Héctor Zumbado: en el cielo del humor y más allá

“Riflexiones” sobre quien nos hizo reír pero también pensar.

Ante la desaparición física del escritor y periodista Héctor Zumbado, en fecha reciente, no vale acudir al lugar común “deja un gran vacío” porque este ya existía hace más de dos décadas. Desde entonces, las condiciones en que transcurría su vida fueron un misterio y su ciclo creativo había terminado pero ahora, con su partida definitiva, llegarán recuentos y valoraciones de su obra que sitúen, con mayor precisión, su lugar en la literatura y el periodismo cubanos.

Antonia Eiriz ,figura trascendente del arte cubano

Especialistas consideran que el conocimiento sobre la obra de la artista es insuficiente e incompleto en Cuba.

Si no fuera por el Museo Hemingway, el municipio San Miguel del Padrón no figuraría en las rutas turísticas capitalinas, debido a su enclave periférico y a los arquetipos que no ven más allá de La Habana Vieja, Centro Habana, El Vedado, Miramar y las playas del este. Pero justamente allí, en un intrincado espacio de La Habana profunda, vivió una de las figuras más genuinas y trascendentes del arte cubano: Antonia Eiriz.

Ernesto Dihigo, un embajador en tiempos agitados

Memoria de un intelectual y diplomático cubano.

El reciente restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos ha motivado una serie de remembranzas históricas en la prensa de ambas orillas y en ellas ha reaparecido, una y otra vez, un nombre que parecía totalmente sepultado por el olvido: el del Dr. Ernesto Dihigo y López Trigo (La Habana,1896- Miami,1991), primer embajador de la isla en la nación norteña tras el triunfo de la Revolución y único en poseer esa condición hasta el nombramiento en el pasado verano de José R. Cabañas, dado el intervalo de más de medio siglo de vínculos interrumpidos.

Guaguas y tranvías en La Habana de 1940

Tomado del libro

En 1940 corrían en la urbe los tranvías de la empresa Havana electric y los ómnibus de varias compañías, además de autos de alquiler.

Los que piensen que el transporte de pasajeros en la capital cubana se tornó en un problema solo a partir de los últimos años están en un error. La primera mitad de la década de 1940 fue particularmente dura para quienes debían trasladarse diariamente desde diferentes sitios de La Habana.