Debate sobre inversión extranjera en el sector privado cubano

El más reciente encuentro teórico de la iniciativa Cubaemprende remarcó la necesidad de actualizar la Ley de inversión extranjera en el país

Entre las preocupaciones para quienes desean invertir en la isla se encuentra el aspecto del retorno de la inversión, según dijeron participantes en el reciente encuentro organizado por Cubaemprende.

Foto: Tomada de Facebook

La Habana, 17 oct.- La inversión extranjera en Cuba, la obsolescencia del marco regulatorio que la ampara, la necesidad de su actualización y contextualización y las oportunidades para los negocios privados acapararon la atención del más reciente encuentro teórico de la iniciativa CubaEmprende, celebrado en esta capital.

“Inversión extranjera para el sector privado. Rutas y experiencias” fue el título de la convocatoria que, a salón lleno, se realizó en la sede del proyecto, surgido como iniciativa del Arzobispado de La Habana, con el fin de capacitar, formar y contribuir al progreso social a través del desarrollo de la mentalidad económica.

En la nación caribeña, con más de 9000 nuevos actores económicos aprobados por el Ministerio de Economía y Planificación, la inversión extranjera continúa siendo una asignatura pendiente, con una ley que data de 2014, mientras que el banderín a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) privadas se abrió apenas en 2021.

“Siempre nos hemos caracterizado por enseñar, acompañar y asesorar a la comunidad emprendedora en cada uno de los temas que le permite desarrollar su emprendimiento, de forma transparente”, dijo William Bello, coordinador de capacitación del proyecto y de su programa Oasis, de responsabilidad social empresarial.

En ese sentido se consideró “importante en esta ocasión acercarnos a los caminos que hoy existen en Cuba, a través de diferentes instituciones para avanzar o transitar hacia un proyecto o una empresa mixta u otra forma de organización con inversión extranjera”, comentó.

Estado actual

Al llamado de Cubaemprende acudieron especialistas en el tema de la inversión extranjera e integrantes de la comunidad emprendedora, para combinar la experiencia con la práctica de presentar un proyecto ante la Ventanilla Única, estructura para trámites del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

También participaron personas que buscan vías distintas de acercarse a la colaboración internacional.

“En los procesos inversionistas no solo está en el acceso a recursos monetarios y financieros, sino también mercado, materias primas y buenas prácticas, entre otras”, recalcó Bello.

Además, afirmó, hoy 22 empresas privadas cubanas esperan la aprobación de proyectos de inversión extranjera, “pero muchos emprendedores han avanzado”.

Durante la conferencia “Una aproximación a la inversión extranjera en el sector privado”, trascendió, por ejemplo, que en Cuba se encuentran en operaciones más de 321 negocios activos: 104 empresas mixtas, 161 contratos de Asociación Económica Internacional y 56 empresas de capital totalmente extranjero.

Buscar vías posibles

También se habló acerca de formas de establecer relaciones contractuales con personas foráneas que no necesariamente estén conectadas con la empresa de manera directa, sino que han contribuido a su desarrollo, al facilitar otras vías y formas de financiación.

Se debatió respecto de cómo estas relaciones se concretan en el contexto actual y permiten a algunos negocios manejar sus finanzas y facilitar la gestión de pagos en el exterior.

Durante la conferencia “Inversión extranjera en el sector privado. Una ruta a seguir”, Raúl Ernesto Rodríguez y Serguey A. Martínez, del equipo de Cubaemprende, expusieron las ventajas que esa inversión podría ofrecer: mercados, financiamiento, acceso a novedosos modelos de gestión, tecnología, asistencia técnica.

A la vez, explicaron a cuáles modalidades de inversión extranjera pueden acceder los emprendimientos cubanos: empresa mixta, contrato de Asociación Económica Internacional y contrato de Administración Productiva o de Servicios, y quiénes podrán ser inversores: personas naturales o jurídicas con domicilio legal y capital en el exterior.

Por otra parte, mencionaron las maneras de encontrar al inversionista indicado, vías para generar un atractivo en la propuesta, cómo estimar el retorno de la inversión y qué más valoran los decisores para aceptar un proyecto inversionista y la prohibición de cláusula de exclusividad para la compra de materias primas, entre otros aspectos de interés.

La avanzada

La cita teórica posibilitó el acercamiento a dos experiencias. Representantes de Vélo Cuba explicaron el crecimiento del proyecto a partir de la colaboración internacional, así como la influencia de alianzas para que posibles contrapartes y colaboradores extranjeros ganen confianza.

Asimismo, miembros de la mipyme Carne D´Tres, de Ciego de Ávila, señalaron que esta podría convertirse en la primera empresa privada en Cuba a la que se le apruebe una inversión extranjera. Al respecto, expusieron la experiencia del proceso que ya lleva un año.

Según destacó Bello, el encuentro no estuvo ajeno a las contradicciones que existen, las resistencias burocráticas y mentales y a que todavía la legislación vigente no facilita estos procesos, por lo que se requiere una contextualización. (2023)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.