Unión Europea refuerza la cooperación con Cuba

Un factor decisivo ha sido la aplicación provisional del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, firmado en diciembre de 2016.

La cooperación bilateral UE-Cuba en el periodo 2014-2020 se basa en tres pilares fundamentales: apoyo a una agricultura sostenible en el marco de autoabastecimiento alimentario local y colaboración en el avance del uso de energías renovables en el país.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 27 dic.- Cerca del 30 por ciento de los fondos que Cuba recibe por concepto de cooperación al desarrollo provienen de la Unión Europea (UE), lo cual confirma a ese bloque como el principal actor internacional donante para la modernización del país al cierre de 2019.

Balance

El Encuentro de Cooperación Cuba-UE, realizado el 12 de diciembre, revisó los principales resultados de trabajo del año en cooperación para el desarrollo, en el Centro para la interpretación de las relaciones entre Cuba y la UE, Palacio del Segundo Cabo, en La Habana Vieja.

Participaron representantes de los ministerios de Inversiones y Comercio Exterior, Agricultura, Energía y Minas, Educación Superior, representantes de las agencias de Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil cubana y europea, representantes de los estados miembros de la UE en Cuba y otros integrantes del cuerpo diplomático.

Inalvis Bonachea, directora de Política Comercial con Europa del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, calificó de “relevantes” las actividades de la cooperación en Cuba durante 2019.

Atribuyó dichos logros al fortalecimiento de los vínculos entre Cuba y la UE y la aplicación provisional del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC), firmado entre ambas partes en diciembre de 2016, y cuya implementación plena se hará efectiva cuando lo ratifiquen los 28 parlamentos del bloque comunitario.

Según Bonachea, dicho documento ya ha sido firmado por 27 de esas instancias y “ha constituido el marco legal propicio sobre el que se ha asentado esta actividad”.

En marzo de 2019 representantes de UE y Cuba dieron por concluidas las negociaciones en La Habana y prometieron someter el documento conjunto a los respectivos procesos internos, a fin de crear todas las condiciones que propicien su firma.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

El ADPC contiene un comité relacionado con la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 y un subcomité de cooperación, que guían la estrategia y buen curso de la cooperación entre ambas partes, en coherencia con las decisiones a alto nivel del Consejo Conjunto y otros diálogos como el de desarrollo sostenible y el relativo a los derechos humanos.

Cifras oficiales indican que al cierre de 2019, el valor de los proyectos de cooperación en marcha entre UE y Cuba ronda los 139 millones de euros, más de cuatro veces la media de la última década.

De 2018 a 2019, el volumen de contratación anual de proyectos de cooperación entre la UE y Cuba pasó de alrededor de 30 millones de euros a más de 65 millones.

Agricultura sostenible, energía limpia y modernización económica

La cooperación bilateral UE-Cuba en el periodo 2014-2020 se basa en tres pilares fundamentales: apoyo a una agricultura sostenible en el marco de autoabastecimiento alimentario local y colaboración en el avance del uso de energías renovables en el país.

Ambos objetivos han sido calificados por el Gobierno cubano de estratégicos para disminuir la dependencia de importaciones y su efecto en los déficits comercial y público, mejorar las condiciones para la salud humana y medioambiental y luchar contra el cambio climático.

El tercer sector de acompañamiento es la modernización de la economía, que incluye el intercambio de experiencias en áreas como los registros personales, jurídicos y económicos, los procedimientos fiscales y la facilitación del comercio exterior y las inversiones, entre otros.

A estas grandes líneas de cooperación se integran programas complementarios temáticos, regionales, humanitarios y académicos en áreas de inversiones, adaptación al cambio climático, cultura, participación e inclusión social e internacionalización de la educación superior y la investigación en este país caribeño.

Algunas cifras de la cooperación Cuba-UE:

  • 43 millones a la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria (31 por ciento)
  • 22,6 millones a energías renovables (16 por ciento)
  • 21,1 millones en medio ambiente, incluye proyectos para la lucha contra el calentamiento global y respuesta a sus efectos (15 por ciento)
  • 20 millones de euros a programas de cultura y ciudades sostenibles (15 por ciento)
  • 11 millones al crecimiento económico sostenible (ocho por ciento)
  • 5.8 millones a la lucha contra las desigualdades (cuatro por ciento)
  • tres millones a la cooperación en educación superior e investigación
  • 1,3 millones al comercio exterior

 

Virginie Coustet, agregada de la cooperación de la UE, especializada en Desarrollo rural, seguridad alimentaria y resiliencia, indicó que en el último año sobresale el inicio en septiembre del programa bilateral de apoyo estratégico a la seguridad alimentaria sostenible (SAS-Cuba), con un presupuesto de casi 20 millones de euros.

Maruchi Alonso, directora del programa SAS-Cuba, explicó que la iniciativa a concluir en 2025 está dirigida a incrementar la producción sostenible de alimentos sanos y de calidad respondiendo a una demanda local.

Por su parte, Jorge Luis Isaac, jefe del Grupo de Desarrollo de Energía Renovable del Ministerio de Energía y Minas, se refirió a los proyectos del acuerdo energético conjunto que priorizan la inversión extranjera, acceso a fondos de cooperación, y aumento del uso de fuentes renovables de energías en el desarrollo, valorados en 18 millones de euros.

Cuba se ha propuesto para 2030 que el 24 por ciento de su producción de electricidad sea a partir de fuentes renovables, además de aumentar la eficiencia en la generación.

Capital humano

Marta Ramírez, miembro de la delegación de la UE y especialista en el área de administración pública, participación y desarrollo incluyente, recordó que otro sector prioritario es el apoyo a la modernización socioeconómica del país.

Este apartado cuenta con un financiamiento de más de 10 millones, dijo, y participan una docena de instituciones de la administración pública en diferentes áreas.

El programa tiene una dinámica particular, muy vinculada con la reforma de los procesos de administración pública y a través del programa de intercambio de especialistas se les facilita poder contactar con funcionarios públicos de la UE, programa de formaciones e intercambio con homólogos, puntualizó.

De acuerdo con Juan Garay, jefe de la cooperación de la UE en Cuba, el factor humano es la principal seña de identidad de la cooperación, pues facilita el encuentro de actores sociales, estudiantes, artistas, académicos, investigadores, funcionarios y decisores políticos.

Por su parte Alberto Navarro, embajador de la UE en Cuba, opinó que la cooperación, bajo la premisa de propósitos compartidos, capacidades de ambas partes y un marco de confianza ya da frutos.

La cooperación entre la UE y Cuba comenzó en 1988 y desde entonces alrededor de 300 millones de euros han permitido impulsar más de doscientos proyectos de cooperación en la isla caribeña, indican datos oficiales. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.