Cuba apuesta a mejores obreros en la reforma económica

Se graduaron más de 63.000 estudiantes en esta enseñanza en el curso 2013-2014, según el Ministerio de Educación.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

Los técnicos y obreros calificados resultan primordiales para el proyecto de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

La Habana, 5 ene.- La formación de técnicos medio y obreros calificados sigue cobrando fuerza entre las prioridades de la llamada actualización del modelo económico cubano, impulsada desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro para superar una depresión de más de 20 años.

Para el periodo 2014-2015, la Enseñanza Técnica y Profesional cuenta con más de 80.000 estudiantes de nuevo ingreso, de los 146.000 que integran la matrícula general para la formación de técnicos y obreros calificados.

En el actual periodo lectivo se abrieron dos nuevas especialidades que, sumadas a las 20 inauguradas el año anterior, elevan a 97 las alternativas para la formación de este tipo de profesionales abocados a elevar la productividad del país.

Una de las nuevas carreras es Planificación Física, que forma un grupo en cada provincia cubana de egresados del nivel secundario.

Quienes se gradúen de bachilleres, ahora pueden optar por la especialidad que prepara a técnicos que laboren en los laboratorios de Química, Física y Biología instalados en preuniversitarios y secundarias básicas.

Unos 3.270 especialistas de la producción y los servicios imparten clases en 4.204 aulas anexas, aunque existen déficits en provincias como Camagüey.

Este tipo de aulas son escenarios pedagógicos ubicados en fábricas, empresas u otras entidades, donde los estudiantes de los politécnicos comienzan a familiarizarse con los distintos procesos productivos.

Y funcionan 235 aulas anexas para la formación de jóvenes aptos para trabajar en alguno de los modelos de gestión no estatal autorizados por el gobierno, sobre todo en especialidades como peluquería y belleza, entre otros.

Aunque el ramo favorece gradualmente la recuperación y creación de talleres y aulas especializadas en los politécnicos. Ha puesto dotado algunas escuelas con módulos de maquinado, soldadura, dibujo, para la enseñanza agropecuaria, confecciones textiles, electricidad, mecánica automotriz e hidráulica, entre otras.

Los popularmente llamados oficios quedaron relegados en años precedentes cuando las familias enfatizaron en la formación universitaria de las nuevas generaciones, a tono con el acceso gratuito a la academia que existe en el país.

Incluso el vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, exministro de Educación (2009-2012), reconoció en la prensa local que Cuba vive la paradoja de haber graduado más de un millón de universitarios desde 1959 y tener un déficit de más de 100.000 profesionales de disciplinas tecnológicas y ciencias básicas.

Para revertir esta situación, desde inicios de 2010 el Ministerio de Educación Superior elevó el rigor de las pruebas de ingreso y disminuyó las plazas para las universidades, mientras comenzó a promover perfiles más relacionados con las necesidades actuales de la economía, como las carreras agropecuarias.

Según estudios, un porcentaje significativo del alumnado de la enseñanza técnica considera que sus futuros oficios tienen poco reconocimiento social y muestran poca motivación y desconocimiento sobre el perfil de estudio y trabajo de su carrera.

Una de las estrategias del sector es el perfeccionamiento de la orientación vocacional desde el nivel de primaria, además de promover iniciativas para desmontar estereotipos que persisten en la sociedad cubana sobre determinados oficios.

La Zona Especial de Desarrollo Mariel, la mayor obra de desarrollo económico en Cuba, es uno de los pilares del proceso de reformas económicas, dirigida a atraer inversión extranjera, innovación tecnológica y concentración industrial.

Los técnicos y obreros calificados resultan primordiales para el proyecto ubicado a 45 kilómetros al oeste de La Habana, donde se concentrarán actividades productivas, comerciales, agropecuarias, portuarias, logísticas, de formación y capacitación, recreativas, turísticas, inmobiliarias, y de desarrollo e innovación tecnológica.

Al encontrarse aún en fase de construcción, el proyecto demanda obreros de las especialidades de carpintería y albañilería, entre otras. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.