Turismo cubano mira también al sur

Cuba recibió en 2014 por primera vez más de tres millones de visitantes extranjeros.

Archivo IPS Cuba

Plaza Mayor de Trinidad, un sitio obligado para turistas cubanos y extranjeros

Sancti Spíritus, Cuba, 9 ene.- Con sus principales polos de playa ubicados en la costa norte, el desarrollo del turismo en Cuba mira también al sur, con proyectos de crecimiento en ciudades de importantes valores patrimoniales del centro del país.

El programa de desarrollo hasta 2030 de la provincia de Sancti Spíritus, la única con el privilegio de tener dos ciudades con más de 500 años, comprende la creación de nuevas capacidades hoteleras tanto en la ciudad capital como en Trinidad, el mayor atractivo turístico del territorio por su alto grado de conservación.

Según Reinier Rendón, delegado del Ministerio del Turismo en ese territorio, la provincia aprovechó bien el 500 cumpleaños de dos de sus ciudades en 2014, dándole un impulso importante al mejoramiento del producto hotelero y extrahotelero.

Por las calles de la villa de Sancti Spíritus abundan los turistas franceses y alemanes, mientras que en Trinidad trasiegan además belgas, rusos y hasta japoneses. Según Rendón, a ellos se suma una creciente cifra de visitantes nacionales.

Las acciones, indicó, involucraron a las autoridades y los organismos con inversiones importantes, incluyendo obras de infraestructura y el mejoramiento de la señalización de los accesos a la provincia y a los polos más visitados con la colocación de vallas por el Ministerio del Turismo y la Oficina del Historiador de Trinidad.

El programa de los aniversarios propició un cambio significativo en su imagen, con participación popular en el mejoramiento y remodelación de las fachadas de las viviendas, aceras y calles, puntualizó.

Junto a las ofertas estatales coexisten las privadas, alojamientos y restaurante particularesDos nuevas instalaciones hoteleras fueron inauguradas en 2014, el hotel Trinidad 500, con 10 habitaciones, y en Sancti Spíritus, se restauró el edificio Don Florencio, convertido en un hotel de la marca Encanto, de 12 habitaciones, ambos con todas las facilidades para el turismo internacional.

Al existir una amplia red de instalaciones privadas, surgidas al calor del incremento de la actividad turística y la ampliación del trabajo privado, el turismo estatal no tiene entre sus prioridades incrementar sus restaurantes sino mejorar los existentes y reorientarlos a otras actividades, como clubes de recreo y tabernas.

El turismo estatal emplea en la provincia a 3.507 trabajadores.

Bajo ese principio, el grupo Palmares obtuvo la franquicia para crear instalaciones de marcas reconocidas: una Bodeguita del Medio y un Floridita, así como un bar Yesterday. En 2015 continuarán las inversiones en Trinidad, en los hoteles Pansi y Palacio de Iznaga, cuya culminación se proyecta para finales de año, explicó Rendón.

Según el funcionario, el plan de desarrollo turístico hasta 2030 enfatizará en la península de Ancón. Para 2016 deberán iniciarse allí las construcciones de tres hoteles de alto estándar, del grupo hotelero cubano Cubanacán, uno de las cuales será cubano y el resto de empresas mixtas.

El programa comprende avanzar en la reconversión de inmuebles patrimoniales en hoteles en las dos ciudades, la ampliación del Iberostar Trinidad y La Ronda, hasta alcanzar las 132 habitaciones bajo el sello de hoteles Encanto, caracterizados además por su pequeño formato y servicio especializado.

Otras de las novedades que tendrá este polo será el canopy tour en el Valle de los Ingenios -segundo lugar en Cuba después del existente en el complejo Las Terrazas, en la occidental Artemisa-, así como la preparación de la inversión en cinco haciendas, dos de las cuales deben iniciarse en 2015.

El trinitario Valle de los Ingenios tuvo una época de esplendor en el siglo XIX por el surgimiento de decenas de fábricas de azúcar y grandes cañaverales. Luego de años de abandono vive hoy un programa de rescate de las tierras infestadas de marabú para el desarrollo agropecuario.

De acuerdo con Rendón, el concepto de las haciendas es recuperarlas respetando sus valores patrimoniales originales y tendrán una vocación extrahotelera para clientes de recorridos, aunque se recuperarán las habitaciones para brindar la opción de alojamiento a clientes interesados en el turismo de senderismo, comunitario y rural.

Como parte del plan de ordenamiento territorial del polo, se trabaja en la recuperación de sitios históricos como San Isidro, donde estuvo el primer ingenio azucarero, y en la inversión en el Museo de la Caña de Azúcar, en las ruinas del antiguo ingenio Feneta, que podrá visitarse parcialmente durante 2015.

Por las características de la ciudad de Trinidad y sus valores patrimoniales, es referencia en la reforma económica que vive el país porque conjuga el turismo estatal con el no estatal.

“Hoy existen 1.300 habitaciones en formas no estatales en la provincia y unos 80 restaurantes privados (paladares). Hay relaciones contractuales entre las agencias de viajes estales y estas instalaciones”, indicó.

“Su existencia nos ha llevado a elevar nuestros estándares. (A los privados) los vemos como un complemento importante, que ha propiciado atender a más de 145.000 turistas, que representan 19 por ciento de incremento en relación con el año anterior”, dijo Rendón.

“Las inversiones futuras cumplen con las regulaciones costeras. El sector tiene un papel activo en la conservación de la playa, participa en el manejo integrado costero de la península y en la reforestación y limpieza de la línea de playa”, indicó sobre uno de los requisitos imprescindibles para hacer una inversión en el ramo. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.