Padura y La Habana en su más reciente libro

Se trata de La Habana nuestra de cada día, que bajo el sello Aurelia Ediciones reúne crónicas y artículos de Padura que dialogan con el trabajo de otro creador, el diseñador, editor y fotógrafo Carlos Cairo.

Carlos Cairo, Leonardo Padura y Jorge Perugorría en la presentación de La Habana nuestra de cada día.

Foto: Cortesía de la autora

En más de una ocasión le han preguntado al escritor cubano Leonardo Padura si en alguna de sus novelas habría considerado ampliar el horizonte geográfico de su popular personaje Mario Conde. Sin pensarlo dos veces el novelista siempre ha dado la misma respuesta: el Conde pertenece a La Habana y no se lo imagina viviendo en otro lugar. Sacarlo de su ciudad, de su barrio, lo mataría de nostalgia.

Igualmente sería muy difícil imaginarse la obra de Leonardo Padura, tanto narrativa como periodística, o incluso cinematográfica, ajena a ese espacio vital que es La Habana. Más que simple escenario de la historia, en muchas de sus novelas la centenaria ciudad se revela como una entidad con rostro y alma, viva y actuante. De igual forma la reflexión sobre la urbe y su destino ha sido un tema recurrente en su periodismo y su ensayística.

Por eso La Habana nuestra de cada día, el libro presentado recientemente por Padura en el contexto de las celebraciones por los 500 años de la ciudad, ya existía antes de hacerse físico. Se fue conformando desde la época en que el joven aprendiz de escritor se estrenaba como periodista en el diario Juventud Rebelde, allá por los años 1980. Y en las diversas crónicas escritas para la agencia de prensa Inter Press Service (IPS) desde la década de 1990. E incluso en un título más reciente, Agua por todas partes, de la española Tusquets Editores.

La idea de Aurelia Ediciones fue reunir en un volumen ese material disperso y hacerlo dialogar con el trabajo de otro creador, el diseñador, editor y fotógrafo Carlos Cairo, cuya lente escapa de los trillados caminos de la foto turística o folclórica para mirar con un ojo sesgado, sugerir, más que mostrar, otra imagen posible de la ciudad.

Primera de La Habana nuestra…

La primera presentación de La Habana nuestra de cada día se realizó el día 13 de noviembre en la Galería Taller Gorría, ubicada en la calle San Isidro. En representación de Aurelia, la editora Claudia Acevedo calificó el libro como un objeto artístico, porque al valor de los textos de Padura se habían sumado la poderosa propuesta visual del ensayo fotográfico de Carlos Cairo, el logrado diseño y la calidad de la impresión realizada en España.

La nota peculiar de la presentación fue la lectura a dos voces del texto “Yarini, el Rey” -uno de los reportajes recogidos en el libro-, realizada por Leonardo Padura y Jorge Perugorría, el actor que encarnó al personaje de Mario Conde en la miniserie Cuatro estaciones en La Habana. La elección de ese texto no fue casual porque justamente donde se ubica hoy la Galería Gorría, en la calle San Isidro, fue asesinado a principios del siglo XX el famoso proxeneta con aspiraciones políticas Alberto Yarini, uno de esos personajes reales y maravillosos cuyas historias investigó y recreó Padura en su pasión por preservar la memoria de la ciudad.

Padura presenta la exposición personal «Viaje a San Isidro» del artista de la plástica Roberto Fabelo.

Foto: Cortesía de la autora

Al término de la presentación, ese mismo día 13 de noviembre, Padura participó en el encuentro de los Reyes de España con representantes de la sociedad civil cubana, y asistió como invitado a la cena ofrecida a Felipe VI y la Reina Letizia en el antiguo Palacio de los Capitanes Generales, a propósito del Viaje de Estado realizado a Cuba en el contexto de las celebraciones por el V Centenario de La Habana. A ambos eventos también asistieron emprendedores, dueños de negocios privados y periodistas independientes, entre otros representantes de la sociedad civil, quienes expusieron sus experiencias que fueron recibidas por los monarcas con muestras de apoyo hacia ese sector emergente.

