Cuentas optimistas del turismo en Cuba

A pesar de insistir EEUU en una política que enfrío uno de los principales mercados emisores del turismo, la industria cubana del ocio calcula recuperar en 2019 el acelerado ascenso de hace unos años.

La industria del turismo confía en revitalizarse en Cuba este año y alcanzar el sueño dorado de cinco millones de visitantes internacionales, a pesar de la persistencia, y posible recrudecimiento, de uno de los obstáculos que alejaron esa meta en 2018. El gobierno de Estados Unidos no envía señales de moderación en las medidas que implementó contra los viajes de sus ciudadanos a la mayor isla del Caribe.

El níquel comienza a brillar en región oriental de Cuba

La exportación de níquel se vio favorecida este año por mejores precios más que por un incremento de los volúmenes de producción.

Cuba cerrará el año con una producción superior a 50.000 toneladas de níquel y cobalto, como se había propuesto desde fecha temprana el grupo empresarial que extrae esos minerales. Beneficiado, además, por un buen año de precios en el mercado externo, ese sector envía una señal de aliento a la economía cubana, después de una temporada aciaga en años anteriores.

Tormentos de la economía cubana

Con un avance previsto de 1,1 por ciento en 2018, la curva de crecimiento del PIB de Cuba mantendría una tendencia al debilitamiento.

La economía cubana apunta a crecer este año menos de lo previsto, en una extensión de los pobres resultados de hace varios años. A juzgar por previsiones gubernamentales y de analistas de Cuba y del exterior, el producto interno bruto (PIB) aumentará este año en torno a  uno por ciento, por la conjunción de factores climáticos y menguados ingresos de sectores fundamentales de la economía.

Pierde caudal el río de turistas hacia Cuba

El arribo de visitantes extranjeros cerrará el 2018 prácticamente sin crecimientos, pero la construcción de habitaciones hoteleras continúa a todo ritmo en el país.

La llegada de turistas a Cuba apunta a confirmaren 2018 la contracción que muchos analistas previeron desde el año pasado como consecuencia del retroceso que imprimió el Presidente Donald Trump a las relaciones con la isla socialista. Autoridades anticipan que el año cerrará con una recepción de 4.750.000 visitantes internacionales, cifra por debajo de lo planificado y casi similar al total del 2017.