Gibara pronto dejará de ser una niña…

Quince encuentros, tres muestras temáticas y múltiples acciones y muestras catapultan al Festival Internacional de Cine de Gibara hacia la adultez.

Se inicia el siglo XXI con nuevos bríos para apostar por una nueva etapa en la democratización del cine, una profesión históricamente elitista. Durante el quinquenio precedente, los directores nucleados alrededor de Dogma 95 han llevado a las selecciones oficiales de los festivales clase A de Europa filmes realizados con cámaras muy imperfectas, han arrasado con palmarés e impacto de crítica; mientras, en Estados Unidos, el cine independiente está en pleno apogeo.

Lucía que regresa

Este 27 de mayo, el público asistente al Festival de Cine de Cannes 2017 disfrutará de la proyección del filme cubano Lucía (1968), del director Humberto Solás, uno de los títulos escogidos como parte de su programa Cannes Classics 2017.

En unos meses, el cine cubano comenzará a celebrar un buen grupo de aniversarios cerrados. Entre 1967 y 1968, hace 50 años, vieron la luz en las pantallas del país y del mundo los títulos que cimentarían su prestigio internacional, los primeros reconocidos como clásicos del nuevo cine cubano. En tanto inicio de un periodo de celebraciones, este 27 de mayo el público de la Riviera francesa podrá disfrutar de la proyección del filme cubano Lucía, del director Humberto Solás. El título fue uno de los escogidos por el Festival de Cannes para formar parte de su programa Cannes Classics 2017.

Manuela “antipatriarcal” todavía en sus cincuenta

Con esta película, Humberto Solás inicia un recorrido que pone en los primeros planos (fílmicos y sociales) a la mujer cubana.

El antológico cortometraje del fallecido cineasta cubano Humberto Solás cumple 50 años y el Festival Internacional de Cine Pobre de Gibara 2016, recientemente concluido, le rindió merecido homenaje.

Memoria y tributo a Humberto Solás

Tomado de Juventud Rebelde

El 35 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano estrenará un largometraje documental dedicado al cineasta cubano.

Que solo le bastaba colocar las manos en cualquier lugar de su Habana Vieja para encuadrar a los personajes en una versión fílmica sobre El Siglo de las Luces, desde que leyó la primera edición cubana de la novela de Alejo Carpentier, fue reiterado durante años por el cineasta Humberto Solás (1941-2008).