Hugo Luis Sánchez: “La realidad es la peor invención de los humanos”

Con El puente de coral el escritor cubano Hugo Luis Sánchez se sitúa entre los más originales de la actual narrativa cubana.

Hugo Luis Sánchez es una de las mejores personas que conozco. Es el autor de una de las novelas más originales que se hayan escrito en Cuba en los últimos diez años: El puente de coral. Sin embargo, no ha recibido toda la notoriedad que merece por parte de los medios de difusión. Es por eso que la La Esquina se acerca a él para conocer más de este autor que seduce por su peculiar manera de contar historias que se apartan de los tópicos por los que transita la actual narrativa cubana. Quizás ello sirva para que más personas reparen en él y descubran a uno de los autores más originales de la Cuba de estos tiempos.

Dazra Novak: Nunca me han gustado las etiquetas

Una de las más talentosas escritoras de la Generación 0 habla sobre la literatura de las mujeres en Cuba y sobre su propia y controvertida obra.

Dazra Novak (La Habana, 1978) es el seudónimo literario de una de las más talentosas escritoras de la llamada Generación 0 que se caracteriza por su osadía temática y formal y una cierta falta de compromiso con lo “políticamente correcto”. Atesora los más prestigiosos premios otorgados en Cuba, entre ellos el Pinos Nuevos 2007 por el libro de cuentos Cuerpo Reservado, el David en el mismo género en 2009 por Cuerpo público y el de novela de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba por Making of.

Joaquín Borges Triana: La música y los sueños

Lo alternativo como bandera.

La historia de la música universal ofrece un expediente de compositores, instrumentistas y cantantes invidentes cuya fuerza de voluntad les permitió hacer valer su excepcional talento artístico: Joaquín Rodrigo, Ray Charles, Steve Wonder, Andrea Bochelli, están entre los más conocidos. (No mencionamos a Bach porque solo lo fue al final de su vida).

Itinerario noticioso de Leonardo Padura

2015, un año fructífero para el novelista cubano.

Cansado, pero feliz. Así se definía a Leonardo Padura a su regreso de México, en los primeros días del pasado mes de diciembre. Allí, en la Feria del Libro de Guadalajara, presentó una edición conmemorativa preparada por Tusquets Editores de México de Pasado perfecto, aquella novela publicada precisamente por una pequeña editorial de esa ciudad, en 1991 , un libro en el cual el entonces joven escritor debutaba en el género policial con un también joven personaje, Mario Conde. Entonces Padura no podía sospechar que, 25 años más tarde, estaría celebrando en la feria del libro más importante de la lengua española, con reedición especial incluida, el nacimiento de aquel detective atípico y melancólico, aunque raigalmente cubano, que ha resultado ser el compañero más constante y querido de su ya largo y fructífero viaje literario.