Obstáculos no paralizan obra restauradora en Centro Histórico de La Habana

La zona más antigua de la capital de Cuba tiene 3.500 edificaciones y unos 55.484 habitantes, 63 por ciento de la población del municipio La Habana Vieja.

Hasta hace poco ocupado por oficinas, el edificio de O´Reilly y Mercaderes acoge hoy espaciosas viviendas entregadas a especialistas de la medicina.

Foto: Tomada de Tribuna de La Habana.

La Habana, 17 ene.- Tras un año  complejo para las inversiones, por las restricciones impuestas por la covid-19 y la baja disponibilidad de materiales de construcción, la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHC), no renuncia a la obra restauradora y de beneficio social del Centro Histórico habanero.

Considerado hoy un proyecto de desarrollo local, la labor de restauración tiene como eje conductor el patrimonio cultural en función de los habitantes de ese Centro Histórico, declarado junto al sistema de fortificaciones, como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1982 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La pandemia de covid-19, que llegó a Cuba en marzo de 2020, unida al déficit de materiales de construcción de la industria cubana, provocaron una severa contracción en las labores constructivas, tanto en la edificación de viviendas como en los mantenimientos a inmuebles terminados en años anteriores.

La Habana fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1982 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Conducido durante 40 años y hasta su fallecimiento en julio pasado por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, la obra restauradora ha permitido el rescate de inmuebles de alto valor patrimonial, la creación de una importante red de museos y una amplia labor social a favor de los habitantes del territorio.

A pesar de los pesares

De acuerdo con Yoana Aedo, directora de inversiones de la OHC, pese a la reducción del plan  y un bajo nivel de ejecuciones, en 2020 se terminaron importantes obras, entre ellas, el Cuartel General del Ejército Libertador en la Quinta de los Molinos, con un nuevo  concepto museográfico, el Centro de seguridad y protección, que permite visualizar varios de los museos ubicados en el llamado kilómetro de oro y debe extenderse a su totalidad.

A su vez, se trabajó en el museo Casa natal de José Martí y su entorno, en la barriada de San Isidro, pintura de fachadas, construcción de paradas de ómnibus y mejoras en la iluminación y áreas verdes en zonas como la Avenida del Puerto, el Malecón y el Paseo del Prado, posibles de realizar por tratarse de obras al aire libre.

A propósito del 501 aniversario de la fundación de la otrora villa de San Cristóbal de La Habana, el 16 de noviembre, fueron reinaugurados museos como el del automóvil  y la Casa del Vedado, tras labores de restauración que propiciaron a su vez la introducción de nuevos conceptos museográficos.

El Museo del Automóvil atesora una colección de autos antiguos, algunos pertenecientes a personalidades de la cultura y la política.

“La idea también del proyecto de restauración es darle a los museos una nueva posibilidad para las nuevas generaciones, que tenga que ver con las nuevas tecnologías, como un modo de reinventar sobre el museo que existía”, puntualizó Aedo.

Las labores incluyeron iglesias, plazuelas, montajes de ascensores, acciones en los cementerios de Colón y judío, señalética y un abarcador proceso en centros educacionales del territorio, de conjunto con las estructuras locales de gobierno, que alcanzó a ocho escuelas y el mantenimiento de otras reparadas en etapas anteriores.

Sustentadas en fuentes de financiamiento que incluyen proyectos de cooperación internacional, presupuesto estatal y contribución territorial, en 2020 se incluyeron obras como los museos La Armería e Hipólito Hidalgo, la Casa Eusebio Leal —para el estudio de la obra del historiador—, el Aula de plomería de la Escuela Taller Gaspar Melchor de Jovellanos y un parque biosaludable en el Convento de Belén, sede del programa para la tercera edad.

Lo social, una prioridad

Una de las características del Centro Histórico habanero y de todo el municipio La Habana Vieja, es el elevado deterioro del fondo habitacional, por lo que existen diferentes proyectos para su rehabilitación, a partir del rescate de espacios donde apenas quedan las fachadas o terrenos vacíos, por demoliciones o derrumbes.

En un espacio abierto, las personas de la tercera edad que residen en el Convento de Belén. sede del programa para la tercera edad de la OHC, tienen a su disposición equipos de fisioterapia y rehabilitación en un parque biosaludable.

Para fines sociales, incluida la vivienda, se ejecuta un crédito saudita por unos 26,6 millones de dólares, suscrito en 2017, que permite cada año iniciar, dar continuidad y concluir apartamentos. En 2020, pudieron terminarse apenas 10, entregadas a personal del sector de la salud.

En la intersección de las calles O´Reilly y Mercaderes, en un edificio hasta hace un tiempo ocupado por oficinas y entregado a la OHC para su reconversión en viviendas, con vistas al Colegio Universitario de San Gerónimo, los palacios de los Capitanes Generales y del Segundo Cabo, tiene hoy su nuevo hogar el médico intensivista Alexis Martínez, quien al recibir las llaves expresó su satisfacción por el elevado nivel de terminación y confort

Uno de los principios de la reparación de edificios para residentes en la zona es su traslado a viviendas de tránsito durante el proceso, que puede extenderse varios años.

Para 2021, indicó la directora de inversiones, en dependencia de la disponibilidad de materiales para la obra civil, se terminarían 95 viviendas, como parte de un ciclo anual de unas 100 cada año, roto por la adversa coyuntura de 2020. Luego, iniciar unas 200, lo que permitiría retomar la secuencia constructiva, toda vez que se dispone de los materiales de terminación.

Propósitos de 2021

Aun en medio de las restricciones de materiales de construcción, que llevan análisis frecuentes con los organismos correspondientes, entre las inversiones que ejecuta la OHC durante este año se encuentran:

-Centro de estudios Fidel Castro.

-Convento de Santa Clara, con  financiamiento de la Unión Europea por 8.000.000 de euros.

-Muralla de mar.

-Centro Cultural Esteban Salas, en el Malecón

-Teatro Campoamor, en el entorno del Capitolio de La Habana, cuya restauración concluyó en 2019, a propósito del aniversario 500 de la villa. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.