Comienza en Cuba venta de vehículos nuevos y de uso

La oferta incluye ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos, autos rurales, paneles, camionetas y microbuses.

Jorge Luis Baños

Hoy el parque automotor del país, sobre todo en manos privadas, está muy envejecido.

La Habana, 3 ene.- Luego de años sin la libre comercialización de autos, que alimentaron los negocios ilícitos, ilegalidades y el rechazo de la población, se inicia hoy en Cuba la venta de vehículos nuevos y de uso por operadores estatales.

Las nuevas regulaciones, de difícil comprensión, establecen la comercialización y desarme de medios de transporte nuevos y de uso, incluidos ómnibus y camiones, así como sus partes fundamentales.

En las agencias podrán adquirirse ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos, autos rurales, paneles, camionetas y microbuses. Todos serán importados por comercializadoras cubanas estatales.

Luego de 50 años de prohibiciones, las y los ciudadanos cubanos tuvieron a partir de 2011 la posibilidad de vender y comprar legalmente entre sí sus vehículos.

Antes solo se podían traspasar entre personas naturales los autos adquiridos antes de 1959. Asimismo, solo médicos, músicos, diplomáticos y otros profesionales que hubieran ganado una cantidad de dinero suficiente en el exterior, recibían un permiso para acceder a los nuevos o de uso vendidos por el Estado.

«Para mí es más de lo mismo: un juego de posibilidad e imposibilidad, que sirve la comida a los poderosos, mientras que las mayorías se conforman con escuchar», dice Matilde, una profesional del sector de la salud en Matanzas, a 87 kilómetros al este de La Habana.

En opinión de Gonzalo Lorenzo, de la capital cubana, todo lo que elimine una prohibición es importante y bienvenido, aunque no esté al alcance de muchas personas.

La apertura tiene como base legal el Decreto-Ley 318 del Consejo de Estado, Decreto 320 del Consejo de Ministros, así como resoluciones de los ministerios de Transporte, Economía y Planificación y Finanzas y Precios, que fueron publicadas el 31 de diciembre de 2013 en edición extraordinaria de la Gaceta Oficial.

Según el Decreto 320, «la necesidad de atemperar esta normativa al contexto de la situación actual de la economía del país, aconsejan eliminar restricciones y autorizaciones administrativas y posibilitar la adquisición de vehículos de motor» a precios minoristas semejantes a los del mercado subterráneo.

Las nuevas normativas permiten la compra a personas naturales cubanas residentes en el país, extranjeras residentes permanentes, temporales y de inmobiliaria, personas jurídicas cubanas y extranjeras, misiones diplomáticas, oficinas consulares y organismos internacionales acreditados en Cuba, así como su personal.

Según la Resolución 543 del Ministerio de Finanzas y Precios, la formación de precios para los vehículos nuevos incluye un índice de ocho por ciento sobre el costo de tienda -costo de adquisición más los gastos hasta situarlos a la venta-, mientras que en los de uso se aplicará un 15 por ciento sobre el costo en tienda y podrá aplicarse un descuento hasta de 20 por ciento en dependencia del estado técnico del medio y la categoría del cliente.

Por interés del Estado y Gobierno, las personas jurídicas cubanas y otras que se autoricen podrán adquirir también ómnibus y camiones. Las cooperativas y otras formas asociativas podrán comprar vehículos de motor a precios minoristas.

El documento reitera que las personas jurídicas cubanas y extranjeras no podrán trasmitir vehículos de motor de su propiedad a personas naturales.

Para la importación de vehículos, se establecen requisitos como que se correspondan con fabricantes y marcas autorizadas y se brinde garantías de servicio postventa, incluyendo la disponibilidad de piezas de repuesto, personal calificado y equipamiento técnico y herramental especializado.

«Teniendo en cuenta que el desarrollo del transporte público es una prioridad para el beneficio de la población, se ha decidido que los ingresos adicionales, incluidos los impuestos, que se obtengan por la venta liberada de vehículos, serán destinados a un fondo para su financiamiento», indica la norma jurídica.

El decreto 320 establece los principios y procedimientos generales para la transmisión de la propiedad de vehículos de motor por compraventa o donación, entre personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el país, su venta en las comercializadoras y la pérdida del derecho de propiedad por parte de personas naturales que no residan en Cuba.

La decisión de liberar la venta de vehículos nuevos y usados se inserta en el programa emprendido desde 2008 por el presidente Raúl Castro, quien consideró un imperativo eliminar prohibiciones que habían sido superadas por el tiempo como a la libre compra venta de viviendas y viajes al exterior. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.