¿Está el pueblo cubano preparado para el apagón analógico?

A tres años de iniciado el proceso, todavía muchas personas cuestionan los altos precios y la calidad de equipos como las llamadas “cajitas” decodificadoras

Caridad hoy cuenta más de 80 años. Tiene una chequera que apenas rebasa los 200 pesos en moneda nacional (equivalentes a ocho dólares) y todo un mes para intentar subsistir con ese dinero. Y la anciana quiere tener televisión digital. Está buena parte del día sola y los cuatro canales de la televisión analógica no son suficientes.

Las pupilas insomnes, dos bitácoras con un mismo nombre

Dos bitácoras cubanas comparten el mismo nombre pero cuentan diferentes realidades.

Varias singularidades pueden ser develadas cuando examinamos, a primera vista, la blogosfera cubana: muchas bitácoras son gestionadas desde fuera de la isla; un número considerable de ellas hacen referencia en el título a nuestro país; otra cantidad se refiere, casi por exclusivo, al tema político, pero hay una circunstancia que llama muchísimo la atención y es la existencia de dos bitácoras con el mismo nombre.

Comunidades imaginadas antes y después de Internet

Archivo IPS Cuba

Las personas que bloguean provocarán reflexiones sobre las potencialidades de la red a partir de una agenda personal.

Dicen que hubo un tiempo sin chats, sin Facebook y hasta sin Yahoo, en que las cosas no se buscaban en Google, sino en las bibliotecas públicas, y los hechos se hacían rumor sin la ayuda del celular, por teléfonos fijos –que en esa época no tenían apellido–, engañosos telegramas y relatos de viajantes. ¿Qué cómo se encontraban la gente en ese pasado remoto? Escribían cartas –una especie de email a mano que ahora se exhibe en los museos–, se organizaban para hacer periódicos y revistas –no fanzines y blogs– y hablaban en la parte de atrás del aula sin importar la materia que dictaran al frente (como siempre ha sido y siempre será).