Reaparecen turistas en Cuba

El Gobierno dio luz verde a los hoteles para dar servicios a los vacacionistas nacionales, pero bajo estrictas medidas de control sanitario, mientras deja a los clientes extranjeros para una segunda fase.

El cierre casi total de fronteras lo aprovecharon los aeropuertos y hoteles para emprender reparaciones.

Foto: Tomada de Granma

Con la reapertura de hoteles en la playa de Varadero y en otros puntos este primero de julio, Cuba intenta retomar la senda del turismo en la etapa post-covid-19, pero de manera gradual. En un primer momento la puerta se abre solo a clientes nacionales y bajo fuertes medidas de seguridad sanitaria y epidemiológica.

Después de permanecer casi totalmente paralizado por el cierre de fronteras desde el 20 de marzo, entre otras medidas –usualmente eran meses de alta demanda internacional-, el turismo comienza a recuperar protagonismo. El Gobierno le dio luz verde, animado por el control evidente de la pandemia en el país.

La reincorporación

Desde el 18 de junio se reincorporaron a sus servicios hoteles de casi todas las provincias, menos La Habana y Matanzas. Empezaron los territorios que habían logrado mantener en cero el número de casos durante más de 14 días. Este miércoles primero de julio  se suma Matanzas, sede de la playa más famosa de Cuba, Varadero, al conseguir también esa provincia un freno de la covid-19.

Como estrategia de recuperación turística, las autoridades se proponen mantener en una primera etapa un fuerte distanciamiento entre los vacacionistas nacionales e internacionales. Ahora se abren a los cubanos hoteles en la mayoría de las ciudades y costas del país, incluido Varadero esta semana.

Para los extranjeros han quedado reservados los cayos de mayor desarrollo reciente, en el centro-norte del archipiélago, cuando el Gobierno decida reabrir sus fronteras, en una segunda fase.

El Primer Ministro Manuel Marrero Cruz informó que Varadero quedará dividido en dos partes para garantizar distanciamiento entre visitantes extranjeros y turistas nacionales. En un primer momento, la zona norte, la de mayor desarrollo hotelero de la cadena Meliá, quedará reservada para el mercado internacional. Al sur de esa estrecha península queda para los cubanos, que se habían convertido en un mercado principal de esta playa en el verano.

En la primera fase, se activó la red de agencias de viajes y burós de turismo para comercializar instalaciones destinadas a clientes locales. Las Agencias de Viajes Cubanacán promueven ofertas en la Playa Santa Lucía, de Camagüey, Pasacaballo, en Cienfuegos, en Sancti Spíritus y Trinidad, entre otras.

El polo de Trinidad, uno de los de mayor demanda en el país, por la combinación de patrimonio histórico, playas y naturaleza de montaña, pone a disposición de los vacacionistas nacionales tres hoteles. Tras abrir la semana pasada Las Cuevas y el Memories Trinidad, el Costa Sur lo hará este 1 de julio.

Entre los polos turísticos que dan los primeros pasos hacia la recuperación se encuentra Trinidad.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

Destino seguro

Cuba da pasos para reintegrarse a una industria global de viajes dividida entre la incertidumbre y las esperanzas de extender las alas a pesar de persistir la pandemia. En Europa comenzaron a verse señales de recuperación del turismo, con reportes de primeros viajeros alemanes en las islas Baleares, de España, mientras ciudades como Venecia reabrieron sus puertas.

Para la reincorporación, Cuba apuesta a presentarse como “un destino seguro” ante el mundo, a cuenta del control conseguido de la pandemia -2.332 casos y 86 fallecidos hasta el 28 de junio- mediante un estricto protocolo sanitario y una tradición médica cuyo prestigio internacional aumentó con la pandemia por el envío, hasta fines de junio, de 37 delegaciones  médicas a países, europeos incluidos, sumidos en crisis sanitaria.

El ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, explicó a la prensa que los vacacionistas extranjeros enfrentarán un fuerte chequeo sanitario cuando lleguen, mediante una prueba de biología molecular para detectar si portan el coronavirus Sars-COV-2. La pandemia apareció en Cuba el 11 de marzo con tres turistas europeos.

A las medidas para evitar un rebrote por igual vía se sumará el control y asistencia de un médico, una enfermera y un técnico en higiene y epidemiología en cada hotel. Estas instalaciones se proponen abrir con capacidad limitada, para garantizar distanciamiento social entre los huéspedes, también en las playas, y el otorgamiento de un certificado sanitario y epidemiológico a cada instalación por parte de las autoridades de salud.

Urgente recuperación

Al país le urge recuperar una industria sobre la que descansa parte importante de su economía. En los meses de alza en la demanda, coincidentes con la Semana Santa, el país perdió casi del todo a sus turistas.

De acuerdo con el experto José Luis Perelló, cuando Cuba se vio precisada a cerrar fronteras y hoteles, tenía en su suelo a 42 000 canadienses, 6 000 rusos, 5 000 estadounidenses, 4 000  franceses y 3 000 alemanes. A juzgar por declaraciones de Marrero, unos 2.600 permanecen varados en Cuba. Podrán regresar a sus países cuando se reanuden los vuelos internacionales.

La etapa de suspensión de actividades turísticas la aprovecharon los hoteles y los 19 aeropuertos cubanos para emprender actividades de restauración, reconstrucción y mejoramiento de sus instalaciones.

El impacto económico no ha sido cuantificado ni estimado con precisión todavía, pero amenaza con ser duro, luego de alcanzar 4,2 millones de turistas en 2019, una baja en relación con el año previo. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.