Quinquenio del primer estudio profesional de tatuajes en Cuba

El estudio-galería de arte corporal La Marca celebra su quinto aniversario con una muestra en carteles sobre su amplio despliegue de actividades.

estudio arte corporal Cuba

Uno de los retos de La Marca es hacer funcionar al estudio con todos sus proyectos culturales, e insertarlo además en la comunidad.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 19 feb.- Se dicen cinco años y puede parecer mucho o poco. Todo depende del contexto y las acciones que se hayan desarrollado.

Para Roberto Ramos Mori, uno de los fundadores del estudio-galería de arte corporal La Marca, el tiempo se ha ido volando desde que comenzaron a darle forma a las ideas de varios amigos en un proyecto atrevido para el lugar y el momento.

Leo Canosa, artista y fundador de La Marca, considera que lo más importante de llegar a este aniversario es la cantidad de colaboradores que se han sumado al colectivo de artistas del estudio.

Desde que comenzaron a trabajar, el 30 de enero de 2015, el propósito de quienes desarrollan este plan ha sido defender una propuesta de tatuaje cubano. Tatuaje suvenir lo llama Canosa, porque muchos turistas quieren llevarlo. Y explica que se trata de identificar al país en un diseño de autor, pero siempre con sentido cubano.

PurAguja

Del 25 al 27 de febrero, el centro cultural Fábrica de Arte Cubano (FAC) y La Marca invitan al primer encuentro PurAguja. Arte corporal en Cuba, en la sede de FAC y con la colaboración de varios proyectos como Amigo Skate Cuba, Amigo Tattoo y Estudio 50. El objetivo es mostrar lo más representativo de este arte en el país a través de varias actividades como exhibiciones y modificaciones en vivo.

 

En Cuba los estudios de tatuaje sobreviven en un limbo legal pues carecen de los mecanismos para solicitar las licencias sanitarias. Sin embargo, La Marca ha sido reconocida por medios públicos cubanos y por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana como un estudio taller que desarrolla actividades comunitarias en su recinto.

Ese precisamente es uno de los retos: hacer funcionar al estudio con todos sus proyectos culturales, e insertarlo además en la comunidad. Dicen los propios fundadores que los niños y niñas que se acercan todos los días allí son una muestra de que la galería es de la gente.

Mientras exponen la muestra por los cinco años de creación, varias pequeñas del barrio se acercan a mirar las obras expuestas y a compartir con varias de las personas invitadas a la inauguración.

Dando aguja por cinco años

Cinco años dando aguja es el nombre de la exposición que resume todo este tiempo de trabajo. Es una compilación de La Marca en Carteles serigráficos, y reúne a aquellos iniciales de la serie Dulce Dolor, junto a los de otros momentos importantes del estudio-galería de arte corporal.

En la muestra comparten colaboradores de siempre como Nelson Ponce, Marcos Cuan, Arassay Hilario, Andy Paneque, Brady Izquierdo, Ramiro Zardoya y Pepe Menéndez. Entre todos suman 30 piezas y casi una veintena de artistas.

“El reconocimiento del espacio ha crecido, y han venido muchos artistas que escuchan hablar de nosotros y se interesan por mostrar su propuesta aquí. Como hacemos la curaduría, es más fácil exponer sin trabas, y eso les interesa mucho”, cuenta Leo Canosa.

Una de las ideas, que era convertirse en un centro cultural, ya es realidad. Describe Ailed Duarte, fundadora del estudio, que presta su sede a proyectos que no tienen un lugar donde reunirse con su público.

estudio arte corporal Cuba

Cinco años dando aguja es el nombre de la exposición que resume todo este tiempo de trabajo de La Marca.

Foto: Archivo IPS Cuba

Su estrategia, revela Ramos Mori, es que exista un universo dentro de las artes cubanas que vea a La Marca como un referente en términos de cultura sobre el tatuaje. Quizá no solo como manifestación, pero sí como un motor que puede generar recursos para poderse encargar de otros asuntos que también son importantes en términos de ciudadanía, analiza.

Sin mirar al futuro

Es difícil decir a dónde va La Marca en los próximos cinco años. Así lo considera Duarte cuando analiza que siguen sin un marco legal que los ampare como tatuadores.

Nuestra lucha principal es legitimar el tatuaje en Cuba y creo que lo vamos a lograr. Si seguimos trabajando duro y sin rendirnos. Hay que demostrar a quienes aún no lo entienden que el tatuaje es arte: lo único que cambia es el soporte. La mayoría de quienes trabajan aquí son artistas, lo que eligieron hacer el arte en la piel.

Ese criterio de Leo Canosa es sostenido con otras preocupaciones. Alega el artista que entiende la dificultad de aprobar una licencia de tatuajes cuando el país no puede garantizar los materiales ni las condiciones de trabajo necesarias.

Hemos trabajado de forma ética, siendo conscientes de lo que hacemos. También nos interesamos por educar a las personas sobre lo que es el tatuaje en un lugar en que no existe cultura al respecto. Aunque legalmente estamos casi a la deriva, nuestro rumbo tiene mucha responsabilidad, explica Duarte.

El parecer de Ramos Mori es que no tener los apoyos suficientes puede funcionar como un reto muy efectivo para empujar hacia los objetivos que defienden. Nunca hemos perdido nuestro objetivo de luchar por un artista cubano que pueda hacer sus diseños y conseguir que sean reconocidos, expone.

La Marca está ubicada en el fundacional municipio Habana Vieja, donde casi todas las semanas ofrece actividades que van desde conversatorios hasta exposiciones y presentaciones musicales. También organizan talleres infantiles y cursos para tatuadores. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.