Fuerte contracción del turismo en Cuba

La llegada de visitantes internacionales disminuyó casi en una décima parte, por la combinación de presiones de EEUU y malos momentos en los mercados europeos.

El declive en el arribo de turistas a las playas cubanas se hizo evidente en 2019.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

El turismo cayó con fuerza en Cuba en 2019 tras crecer con buen paso durante once años consecutivos. Datos recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, confirman una baja de 9,3 por ciento el año pasado en el número de visitantes internacionales.

Según la ONEI, Cuba recibió 4.275.558 visitantes en 2019 y vio alejarse el sueño de alcanzar por primera vez cinco millones de turistas extranjeros en un año, plan alentado por el Ministerio de Turismo todavía en los primeros meses.

El golpe se hizo evidente a medida que se aceleraron las medidas del gobierno de Donald Trump contra las vías de transporte hacia Cuba –cruceros y aerolíneas-, redondeados este año con la prohibición también de vuelos chárter, y una larga lista de amenazas judiciales y presiones contra cadenas hoteleras de otros países asociadas con Cuba.

Después de crecer vertiginosamente en tres años, los visitantes estadounidenses disminuyeron hasta 498 067, alrededor de 140 000 menos que en 2108. Las acciones de Washington cayeron

como un jarro de agua fría sobre las agencias de viajes y los viajeros estadounidenses enganchados a las visitas a la mayor de las Antillas después de iniciar el mandato de Barack Obama la normalización de relaciones diplomáticas con Cuba.

Desde 2008, la afluencia de visitantes se mantenía en alza, visiblemente acelerada a partir de 2015. En tres años, de 2016 a 2018, ese indicador sumó un millón y fertilizó un millonario programa de inversiones en hoteles y en otras instalaciones.

Después de convertirse en parte habitual del paisaje en el puerto habanero, los buques cruceros de las importantes navieras desaparecieron por las presiones del gobierno de Donald Trump.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Pero la baja mayor la sintió la industria cubana del turismo desde los mercados europeos, por una combinación de problemas económicos y políticos del Viejo Continente, que tuvo un momento dramático con la quiebra de uno de sus mayores turoperadores, Thomas Cook. La bancarrota de esta compañía británica le restó de golpe miles de viajeros a Cuba.

De acuerdo con el informe de la ONEI al cierre de diciembre, los cinco principales mercados tradicionales de Europa se anotaron fuertes bajas en la emisión de turistas hacia Cuba: Alemania (cerró con 83,9 por ciento), Francia (85,7 por ciento), España (87,1 por ciento), Italia (75 por ciento) e Inglaterra (65,1 por ciento).

Otro importante mercado, México, también cerró con pérdidas: 84,6 por ciento.

La coyuntura la aprovechó Rusia, para escalar al cuarto lugar de los mercados emisores, con 176.964 visitantes en 2019, un 129,5 por ciento en comparación con 2018.

El primer mercado tradicional para la industria del ocio en Cuba, Canadá, se mantuvo estable en el liderazgo, con crecimiento mínimo de 0,9 por ciento (1.119.853 visitantes), seguido por la comunidad cubana en el exterior, uno de los pocos en alza en el año, con 3,9 por ciento de crecimiento y un total de 623.972. (2020).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.