Obra de teatro se inspira en libro sobre prostitución masculina en Cuba

“Kilómetro Cero” estará en escena durante octubre, con funciones viernes, sábados y domingos y en el primer fin de semana de noviembre.

Durante las funciones de la obra, en la sala Argos Teatro, de La Habana, confluyen nueve personajes.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 15 oct.- Historias duras y poco visibilizadas de jóvenes dedicados a la prostitución masculina desnuda la obra de teatro “Kilómetro Cero”, estrenada este mes por la joven actriz y directora Liliana Lam, a partir del libro Pingueros en La Habana, del historiador e investigador Julio César González Pagés.

Pingueros es el nombre popular dado en Cuba a hombres que se dedican al trabajo sexual como forma de empleo.

No es la primera vez que la actriz sigue los pasos de González Pagés: el pasado año, adaptó el texto del historiador, Por andar vestida de hombre, junto al actor Alberto Corona, y bajo la dirección del propio artista, subió a las tablas como Enrique Favez, nacida Enriqueta en su natal Suiza, con el monólogo “Favez”.

Aunque no es la primera incursión de Lam en la escritura de obras teatrales, sí es su estreno como autora de una obra para adultos. Para ella, “Kilómetro Cero” es “bastante abarcadora y con complicaciones, porque son nueve personajes –ocho hombres y una mujer: César, Carlos, Yunier, Clara, Tony, Leo, Alfred, Sergio y Estrella–. Son historias muy duras”.

Al respecto, destacó la asesoría de González Pagés “en cuanto a las historias y la visión de ese mundo, partiendo del peso y el valor de su investigación”.

Una vez terminado el libreto, dijo, tuvieron algunos encuentros, “donde él rectificaba cosas, me comentaba qué es la información y la veracidad de lo que estamos manejando”.

Lam, de 33 años, aseguró que halló la inspiración para escribir la obra en las historias de vida de algunos jóvenes, que le “resultaron extremadamente crueles y delicadas. Tienen pasados llenos de traumas, de violencia, de familias rotas y creo que desde el teatro hay que hacer algo que ayude a cambiar la sociedad”, señaló.

En una búsqueda que no se queda en la superficie, Lam logró conversar con varios de los entrevistados de González Pagés y con otros muchachos que en la actualidad se dedican a la prostitución.

Actores jóvenes en su gran mayoría ponen talento, sentimientos y lágrimas en las funciones teatrales, como sucede, sobre todo al final, también en el auditorio.

El camino escogido

A juicio de Lam, esta obra es un grito contra el machismo y “hay muchos mensajes, entre ellos, que a los niños varones también hay que cuidarlos, porque son tan vulnerables como las niñas, y otros que pueden leerse cuando se ve la obra”.

Otras enseñanzas que considera importantes es no juzgar a las personas sin saber su historia y también que siempre se puede recomenzar e iniciar un nuevo camino, por eso, se llama “Kilómetro Cero”.

De acuerdo con la artista, esta obra teatral y la inspirada en la vida de Enriqueta Favez le aportan mucho, en lo profesional y lo personal.

“Favez fue un salto en mi carrera, comprendí que el teatro que yo haga va a estar enfocado en un cambio social, en aportar a esos cambios que tanto trabajo cuestan. “Kilómetro Cero” es un punto de partida, desde donde se miden las distancias y, a su vez, así se llamó ese bar donde se ejerció la prostitución por tantos años”, reflexionó.

Según explicó, la primera obra le permitió aprender a ver la vida distinta y rebasar miedos, errores, “no sentirme amilanada con facilidad”. Con la segunda, conoció más sobre los seres humanos, aprendió a admirarlos, respetarlos y tener consideración por cada persona.

Dirigir hombres

Estar al frente de un equipo de hombres resulta interesante y a la vez, simpático para la joven directora.

Para Lam, es maravilloso ver cómo el equipo se convierte en una familia y cómo reina la buena energía y, sobre todo, los deseos de crear algo que deja una huella, que diga que “existen sectores de la sociedad que hay que atender, observar y cambiar”.

La actriz prepara en la actualidad el monólogo “Para Mary”, de la dramaturga española Paloma Pedrero, que se inspira en la vida de Mary Bolson Craft, considerada la madre del feminismo moderno. Esta obra trata también los derechos de la mujer, los derechos humanos en general y la no discriminación.

Con una carrera profesional empírica, lo que más le apasiona a Lam es “utilizar el teatro como una herramienta para el cambio social, para hablar de temas importantes y que merecen atención para que haya una mejora”.

La fuente de inspiración

Pingueros en la Habana, presentado por primera y única vez en la Feria Internacional del Libro de La Habana, en 2014, recoge 120 testimonios de jóvenes entre 18 y 28 años, el 59 por ciento de piel blanca y procedentes de 10 de las 15 provincias cubanas.

Según dijo entonces el autor, “la investigación tardó más de 15 años debido a que, a diferencia de la prostitución femenina, la masculina es un fenómeno escondido o apertrechado en la homosexualidad, de difícil reconocimiento y rodeado por los prejuicios y el machismo”. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.