Revistas digitales sobre arte cubano y su odisea por existir

En tiempos de aislamiento social, algunas de estas nuevas iniciativas independientes acomodan sus estrategias para estar más cerca de sus públicos.

cuba revistas digitales

Mediante la crítica, el análisis, las notas promocionales, estas publicaciones digitales, cuentan con formatos audaces.

Foto: Tomada del perfil de Facebook de Revista Creativa Manifiesto.

Gracias a un mayor acceso a internet en Cuba, prosperan nuevos medios de comunicación en los últimos años, con base en iniciativas personales o colectivas. Cada vez son más visibles en ese ámbito las revistas sobre arte y pensamiento.

Algunas de ellas no logran sostener sus tiradas en la red de redes. Otras, en tanto, adquieren prestigio entre lectores que anhelan conocer y reconocerse en lo que hacen y escriben sus contemporáneos.

IPS Cuba indagó con los colectivos de algunas de estas publicaciones y propone descubrir cómo surgieron, qué ofrecen a sus públicos y cómo sobreviven en la actualidad, cuando todo gira alrededor de la pandemia por la covid-19.

Mōvica Magazine, Rialta Magazine, Revista Creativa Manifiesto y BEAT 135 son proyectos diferentes, pero con varios puntos en común. Todos comparten el estado de no pertenecer a ninguna de las plataformas culturales institucionales cubanas, así como a organizaciones políticas o religiosas.

Además de que circulan por redes sociales, el Paquete Semanal, Zapya o a través de dispositivos USB, todas proyectan contenidos ligados al mundo artístico dentro y fuera de la nación caribeña.

Los cuatro suplementos ofrecen y buscan contenidos que, por lo general, no están disponibles en medios con estatuto legal o no son tratados de la manera en que sus creadores aspiran.

Rialta Magazine, junto a Cine Cubano en Cuarentena, ofrece por estos días una compilación de películas cubanas liberadas de manera temporal, o protegidas por contraseñas que acompañan a los archivos de video.

A través de la crítica, el análisis, las notas promocionales, cuentan con formatos audaces. Y hablan de temas como la literatura, movimientos artísticos, el pensamiento cultural y la música electrónica.

Rialta

Realizada en Querétaro, México, la revista lleva el nombre de una asociación civil de carácter no lucrativo, fundada en 2016 por intelectuales cubanos para fomentar los conocimientos educativos, culturales, científicos y tecnológicos.

Además de la revista mensual, la asociación sostiene su trabajo en la producción editorial, el archivo digital y la cobertura noticiosa del sector intelectual cubano.

En estos momentos, Rialta acompaña el repositorio del proyecto Cine Cubano en Cuarentena y plantea asumir otras modalidades de comunicación digital, como los podcast, dijo a IPS Cuba Ibrahim Hernández, su director editorial.

 

Mōvica Magazine, desde su perfil en Facebook,
comparte conciertos y otras acciones de artistas cubanos desde sus hogares.

Mōvica Magazine

Otra de las iniciativas que circula en el ciberespacio es Mōvica Magazine, que socializa sus contenidos por un canal de Telegram. Su primer número salió en octubre de 2019 y desde entonces enfoca sus trabajos hacia la crítica cultural. Posee frecuencia bimensual y aboga por las buenas prácticas artísticas de creadores nacionales, residentes o no en el país.

Ariam Marrieta, director creativo la revista, explicó que durante estos días de reclusión el equipo promueve lo que hace la comunidad artística desde sus hogares.

Manifiesto

También en 2019 vio la luz la Revista Creativa Manifiesto, entre estudiantes de la Facultad de Filosofía de la Universidad de La Habana.

Hamed Toledo, su editor, comentó que el anhelo primero radica en reunir el trabajo creativo de muchos estudiantes, el cual queda fuera de las agendas institucionales.

Manifiesto está gestionada por un pequeño grupo de jóvenes, quienes insisten en proyectar la creación y su posterior socialización entre la comunidad universitaria.

BEAT 135

Nacida en 2015, esta Revista Cubana de Música Electrónica ha enfrentado muchas trabas para su realización, pues gran parte del trabajo asociado al medio recayó por mucho tiempo en su creador, el entonces estudiante universitario Javier Machado.

“Al principio fue un proyecto gestionado de manera individual”, explicó Machado a IPS Cuba.

“Luego conté con pocas personas, amistades todas. Hace cinco años no había zonas wifi ni servicio de internet por datos móviles en el país, por lo que todas las gestiones eran con teléfonos fijos y por correo electrónico”, recordó el joven.

“Poco a poco migramos de la plataforma Cuba va, que nos garantizaba un dominio local, a WordPress. También logré establecer algunos roles específicos para el trabajo en equipo. Sin embargo, ha sido una carrera con muchos obstáculos. Es bien difícil cuando se gesta una idea sin respaldo”, enfatizó Machado.

De hecho, desde junio de 2017, el equipo decidió detener las ediciones de la revista y mantiene la iniciativa con publicaciones en su perfil de Facebook. “Ojalá más temprano que tarde, BEAT135 vuelva a ser una realidad para todos”, indica un texto en la portada del sitio.

La subsistencia de este y otros canales independientes de comunicación no solo está sujeta al estatus de legalidad que tengan, o a sus fondos. Intervienen, además, prácticas comerciales de las que muchas veces deben valerse para alcanzar productos sostenibles y solventes. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.