La 59 Serie Nacional de Béisbol: Arrancada en falso

Lloviendo sobre terreno inundado.

La “novedad” de los juegos a siete innings alterará considerablemente las marcas, las estadísticas, de ahora en adelante.

Foto: Tomada del diarioi Granma

Algún árbitro con poderes especiales debió haber anulado el comienzo de la 59 Serie Nacional de Béisbol, por haberse llevado la salida; y algún árbitro, más poderoso, debiera sacar del juego, sacarles tarjeta roja, a los responsables de ese torneo lamentable.

Sin ventilar el desastre de los Panamericanos, cuando los juegos continentales aún no habían concluido, los directivos del béisbol cubano decidieron empezar la serie en medio de la canícula de agosto, y, por variar, con cambios incluidos: dobles juegos a siete innings al mediodía, para que los peloteros se diviertan de lo lindo y amen más su deporte.

La “novedad” de los juegos a siete innings alterará considerablemente las marcas, las estadísticas, de ahora en adelante. El no hit no run que acaba de propinar Freddy Asiel Álvarez y todos los récords que se establezcan con esa cantidad de entradas siempre estarán bajo sospecha, con triple asterisco. ¿Quién creerá en ellos? Un no hit no run en siete entradas no es algo serio.

Pero la seriedad, el rigor, no parecen importarles a los decisores, a los jefes de esa disciplina en la isla. Por eso, hablar de la crisis en el béisbol cubano, la cual rebasó cualquier límite, cada vez interesa menos: cansó a todo el mundo, sobre todo porque los responsables siguen ahí, como el dinosaurio en el cuento de Monterroso.

Cuando redactamos estas lineas los jugadores que integraron la última selección nacional ya estaban de regreso en sus equipos. Son los mismos que han estado jugando y entrenando prácticamente sin parar desde la serie anterior. Deben ser casi los mismos que integren la selección al Súper 12, torneo al que llegarán nuevamente agotados para intentar algo que muy pocos creen posible: capturar un boleto a los Juegos Olímpicos de 2020.

Lo paradógico es que el beisbol cubano tiene dos rostros. Si la calidad del torneo local ha descendido hasta el fondo y las selecciones nacionales fracasan en cuanta competencia se presenten, los peloteros de la isla que juegan en otras ligas están en un momento supremo.

Un total de 28 peloteros cubanos se han desempeñado en esta temporada en el mejor béisbol del mundo.

Foto: Tomada del periódico Vanguardia.

 

En la Major League Baseball (MLB), por la proyección que tienen en la temporada —hasta hoy 20 de agosto—, todo parece indicar que José Dariel Abreu (28), Yuliesky Gurriel (25), y Yasiel Puig (24), llegarán a los 30 jonrones, mientras Jorge Soler (35) debe alcanzar la cifra de 40. Abreu (94), Soler (88) y Gurriel (88) también deben rebasar las 100 carreras impulsadas.

En la propia MLB, el tunero de 22 años Yordan Álvarez, quien está resultando una verdadera sensación, va de favorito para ser elegido como novato del año en la Liga Americana; el cienfueguero Yoan Moncada está haciendo brillar su enorme talento; y Aroldis Chapman va rumbo a los 40 salvamentos por primera vez en su carrera. Lourdes Gurriel jr., Yasmani Grandal, José Iglesias, y Raisel Iglesias, igualmente están registrando notables actuaciones. Yandy Díaz iba bien hasta que se lesionó.

Un total de 28 peloteros cubanos se han desempeñado en esta temporada en el mejor béisbol del mundo. Ocho han debutado; de ellos, tres son jugadores de posición y cinco son lanzadores. Los Astros de Houston es el conjunto con mayor cantidad de cubanos: Yuli Gurriel, Aledmys Díaz, Yordan Álvarez, Cionel Pérez y Rogelio Armenteros.

En Japón, Alfredo Despaigne está en una campaña fabulosa, en tanto Yurisbel Gracial y Dayán Viciedo presentan números de excelencia en su línea ofensiva. Entre los lanzadores, Liván Moinelo está cumpliendo de manera notable su función de relevista, pero Ariel Miranda y Raidel Martínez no lo están haciendo mal.

Por otra parte, en las ligas de República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y México, año tras año, los peloteros cubanos demuestran su valía, e incluso se integran a las selecciones nacionales. Algo normal en esta época de globalización.

En cambio, en la isla no cesan las malas noticias con relación al béisbol. La última es que el torneo de la categoría 9-10 años acaba de ser suspendido. Un verdadero cubo de agua congelada al rostro de esos niños y sus padres, quienes con no poco sacrificio consiguen los implementos y el vestuario de los peloteritos. No dudamos que algunos cambien de deporte.

El béisbol cubano ha ido pasando por diferentes categorías dramáticas hasta desembocar en la comedia. No es casual que el programa humorístico más popular de la televisión lo utilice como motivo de burla. En la sátira futurista representada en su última emisión, el deporte líder de la isla en los Juegos Olímpicos de 2028 era el fútbol. Después de todo es coherente con la promoción que recibe. La pregunta es, ¿qué será del béisbol cubano para esa fecha? (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.