Los Reyes de España reciben a representantes de la sociedad civil cubana entre los que se encuentran Leonardo Padura y Jorge Perugorría.

Foto: Tomada por EFE

La segunda de La Habana nuestra

El día 15 se realizó una segunda presentación de La Habana nuestra de cada día en la Biblioteca Nacional “José Martí” donde ejerció de anfitrión el doctor Eduardo Torres Cuevas, actual director del centro. Para el destacado historiador no sólo se trata de un libro hermoso, si no también valioso. Una manera distinta y necesaria de acercarse a la ciudad por caminos que a veces pueden resultar arduos pero que dejarán en el lector una huella entrañable.

Presentación de La Habana nuestra de cada día en la Biblioteca Nacional José Martí por su director Eduardo Torres Cuevas.

Foto: Cortesía de la autora

Un día después, y coincidiendo con la actividad central por el aniversario 500 de la ciudad, Padura dijo las palabras inaugurales de la sugerente exposición personal “Viaje a San Isidro” del artista de la plástica Roberto Fabelo en la Galería Taller Gorría, una muestra inspirada precisamente en el personaje de Alberto Yarini del texto de Padura. Se cerraban ese día las intensas jornadas de celebraciones por el cumpleaños de La Habana pero no la impronta del homenaje que muchos artistas han querido hacer a la ciudad.

Padura y la Academia

También en noviembre Padura fue uno de los escritores invitados a participar en el amplio programa cultural abierto al público que acompañó al XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) -organizado cada cuatro años por la Real Academia Española (RAE)-, y que, al margen de sus tradicionales objetivos académicos, constituyó una novedosa iniciativa encaminada a fortalecer la relación de las Academias con el conjunto de la sociedad.

En la reunión celebrada en Sevilla del 4 al 8 de noviembre participaron unos 200 académicos y correspondientes en representación de las veintitrés Academias de la Lengua Española que existen en todo el mundo y cuya responsabilidad es mantener la unidad y el buen uso del español que hoy hablan 580 millones de personas. En esta ocasión la Academia Cubana de la Lengua estuvo representada también por su director Rogelio Rodríguez Coronel, su secretaria, Nuria Gregori, la responsable del Diccionario de la lengua española (DLE), Marlen Domínguez Hernández, y Ana María González Mafud.

Para el director de la RAE y también presidente de la ASALE, Santiago Muñoz Machado, este sería el Congreso más ambicioso que se ha organizado nunca, no sólo en su vertiente académica para trazar la política lingüística a seguir en los próximos cuatro años, sino también por el plan de actividades culturales organizadas en paralelo y que dieron inicio con un conversatorio moderado por Gonzalo Celorio, director de la Academia Mexicana de la Lengua, con la participación de escritores representantes de diversas regiones del mundo hispanoparlante. Carme Riera, de España; Fernando Iwasaki, de Perú; Luisa Valenzuela, de Argentina y Leonardo Padura por Cuba, expusieron sus diversos puntos de vista sobre una demanda de difícil respuesta: “¿Existe una literatura panhispánica? Distancias geográficas y cercanías lingüísticas”. Una vez abierto al público, el ambicioso programa cultural contó con la participación de literatos, dramaturgos, poetas, periodistas, músicos y otros profesionales de primer nivel, entre los que estuvieron nombres como Mario Vargas Llosa, Ida Vitale, Arturo Pérez-Reverte, Álvaro Pombo, Soledad Puértolas, Juan Mayorga y Almudena Grandes.

Al margen de su participación en el Congreso, Padura sostuvo encuentros con la prensa de Sevilla y Córdoba sobre su trabajo literario. El escritor cubano es Miembro Correspondiente de la Academia de Puerto Rico, Panamá y Costa Rica y desde 2018 es Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.