñas y niños de los talleres regulares de creación, así como de la escuela especial y el grupo virtual”, dijo.

Para Santiago, “siempre es un honor que vengan y compartir con ellos, que sean capaces de aprender un poquito de arte y, esta vez, en un taller diseñado para promover el cuidado y la protección del medio ambiente. Todos los trabajos se enfocaron en eso”.

Los talleres de creación, detalló, no enseñan pintura, “no preparamos artistas, sino que es un espacio para que aprendan sobre arte, las colecciones del museo y temas específicos, empleen diferentes técnicas: pintura, collage con materiales diversos como colores, plumones, acuarelas, temperas, etc. Los dibujos se exponen en el museo”.

A Alejandro García, de 11 años, estudiante de la escuela República Socialista de Vietnam, le encantó la experiencia porque le gusta “hacer dibujos y estar con otros niños”, mientras Samuel Tisset, también de ese centro, piensa regresar a dibujar más paisajes.

Josefina Sosa, maestra de la escuela especial y tía de Angelina, de 11 años, una de las participantes del taller, consideró maravillosa la iniciativa “porque los niños han podido expresar todo lo que sienten y, además, han aprovechado su tiempo”.

Disfrutar y aprender

Fabiola Leyva, de ocho años, una de las premiadas en el concurso del MNBA, aseguró que dibuja hace tiempo y, sobre todo, prefiere los paisajes.

Para Mía Lorena Menéndez, de 11 años, otra de las galardonadas, “fue muy bonito” participar en los talleres, ver todas las obras y dibujar. “He podido venir a expresar mi arte”, declaró.

Entre las lecciones que aprendió destaca el valor de no temer “hacer las cosas, porque el resultado va a quedar súper bien, en dependencia de cuánta creatividad le pongas”. Asimismo, reafirmó su convicción sobre la importancia de cuidar el medio ambiente”.

Con 17 años, Yan Mora y Marcos López son “veteranos” en los talleres, a los que asisten desde los seis años de edad. Sin embargo, afirmaron no aburrirse, que cada ocasión les aporta algo nuevo y continuarán asistiendo siempre que puedan. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.