Reto de la fábrica/producto: entre el sharenting y la violencia de género

Un nuevo challenge viral en Cuba coloca a debate los estereotipos de género y regresa la alerta sobre el peligro de compartir imágenes de menores de edad en redes sociales.

Para contrarrestar la viralidad del reto, varias personas publicaron memes y carteles con ironías y bromas, en franca crítica a lo que representaba el challenge.

Foto: Tomada de Facebook

Hacía meses, más de un año, que un reto no se volvía tan viral en Cuba desde aquel #10yearschallenge que convocó a publicar un antes y un después de las y los usuarios. En ese entonces, muchas personas desempolvaron fotos con más de una década y llenaron sus redes sociales de instantáneas con recuerdos, anécdotas, cambios y hasta nostalgia.

Por aquel 2019, personas, instituciones y hasta medios de prensa se sumaron a la moda y exhibieron cuánto evolucionaron, o no, en esos dos quinquenios.

Hoy, de forma tan intensa y viral como aquella vez, un nuevo reto llena las redes sociales y trae consigo un encendido debate sobre estereotipos de género y otros temas polémicos relacionados con la niñez, la adolescencia y su proyección en entornos digitales.

Decenas de post salen cada día, sobre todo Facebook, bajo la convocatoria “La fábrica, el fabricante y el producto”. La solicitud lleva a que las familias publiquen imágenes de la madre, el padre y sus hijas e hijos.

Por ese mismo orden, se valora a la madre como una factoría, al padre como el hacedor/obrero/maquinista y a la prole como mercancía resultante. Ya con esa descripción, pues se entiende la primera encarnada polémica.

Ni fábrica ni producto

Varias activistas, investigadores y ciudadanía alertaron en sus perfiles de Facebook sobre los estereotipos de género que reproduce el reto de marras, sobre todo ante las crecientes publicaciones asociadas al challenge.

Los retos no son tan inocentes y muchas veces no salen de la nada. Pero, si aun así alguien fuera a enrolarse en ello, toca ser responsables con lo que se comparte y más aún si hay niños, niñas y adolescentes de por medio.

Foto: Tomada de la revista Alma Mater.

Es difícil realizar una búsqueda, tan solo en Facebook, y que no aparezcan al instante más de 100 resultados entre amigos, conocidos y colegas.

En todos los casos se visiona a la madre, de manera limitada, como paridora, fábrica, desde un rol tradicional de la maternidad, tema que lleva varias jornadas y semanas generando polémica, especialmente cuando recién culmina la telenovela “El rostro de los días”, que provocó intensos debates al respecto.

A su vez, el challenge refuerza el rol de “macho, varón, masculino” desde la categoría de fabricante otorgada al padre, y una cosificación no menos peligrosa de niños y niñas como productos.

En este sentido, Manuel Vázquez Seijido, subdirector del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), alertó que el “nuevo reto” es parte del mecanismo reproductor del patriarcado y sus opresiones”.

Sin embargo, recalcó que muchas personas no tienen conciencia crítica de este juego, por lo cual instó a colegas y activistas que han comenzado a llamar la atención sobre el tema, a que hagan la crítica desde el acompañamiento.

Hay quienes no han querido desaprovechar el popular reto y han readecuado y hasta ironizado desde sus publicaciones, como la tatuadora Danelys Machado, para quien la fábrica es su sede de trabajo, ella es la fabricante y sus productos son los tatuajes que hace.

Incluso hay quienes han empleado esta viralidad para criticar la inexistencia de un marco legal para que exista tanto el matrimonio igualitario, como la adopción entre parejas del mismo sexo. “De mi fábrica no pueden salir productos porque en Cuba no me dejan”, opinó Eliecer León, en su perfil en Facebook.

Sugiero a mis colegas y activistas que han comenzado a llamar la atención sobre el tema que la crítica sea acompañada de una explicación sencilla para contribuir a que todxs podamos comprender dónde está la trampa.

Se puede educar siempre‼

El sharenting, el fenómeno peligroso que muchas familias en Cuba no reconocen

El hecho de que decenas de usuarios cubanos se sumaran al challenge en la red de Zuckerberg, acríticamente, sin pensar en la sobreexposición de sus hijos e hijas en redes sociales, genera igualmente otras preocupaciones.

En todos los casos se visiona a la madre, de manera limitada, como paridora, fábrica, desde un rol tradicional de la maternidad, tema que lleva varias jornadas y semanas generando polémica, especialmente cuando recién culmina la telenovela “El rostro de los días”, que provocó intensos debates al respecto.

Foto: Tomada de Facebook

Ya varios medios han alertado sobre cuánto y cómo emplean este tipo de retos las grandes compañías tecnológicas, incluido el propio Facebook, con sus algoritmos para programas de reconocimiento facial o inducción de publicidad.

Para ello nada mejor que un reto donde se juntan varias imágenes a la vez de forma ordenada, etiquetada, con información específica y con un sistema de datos internos provechosos para cualquier interés o intención.

A esta vulnerabilidad hay que agregar la sobreexposición que retos como este traen para niños y niñas. En Cuba es frecuente lo que se denomina el sharenting: share (compartir) y parenting (crianza). El término, acuñado por The Wall Street Journal en 2003, ya está incluso patentado por diccionarios como el británico Collins.

Muchas familias publican sin ningún tipo de control o censura imágenes donde describen todo el proceso de vida de sus hijos, hijas, nietos, nietas o sobrinos. Igualmente, son muchas las que desconocen las preocupaciones de profesionales, psicólogos y especialistas sobre cómo estos retos y fotos desmedidas ponen en riesgo la seguridad y privacidad de los niños y niñas.

Exponer a los menores de edad a las redes sociales, sin un asesoramiento, control o conocimiento sobre el tema, puede traer situaciones de acoso, pederastia, empleo de imágenes y videos con fines pornográficos, hasta incomodidad o problemas de autoestima para el pequeño o la pequeña cuando, una vez crezca, no esté de acuerdo con su vida expuesta en redes, entre otras situaciones difíciles.

Como el derecho de imagen de niños y niñas corresponde a la patria potestad hasta llegada la mayoría de edad, toca a madres, padres, tutores y cuidadores en general velar por la seguridad y el bienestar de hijos e hijas.

Los retos no son tan inocentes y muchas veces no salen de la nada. Pero, si aun así alguien fuera a enrolarse en ello, toca ser responsables con lo que se comparte y más aún si hay niños, niñas y adolescentes de por medio. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.