Informe busca orientar a emprendedores cubanos sobre el ordenamiento monetario

Una herramienta de la consultora AUGE resume los principales impactos espe­rados del proceso para el sector no estatal.

La unificación monetaria y cambiaria se ejecutará en un momento especialmente sen¬sible para el sector privado.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Ayudar a comprender las implicaciones del reordenamiento monetario para los negocios privados en Cuba y auxiliarlos en el proceso de toma de decisiones en un contexto inédito y desafiante, son objetivos de una útil herramienta concebida por la consultoría autónoma AUGE.

Se trata del informe ejecutivo “El emprendimiento privado de cara al ordenamiento monetario” publicado el 12 de noviembre por este emprendimiento que desde octubre de 2014 brinda asesoramiento en la creación y gestión de negocios en la isla en temas de estrategia, marketing y comunicación.

“Convencidos de que este proceso tendrá consecuencias profundas para los emprendimientos privados, hemos elaborado este material que presenta de manera resumida los principales impactos espe­rados para nuestro sector”, explica en la presentación del documento Oniel Díaz, cofundador y líder de AUGE.

El texto indica que “las autoridades han ofrecido información sobre las implicaciones del ordenamiento principalmente para los ciudadanos y las empre­sas estatales y, en menor medida, para el sector privado”.

Desde su fundación, AUGE suele elaborar este tipo de documentos caracterizados por un lenguaje diáfano y uso de recursos gráficos para resumir ideas y facilitar la comprensión, resultado del análisis del marco legislativo nacional y la labor de acompañamiento.

En septiembre de 2019, una investigación de la consultora mostró el impacto sobre el sector privado de la política hacia Cuba de la administración del presidente estadounidense Donald Trump, a partir de entrevistas a 126 dueñas y dueños de negocios privados en La Habana.

 

Antecedentes y escenario actual

El informe “El emprendimiento privado de cara al ordenamiento monetario” resume los principales elementos de la llamada Tarea Ordenamiento, nombre que el gobierno ha dado al proceso y del cual se ofrecieron detalles públicos el 12 y 13 de octubre.

Aunque las autoridades no precisaron la fecha exacta y solo indicaron que se oficializará el primer día de un determinado mes, el postergado fin de la dualidad monetaria y cambiaria se considera inminente.

Divide el contenido en cuatro partes fundamentales: 1. Origen de la dualidad monetaria y cambiaria, 2. Características del proceso que vendrá; 3. Principales impactos para el sector privado; y 4. Otros impactos esperables, aunque indefinidos.

Recuerda que la dualidad monetaria y cambiaria surgió en 1993, “en un escena­rio caracterizado por una profunda crisis económica, acompañada de grandes desequilibrios macroeconómicos (depreciación de la mone­da, inflación, déficits fiscales) y la dolarización parcial de la economía”.

Consistió en el uso de un sistema basado en dos monedas: el peso cubano (CUP) y el dólar estadounidense (USD), sustituido en 2004 por el peso convertible (CUC) y con un valor equivalente, además de múltiples tipos de cambio.

Este esquema, si bien permitió crear condiciones mínimas para re­montar la crisis de los noventa, “también generó efectos negativos: distorsiones en la medición de la actividad económica; ineficiencias en la asignación de recursos (insumos, trabajo, capital) que se refleja en decisiones subóptimas de inversión y consumo; y la segmentación del espacio productivo doméstico”, analiza.

 

Entre los principales impactos en el sector no estatal estarían el incremento de los costos de los insumos, la modificación de los salarios, el aumento más moderado de los precios, la disminución de la carga tributaria y el descalce operativo, entre otros.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

A propósito del ordenamiento monetario, sostiene que implicará modificaciones de gran alcance para la vida económica de la nación, como la eliminación del CUC de la circulación y la unificación del tipo de cambio entre el CUP y el USD como moneda de referencia.

A ello se suma la devaluación del CUP hacia un tipo de cambio que refleje en mejor medida la realidad económica del país, la modificación de los precios mayoristas y minoristas, la eliminación de una parte sustancial de los subsidios a productos y la reforma de los salarios en el sector público y las pensiones.

De acuerdo con las autoridades, esta transformación busca la alteración de los precios relativos, en el sentido de abaratar el uso de insumos y factores nacionales frente a los de origen importado.

Con ello se persigue estimular la exportación aumentando la competitividad externa a largo plazo, y fomentar los encadenamientos productivos internos.

 

Desafíos

Incluida en el programa de reformas socioeconómicas conocido como Lineamentos, analizado y consensuado con la ciudadanía en 2011, la unificación monetaria y cambiaria se ejecutará casi una década después y en un momento especialmente sen­sible para el sector privado.

“La economía ha entrado en recesión y la demanda externa se ha desplomado como consecuencia de las me­didas sanitarias (asociadas a la pandemia de la covid-19). Los sectores de servicios y particularmente aquellos vinculados al turismo internacional han sido duramente golpeados. El cuentapropismo tiene fuerte presencia en ambos”, subraya el texto.

Alerta además que el ordenamiento monetario “significará un reseteo de las condiciones en que se desempeñan los emprendimientos privados” con consecuencias profundas que “implican numerosas variables que deberán ser observadas cuidadosamente para

antici­parse a escenarios futuros”.

Entre los principales impactos menciona el incremento de los costos de los insumos, la modificación de los salarios, el aumento más moderado de los precios, la disminución de la carga tributaria y el descalce operativo (desfase entre el capital de trabajo disponible, y los nuevos montos a desembolsar para adquirir insumos).

A ello se suman la posible devaluación de los fondos de contingencia y otras reservas, el aumento en los costos de las inversiones planificadas o en ejecución, así como el incremento del precio de los servicios públicos.

Otros impactos esperables, aunque indefinidos, pudieran estar relacionados con el descalce monetario, dado que el avance de la dolarización en el corto plazo supone un incre­mento de las nomenclaturas de insumos que solo se podrán com­prar en esa moneda.

Además se vislumbran dificultades con el aprovisionamiento mayorista porque si bien se han dado pasos importantes para fomentar las relacio­nes del sector con el resto de la economía, el acceso al mercado mayorista general todavía resulta limitado, una variable que en condiciones de escasez puede constituir un obstáculo para sostener determinados niveles de actividad. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.