Telegram y WhatsApp ganan popularidad en Cuba

Desde grupos o canales de apoyo psicológico para familias de niños y niñas, hasta bots creados para alertar sobre las compras online, han hecho que estas aplicaciones estén entre las más empleadas durante los últimos meses.

cuba app

Cada vez más usuarios se unen a Telegram buscando informaciones o notificaciones sobre comercio electrónico.

Foto: Tomada de Cubahora.

Cada día suenan más notificaciones. Un nuevo contacto se unió a Telegram, te avisa la aplicación a la cual muchos se resistieron en la nación caribeña y, poco a poco, gana adeptos y seguidores por sus únicas funcionalidades. La covid-19 ha sido la coyuntura de promoción de esta red social de origen ruso que muchos abrazan por sus facilidades, o por necesidad también.

Junto a ella, WhatsApp demostró cómo enviar sms se vuelve un mecanismo cada vez más obsoleto, al menos para quienes cuentan con unos cuantos megas de conexión con determinada frecuencia. Los contactos laborales, reuniones profesionales, llamadas a las familias en medio del aislamiento físico, los grupos de compra-venta o de apoyo psicológico: la vida cotidiana pareció mudarse, de a poco, a la pantalla verde en el celular.

WhatsApp: red de apoyo ante la covid-19

Ante la inestabilidad de la conexión en Cuba, y en medio de una pandemia que obligó a adoptar medidas de aislamiento físico y asumir variantes como el teletrabajo, WhatsApp fue un oasis para el intercambio profesional y social.

Cuando plataformas como Zoom, Skype o Teams pueden ser complejas de acceder en dependencia del nivel de conectividad de la zona de residencia, -e incluso de las prestaciones tecnológicas del celular o la computadora en cuestión o si se tiene 2G, 3G o LTE-, WhatsApp se convirtió en un escenario importante para el encuentro laboral.

app cuba

Desde WhatsApp se brinda apoyo psicológico a la población ante la covid-19.

Foto: Tomada de Cubalite

Grupos para intercambios de trabajo, llamadas colectivas para concretar acuerdos o reuniones, envíos de archivos o mensajes de índole laboral fueron recursos empleados con frecuencia durante este último periodo. Para quienes debieron cumplir con entregas de productos, con resultados específicos u horarios de teletrabajo, WhatsApp resultó la vía de escape para saldar con los pendientes y optimizar los datos móviles.

Por otro lado, tiendas de regalos, venta de alimentos, negocios de mensajería o recarga de celulares… diversas iniciativas no estatales se mudaron a la aplicación para promocionar productos, servicios o, al menos, mantener una comunicación cercana con clientes habituales. También resultaron conocidos los grupos para la compraventa, o aquellos con servicio a domicilio de alimentos agrícolas como Cuber o Agronline.

Incluso la aplicación devino un puente de comunicación entre quienes, separados por el aislamiento físico, quisieron mantener cercanías con familias, amigos, colegas. Videos, fotos, llamadas, audios enlazaron a hijos, padres y madres, amigos. Numerosos usuarios llegaron a actualizar más sus estados en WhatsApp que las propias historias de Facebook.

Sin embargo, uno de los usos más provechosos de la aplicación fue el empleo para el apoyo psicológico a la población en circunstancias de la pandemia.

La iniciativa la emprendieron un grupo de profesionales de la Sección de Orientación Psicológica de la Sociedad Cubana de Psicología y de varias instituciones educacionales, profesionales y científicas del país. Dichos especialistas ofrecieron, y todavía lo hacen, consultoría y acompañamiento en diferentes grupos de WhatsApp, desde donde brindan orientación especializada a jóvenes, personal de salud y trabajadores sociales, familias con niños, niñas y adolescentes, adultos mayores, familias vinculadas con las migraciones, entre otros.

Para solo tener una idea, un grupo de apoyo a familias de niños, niñas y adolescentes puede tener más de 240 participantes. Se realizan dos encuentros semanales en las mañanas, con una hora de duración, donde las familias preguntan sobre cómo manejar diferentes situaciones en la crianza y educación, además de compartir vivencias o preocupaciones. Por su parte, dos especialistas moderan y comparten recomendaciones profesionales útiles en una etapa compleja.

Tal ha sido la aceptación de estos espacios, que algunas temáticas tienen más de un grupo y ya incluso aplican su variante de encuentro vía Telegram.

Redescubrimiento de Telegram

Usuarios de la red social perciben que, cada día, más de sus contactos se unen a esta iniciativa que se volvió popular en medio del confinamiento por la covid-19.

Aunque Telegram lleva años en Cuba, en estos últimos meses ha tenido un despegue considerable, a ojo de usuario común. Una de las mayores causas ha estado en la utilidad de los bot para localizar productos de primera necesidad o notificar la existencia de combos en las tiendas online.

Si en el primer trimestre de 2020 los canales de más suscriptores de Telegram eran aquellos dedicados a la compraventa como Revolico, o el de Dónde hay para ubicar productos en las tiendas, en los últimos tres meses los canales de Alerta de Tu Envío, plataforma de comercio electrónico, se han robado el protagonismo. Cuando Revolico Habana tiene unos 14.680 miembros en línea, el Canal de Alerta casi llega a los 41.000.

Pero no todo se relaciona con la localización de artículos de primera necesidad.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba encontró en Telegram un espacio propicio para actualizar sobre la situación epidemiológica del país. Para ello mantiene una información constante a sus más de 101.000 suscriptores. De hecho, tiene más audiencia en este entorno, comparado con los poco más de 67.000 seguidores en Facebook o sus 71.000 en Twitter.

Telegram se convirtió, entonces, en una plataforma para los pocos intentos por combatir la infodemia en la nación caribeña, cuando también encontraron aquí su casa herramientas digitales como Covid19CubaData y el bot chequeador de información COVIDE (@VerificaInfoBot).

Asimismo, otros medios y proyectos cubanos de diversa índole se alojan e interactúan desde Telegram, una red que gana cada vez más terreno en la nación caribeña, como contexto comunicativo y herramienta para facilitar la dinámica ciudadana en múltiples aspectos. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.