Cuba limpia su capital al acercarse su 500 cumpleaños

La celebración del aniversario 500 de la fundación de La Habana requiere un ambiente sano, con una ciudad limpia, ordenada y embellecida.

Muchas esquinas en la capital cubana se encuentran anegadas de desechos como si fueran vertederos públicos. La foto muestra una esquina en el barrio de Cayo Hueso, en Centro Habana.

Foto: Archivo IPS_Cuba

La basura en la capital de Cuba se multiplica. El problema no es nuevo. Cubanos residentes en La Habana han convivido por décadas con esta agresión al medio ambiente que afecta su calidad de vida, ya deteriorada por la crisis económica.

Los residuos se acumulan días y a veces semanas en las esquinas, en especial en barrios del centro de la urbe. Desbordan los repletos contenedores, muchos nuevos adquiridos por el gobierno. Los desechos tapizan las aceras y hasta calles. En algunos casos avanzan hasta cerca de la puerta de sus casas.

Entre las principales causas de este fenómeno se cita la deficiente labor de los servicios de Comunales. Se les imputa incumplir sus días de recogida. También los pocos contenedores disponibles, la indisciplina de la población, la falta de inspectores y medidas sin el rigor necesario contra quienes atentan contra la higiene pública.

Ante las críticas de la ciudadanía, funcionarios del estatal sector de Comunales responden que no cuentan con los suficientes recursos para su labor. Los trabajadores de los carros colectores se quejan de que, tras hacer su trabajo, en breve tiempo al lado de los tanques se acumulan sacos con escombros, trastos de toda índole y en las mañanas, muchos de estos recipientes atestados de basura, amanecen volcados y los desperdicios desparramados alrededor.

Los esfuerzos del gobierno por sanear la ciudad se han visto fortalecidos en las últimas semanas gracias a la cooperación internacional, como en los casos de Japón, China y Austria que han donado carros recolectores y otros equipos.

Solo de Japón han llegado al país 100 carros colectores, más de 30 camiones de volteo y minicargadores, en tanto China está enviando 61 equipos y el ayuntamiento de Viena donó 10 camiones colectores de residuos sólidos.

Ahora solo se necesita que alcance el diésel para garantizar su movimiento, pues la inyección de recursos no basta ante la escasez de combustibles en el país. Los camiones recolectores de basura, tanto los viejos como los más nuevos, también se mueven con el escaso combustible de que dispone la nación.

Cuba transita por una contracción energética propiciada por el recrudecimiento del embargo económico de Estados Unidos que sanciona a entidades y embarcaciones extranjeras que llevan combustible venezolano a Cuba. Las sanciones han generado lo que el gobierno describe como una «situación coyuntural».

Uno de los sectores más afectados por la crisis energética es el transporte de carga y pasajeros. Largas colas de autos en gasolineras y aglomeraciones de público en las paradas de ómnibus se han convertido en una imagen habitual.

Japón, china y Austria han donado camiones colectores y otros equipos para ayudar a la ciudad a mantenerse limpia.

Foto: Tomada de Juventud Rebelde

El presidente Miguel Díaz-Canel y sus principales colaboradores mantienen en su agenda de prioridades la meta de resolver el problema de la recogida de basura en la capital, que en poco menos de 50 días celebrará el 500 aniversario de su fundación.

El tema sale a relucir en las reuniones del Consejo de Ministros y en las constantes reuniones que sostienen en provincias y municipios autoridades del gobierno. Las entidades estatales adoptan medidas de ahorro y control para paliar la situación.

La más reciente decisión gubernamental en busca de soluciones ha sido aplicar una novedosa estructura empresarial en los 15 municipios de esta capital. En lo adelante, cada uno tendrá una Empresa de Comunales. Según fuentes oficiales, la medida buscará la integración de recursos, personal y esfuerzos dedicados a esta labor de higienización.

Esta descentralización del vital servicio pretende dotar de mayor capacidad de gestión a los territorios y garantizar la efectividad de la recogida de desechos sólidos en La Habana, donde viven unos dos millones 130.00 habitantes y que genera por día unos 24.000 metros cúbicos de basura como promedio.

También desde mediados de septiembre se anunciaron varias medidas para el reordenamiento en el servicio de recogida de desechos sólidos con nuevos horarios y frecuencias, que por lo general muchos incumplen, arrojando además a esos tiraderos sobrantes de obras particulares de construcción.

Medios oficiales señalan como factores influyentes en la actual situación con los desechos de la ciudad la poca disponibilidad de equipos, desprofesionalización del personal, insuficiente número de colectores y conductas inadecuadas de la población.

Tipificadas como «conductas antisociales» se reflejan en la deposición de la basura fuera de lugar y de los horarios establecidos, así como el vertimiento de escombros en cestos diseñados para otro tipo de residuos y que dañan tanto a los cestos como a los camiones colectores.

A finales de agosto pasado, en una reunión con representantes de los 15 municipios capitalinos, el vicedirector de Servicios Comunales, Reinier Arias, reiteró el propósito de convertir a La Habana en «una urbe bien bella y limpia».

El diario oficial Granma comentó el viernes en una nota que «No solo basta con la labor de comunales. Hay que tener conciencia ciudadana por preservar el barrio, aunque también sería beneficioso que las autoridades correspondientes exijan y multen, acorde a la ley, a los infractores. Hay mucha indolencia».

Un lector de Granma identificado como Yuniel dijo que para él «es una falta de respeto hacia nosotros mismos convivir con esa cantidad de vertederos callejeros, exponiéndonos a contraer cualquier tipo de enfermedad».

Y agregó: «es imperativa la acción de los organismos y autoridades correspondientes en la toma de medidas para minimizar esta enorme problemática de la sociedad cubana actual. Me refiero nada más y nada menos que a cumplir lo que está establecido en las leyes correspondientes; pues lo que pasa hoy en día es que esas autoridades simplemente no accionan ante lo mal hecho, o sea, no juegan su papel, dejándolo todo a que sea el ciudadano quien denuncie estos hechos». (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.