Ernest Hemingway vuelve a juntar a estadounidenses y cubanos

Mientras el gobierno de Donald Trump restringe los viajes de sus ciudadanos a Cuba, un coloquio sobre el autor de El viejo y el mar los trae a La Habana.

El coloquio sirvió para rememorar los aniversarios 90 y 93 de las respectivas publicaciones de las novelas Adiós a las armas y Fiesta, del reconocido escritor estadounidense.

Foto: Tomada de www.radiohc.cu

Si hay una figura literaria que concilia y congrega a cubanos y estadounidenses es la del escritor Ernest Hemingway, objeto de un coloquio internacional que se celebra en Cuba cada dos años y que, a fines de este junio, realizó su décimo séptima edición.

A 120 años del natalicio del llamado Dios de Bronce de la literatura norteamericana, se reunieron en la capital de Cuba estudiosos de Israel, Argentina, Japón, España, Estados Unidos y Cuba para ahondar en la vida y la obra del escritor y periodista que vivió alrededor de veinte años en la isla y escribió aquí algunas de sus novelas más notables.

Este año, los investigadores conmemoraron también el 90 aniversario de la novela Fiesta (The sun also rice), la primera que dio a las imprentas Hemingway, y el 93 de quizás la más conocida de sus obras: Adiós a las armas.

La sede del encuentro fue el Hotel Habana Riviera pero los participantes efectuaron un recorrido por los lugares emblemáticos de la vida del norteamericano en La Habana, como son la localidad pesquera de Cojímar, los bares Sloppy Joe¨s y El Floridita, y el Club Náutico Internacional Hemingway, donde tiene lugar el Torneo Internacional de Pesca considerado uno de los más antiguos del mundo y el más importante de Cuba.

Durante el tiempo que vivió en la isla, el autor de Fiesta residió en Finca Vigía, ubicada a unas diez millas al este de La Habana, hoy un museo que atesora un rico patrimonio documental y los objetos y muebles donados a Cuba por su viuda Mary Welsh.

Estudiosos de la vida y obra del Premio Nobel de Literatura 1954, participaron en la XVII edición del Coloquio Internacional Ernest Hemingway, inaugurado en el capitalino Hotel Iberostar Riviera.

Foto: Tomada de www.acn.cu

En el Coloquio se presentaron unas 30 ponencias que se correspondieron con el objetivo de promover el intercambio de informaciones y la necesidad de confrontar trabajos investigativos recientes sobre la vida y la obra de Hemingway.

Asimismo se presentaron libros y se exhibió el documental Hemingway entre Cayo Hueso y Cuba del realizador Richard Abella.

Pero quizás lo más importante fue la interconexión que se logró entre estadounidenses y cubanos alrededor del también notable periodista, merecedor del Premio Nobel 1954, más allá de prohibiciones que no pueden eludir el significado que tuvo Cuba para un hombre que amó a la isla, hasta el punto de convertirla en su segunda patria.

La sobriedad y maestría del autor de El viejo y el mar, lo convierten en un referente universal, pero, en Cuba, contó y cuenta con numerosos admiradores y escritores cuya influencia es posible reconocer desde la década de los sesenta.

Esta edición del Coloquio demostró que los lazos culturales entre Cuba y Estados Unidos están presentes en la literatura y que, difícilmente, el gobierno de Trump o cualquier otra administración pueda borrarlos, sobre todo esa peculiar relación entre la vida de Hemingway, su literatura y la isla, hasta el punto de convertirla en tema de una parte de su narrativa, así también como de los investigadores de ambas partes del Estrecho de la Florida, que no pueden soslayar a la isla caribeña si desean profundizar en el legado literario hemingweyano. Seguramente, el coloquio continuará realizándose en el futuro y los norteamericanos se las arreglarán para estar presentes en él.

Hemingway es una presencia ineludible en esta nación del Caribe y los múltiples estudios que todavía requiere su monumental obra, hay que realizarlos desde este sitio prohibido hoy para los estadounidenses.

Con este coloquio, Cuba y Estados Unidos se hermanan una vez más a través de la cultura, cuyas manifestaciones, no solo literarias, están indisolublemente ligadas. Quiéralo Trump o no lo quiera. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.