Fidel Castro, un año de espera