Nuevos billetes ven la luz

Ante las presiones creadas por la admisión de pesos cubanos en redes comerciales que cobraban solo en divisas, el Banco Central de Cuba sacó de sus bóvedas una nueva opción.

En febrero entrarán en circulación por primera vez los billetes de 200, 500 y mil pesos cubanos.

En otro paso para fortalecer la circulación de su moneda principal, el Banco Central de Cuba (BCC) anunció recientemente la emisión de billetes de alta denominación para los próximos días. Con esta iniciativa, la autoridad monetaria continúa acomodando las operaciones del comercio minorista a una realidad cambiante desde hace varios años.

A través de la prensa nacional, el BCC presentó billetes de 200 pesos, 500 pesos y hasta mil pesos cubanos, toda una novedad para una nación habituada a ver la alternativa de cien pesos como el valor más alto cuando operaba con esa moneda. La circulación, que se haría efectiva a partir del primero de febrero, afianzará la presencia del peso cubano (CUP) frente al peso cubano convertible (CUC), la opción creada como socorro temporal en los momentos más tensos de la crisis económica de los años 90.

Después de oscilar durante años, la tasa de cambio entre ambas monedas quedó anclada en 25 pesos por un CUC para operaciones de las Casas de Cambio (CADECA), a las cual solo tiene acceso la población, mientras la tasa oficial, que permanece anclada en 1 CUP x 1 CUC x 1 dólar (USD), rige únicamente para las personas jurídicas. Esta dualidad de monedas y tasas ha generado no pocas distorsiones financieras, señaladas por economistas y admitidas por el gobierno, al punto de colocar la unificación monetaria y cambiaria entre los objetivos principales del proceso de transformaciones emprendido formalmente a partir del 2011.

Como paso explícito del programa para eliminar esta dualidad, el gobierno ha implementado progresivamente desde el año pasado la posibilidad de ejercer compras en cualquiera de sus monedas en una red comercial minorista concebida inicialmente para operar solo con CUC. Esta opción alivió las gestiones de compra de los consumidores desde un punto de vista, pero los enfrentó igualmente a un problema sin precedentes.

Cuando enfrentaban precios de productos ubicados en el rango de cientos de CUC, si optaban por pagar con la moneda tradicional del país, tenían que acudir con mochilas cargadas de billetes de 20 o 50 pesos, las denominaciones altas de circulación más común. El de 100 pesos, el más elevado hasta el presente, era menos visible en los flujos del dinero.

Las dificultades que se derivaban fueron criticadas en reportajes de televisión en días previos al reciente anuncio del BCC y reconocidas también por funcionarios de las redes comerciales.No pocas presiones han provocado en las tiendas la opción de pagar en pesos cubanos (CUP) precios establecidos originalmente en pesos cubanos convertibles (CUC).

Cuando las personas acuden hoy con CUP a una de esas tiendas para adquirir bienes caros, tienen que transportar grandes volúmenes de billetes en condiciones poco óptimas y esto coloca, a la par, obstáculos incómodos para los dependientes. En esos casos “el proceso se hace aún más lento pues además de contar todo el dinero, se debe llenar un modelo de garantía, otro de propiedad, y realizar la demostración del uso del equipo”, comentó a la prensa Bárbara Soto Sánchez, vicepresidenta comercial de CIMEX, una de las grandes compañías del país en el ámbito del comercio.

Tampoco las cajas están preparadas en las tiendas para almacenar tales masas de dinero.

“Los dependientes tienen que trabajar más y darle seguimiento a una mayor cantidad de dinero, con lo cual, además de demorarse la operación, disminuyen los ingresos cuando los clientes se van sin hacer sus compras por no esperar las extensas colas”, agrega Soto. Las ventas de electrodomésticos y muebles representan el 17 por ciento de los ingresos de Cimex.

Con los nuevos billetes, el BCC confía en solucionar tales conflictos cuando sea necesario realizar un pago voluminoso. Pero no ha reconocido de manera explícita otros objetivos. El vicepresidente de esa entidad, Francisco Mayo¬bre Lence, aclaró que la emisión no respondía a un incremento de las operaciones financieras.

“Las transacciones económicas no aumentan”, dijo Mayobre en conferencia de prensa. “Es verdad que estamos incorporando billetes de ese tipo pero están dejando de salir otros de baja denominación. La diferencia está en que si antes un cliente requería 5000 pesos le dábamos 50 billetes de 100 y ahora daremos 5 de a mil”. Al final es la misma cantidad de dinero, insistió.

De cualquier manera, al sacar de sus bóvedas esta opción la autoridad monetaria continúa preparando el terreno para introducir, en un futuro no precisado, una de las medidas más esperadas del proceso actual de transformaciones económicas: la unificación monetaria. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.