Estudio cubano de arquitectura prioriza los materiales locales

Varios son los grupos de trabajo privado en Cuba que tienen a la arquitectura como centro de su quehacer.

El equipo de Nivel 4 centra su trabajo en rescatar y reinterpretar los mejores códigos de la arquitectura y la cultura cubanas.

Foto: Tomada del perfil oficial de Facebook del Equipo de Nivel 4

La Habana, 26 oct.- Nivel 4 es uno de estos emprendimientos. Abriga un espacio creativo donde arquitectos y arquitectas son protagonistas. Y su principal objetivo radica en lograr una imagen transformadora de la ciudad, a decir de sus integrantes.

Para ello, se enfocan en buenas prácticas, sin perder el sello cultural o de identidad; revaloran técnicas y priorizan el uso de materiales de la construcción nacionales.

El estudio, creado por cuatro arquitectos y amigos: José A. López Fuentes, Ramón Ramírez Li, Héctor Sullivan Oliva y Pedro D. Rodríguez Díaz, procura estar a tono con el contexto cubano actual, en cuanto a las exigencias de clientes, posibilidades reales y modelos creativos e innovadores.

“Buscamos siempre la mejor opción”, comentó José A. López a la Redacción IPS Cuba. “Lidiamos con la creación, la innovación, en muchos momentos los sueños, pero siempre ajustando las ideas al uso de los materiales y las técnicas constructivas que tenemos a la mano”.

El restaurante Alta Casa, uno de los espacios intervenidos por Nivel 4, un emprendimiento integrado por arquitectos y arquitectas, en el barrio de Nuevo Vedado, en La Habana.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

¿Qué distingue a Nivel 4?

Los integrantes resaltan que su trabajo desencadena la necesidad por hacer y transformar la labor emprendedora.

Nivel 4: Una vez que los productos de factura local posean un amparo de calidad supondrá una ventaja. Pudiera haber una disminución en los costos y los tiempos de producción. En dependencia del lugar en el que se ejecute una obra y su proximidad a estas industrias de materiales, se podrían acortar los gastos de transportación.

“No solo fomentamos la calidad, sino la impronta sobre un producto bien diseñado”, argumentó Ramón Ramírez.

“Nuestra labor educadora rebasa las fronteras del intercambio concienzudo con los productores y los clientes, e incide de forma directa en la imagen de nuestro trabajo de cara a nuestra ciudad”, especificó.

Para ello adaptan las nuevas maneras de diseñar y usar los espacios en el mundo, velando cada vez por las particularidades de las obras.

“Consideramos que la mejor arquitectura es aquella propia del lugar donde se va a crear, por eso debe estar bien pensada desde el inicio. Hay que tener en cuenta factores sociales, económicos y ambientales. La clave está en lograr un proyecto económicamente viable, socialmente útil y ambientalmente sano”, explicó López.

Nivel 4 revalora técnicas y prioriza el uso de materiales de la construcción nacionales.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

El compromiso ético de este grupo de profesionales conecta con los ejemplos y paradigmas de la arquitectura cubana que han trascendido en el tiempo.

“Nos sumamos a ese reto de buenas praxis, sin renunciar a nuestro sello y al reconocimiento de quien percibe y disfruta íntimamente nuestro trabajo”, dijo Héctor Sullivan, otro de los miembros del equipo.

Ante la pandemia del nuevo coronavirus y sin perder de vista sus metas, Nivel 4 acopla su proyecto a la “nueva normalidad”.

Mantiene la esencia de continuar como opción para quienes deseen percibir su hogar y su negocio sobre la base de las corrientes arquitectónicas contemporáneas.

“También quisiéramos ser parte de las nuevas luces de nuestra ciudad y nuestro país”, compartió Pedro D. Rodríguez. “Creemos que todos nos beneficiaríamos de un trabajo conjunto, de unir fuerzas y materializar propuestas bien pensadas y estudiadas que engalanen el entorno”, refirió.

El restaurante Alta Casa es una muestra del trabajo de Nivel 4, sobre todo por su amplio uso de materiales locales, que resultan más accesibles, económicos y duraderos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Alianzas y materiales locales

Bajo el lema de “ganar-ganar”, este estudio realza las alianzas entre emprendimientos de arquitectura y proveedores de materiales de construcción de carácter local o nacional.

El uso de estos elementos en las obras de Nivel 4 constituye un aval para cada productor y productos locales, y visibiliza las posibilidades de este tipo de industria como opción.  También tienen otras ventajas en cuanto a costo, transportación y disponibilidad.

Este cuarteto de profesionales aprovecha el rol aglutinador y transformador de la figura del arquitecto para experimentar y transformar. Y qué mayor reto ante sus obras que la ausencia en el país de un mercado estable de insumos y suministros de construcción.

Los integrantes de Nivel 4 adaptan las nuevas maneras de diseñar y usar los espacios en el mundo, velando cada vez por las particularidades de las obras.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

“El empleo de materiales de emprendimientos locales resulta una opción válida a la hora de abordar un proyecto. Teniendo en cuenta las características de diferentes proyectos, hemos manejado productos de ECOBLOCK, que utiliza tecnología reinterpretando el juego de LEGO”, detalló Ramírez.

El grupo sostiene que este sistema se acomodó muy bien a la hora de intervenir el restaurante Alta Casa, en el barrio de Nuevo Vedado.

No obstante, destacan que en la medida en que estos negocios avalen sus productos, a partir de normas de calidad y amparados por el Ministerio de la Construcción, iniciativas como Nivel 4 estarán en mayor disposición de aprovechar sus creaciones. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.