Cine cubano aprovecha autonomía tecnológica

La producción audiovisual cubana utiliza el incipiente proceso de democratización tecnológica para el desarrollo de una red independiente que reanime la industria nacional.

El reconocimiento foráneo y nacional de obras como Juan de los muertos y Melaza, prestigian la compleja gestión de las productoras independientes en Cuba.

Foto: Tomada del perfil del realizador cubano Carlos Lechuga.

Si algo refleja el impacto de las tecnologías en la sociedad cubana es el crecimiento de modelos autónomos de gestión en diferentes sectores, entre estos el cine.

El acercamiento de la nación caribeña a las dinámicas globales en materia tecnológica ha permitido un acceso directo a los medios necesarios, que antes se concentraban en organismos estatales, para realizar un audiovisual acorde a los estándares internacionales de distribución de forma independiente.

Aunque a la red alternativa todavía le falta solidez y estabilidad, ha ganado reconocimiento y organización de sus servicios.

Algunos se dedican exclusivamente a la renta del equipamiento técnico, otros a la postproducción de imagen y sonido, y en menor número a la producción del proyecto desde los cimientos.

Una característica afín a la mayoría de estas empresas es la búsqueda de una internacionalización que asume el ecosistema de internet como medio natural para su gestión y estrategias de marketing.

La joven realizadora y fotógrafa Daniela Muñoz, que integra ST Estudio, consideró que este canal de comunicación ha permitido que el creador, productor e inversor estén al tanto del mercado internacional e intenten seguir su ritmo.

Por otra parte, la joven productora aseguró que abre nuevas posibilidades para el financiamiento y desarrollo del proyecto, así como para su posterior distribución y promoción.

Desde la perspectiva financiera, el acceso a internet constituye una puerta hacia otros fondos, como los de la cooperación internacional y los micro mecenazgos.

“Sigue siendo un proceso complejo y costoso, pero al menos ahora es más fácil investigar sobre los equipamientos, las actualizaciones de software que cambian todo el tiempo…”, acotó Muñoz.

La falta de un mercado doméstico donde acceder al equipamiento técnico y que garantice su mantenimiento y seguro son algunas de las dificultades cotidianas que enfrenta la producción independiente.

Para este tipo de gestión, los productores emergentes casi siempre deben recurrir a estrategias informales, como solicitar la asistencia de amistades o familiares en el exterior.

En tales condiciones resulta casi imposible que estos emprendimientos puedan seguirle el paso al estado del arte de la tecnología en el mundo.

Sin embargo, la principal limitación de la brecha tecnológica identificada por Muñoz radica en la manera de entender y trabajar la producción audiovisual para redes sociales como YouTube, Vimeo o Facebook.

Hasta el momento, algunas entidades de este tipo funcionan como “grupos de creación”, amparados en la Resolución 72 de 2003, que avala y reconoce la actividad profesional del productor cinematográfico, pero no representa un reconocimiento oficial de la producción independiente.

Las autoridades anunciaron que establecerán un Registro del Creador Audiovisual, lo que pudiera legalizar la situación de los equipos creativos independientes, compuestos por lo general por jóvenes que esperan desde hace años por la normalización de su estatus.

Para la mayoría de los profesionales de esta área se necesita un marco legal más ajustado a su práctica y necesidades, que garantice su estabilidad y funcionamiento en cuestiones tan básicas como la importación del equipamiento, u otras más complejas como la gestión del financiamiento del proyecto cinematográfico.

Productoras Independientes:

– Producciones de la 5ta avenida: una de las pioneras de la producción independiente y de más amplio reconocimiento por obras como Juan de los muertos (2011), Melaza (2012) y Santa y Andrés (2016). Cuenta con una amplia gama de servicios de producción y coproducción.

– El Central Producciones: abarca desde la preproducción, la confección del guion y el trabajo de mesa, hasta el rodaje, la edición y la postproducción de imagen y sonido. Dispone, además, de su propio equipamiento de alta tecnología.

– Island Films: con más de 20 años en el sector, es una de las más reconocidas internacionalmente. Puede considerarse una especie de facilitadora para el equipamiento, locaciones, casting y equipo técnico.

– Sunset Vision LTD: con ocho años de experiencia, se especializa en la renta de equipamiento que sigue los estándares europeos de realización, por lo que se dirige principalmente a los productores de esta región que quieran trabajar en Cuba.

– DTS Producciones: desde 2013 brinda servicios de fotografía aérea (drone), realidad aumentada y grabación de videos 360 para todo tipo de producciones audiovisuales.

– Espiral. Servicios Audiovisuales: es un grupo creativo que acompaña a los proyectos audiovisuales desde la pre hasta la post-filmación, con servicios de edición y masterizaciones.

– Estudio ST: de más reciente creación, se enfoca en la producción de proyectos “con temas que reflejen la construcción de imágenes propias, la identidad cultural y la memoria histórica”.

– db Estudio: surge en 2016 y se especializa en el servicio sonoro de obras audiovisuales y en la renta de equipamientos. (2019)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.