Regula Cuba venta de alimentos y otros bienes

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, informó un grupo de medidas para evitar el acaparamiento desatado por disminución en la oferta de productos básicos.

El gobierno introdujo nuevas regulaciones para ordenar la venta de alimentos básicos como el pollo, cuya distribución minorista se encuentra bajo presión desde hace varios meses.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Para frenar el acaparamiento desatado ante la escasez de algunos productos básicos, el Ministerio de Comercio Interior (Mincin) anunció este viernes 10 de mayo la implementación de un grupo de medidas que regulan en Cuba la venta de productos alimentarios y de aseo e higiene en la red de comercio minorista.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, informó a la prensa que las nuevas decisiones, que buscan una distribución justa y racional, no implican que esos productos vuelvan a ser normados mediante la libreta de abastecimiento, un instrumento que regula parte del consumo cubano desde hace más de medio siglo, a precios subsidiados por el Estado.

Las medidas reordenan la venta a la población de renglones básicos como el pollo, el huevo, la salchicha y otros de aseo e higiene en los mercados. Pero la ministra dijo que en ningún caso se trata de incorporarlos a la actual canasta familiar normada.

La venta de pollo, que depende únicamente de las importaciones, continuará en la red del Mercado Ideal, que no opera mediante cartilla de racionamiento, pero se hará de manera controlada: hasta cinco kilogramos por persona o dos paquetes per cápita en las tiendas en divisas. Por el momento, queda prohibida la comercialización por cajas.

Según informó la titular de Comercio Interior, los productos de aseo como el jabón de lavar y el de baño también se mantienen en oferta en mercados industriales o en la red Ideal, pero de manera regulada.

Otros productos fundamentales en la dieta cubana, como el huevo, el arroz, los frijoles, el chícharo y las salchichas, sí pasarán a la red de bodegas y carnicerías de barrio, mediante la libreta de abastecimiento, pero se incorporan con precios liberados y de acuerdo con la disponibilidad.

La contracción en el suministro de unos bienes ha creado presiones mayores sobre el resto. “En este primer trimestre hay productos como el aceite, el huevo, el arroz, entre otros, cuyos abastecimientos se han mantenido estables e incluso se han incrementado, pero la demanda se ha disparado, en algunos casos al doble de igual período del año anterior, como consecuencia de la falta de otros surtidos que tradicionalmente compensaban la dieta familiar o el desabastecimiento que provocó compras en exceso”, comentó la ministra.

Las medidas pueden generar conmoción en un país cuyas carencias tradicionales se han simbolizado con esa libreta de abastecimiento.

La política del Estado es incrementar las ofertas cada vez más, pero ante determinadas escaseces es necesario regular y controlar la venta de determinadas mercancías, para evitar el acaparamiento, declaró la ministra.

Díaz Velázquez reiteró que el recrudecimiento del bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba ha creado una coyuntura muy compleja de tensiones financieras y ha obligado al Gobierno cubano a buscar nuevos mercados más distantes y, por tanto, más costosos, con un impacto en los niveles de abastecimiento a la población.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, insistió en que se trata de medidas para frenar el acaparamiento pero no implicarán un retorno a la distribución normada de los mismos.

Foto: Tomada de Radio Guamá

Las presiones sobre el comercio minorista se han incrementado también por la demanda de negocios privados en expansión, restaurantes, cafeterías, hostales y otros, que carecen de alternativas sólidas de abastecimiento mayorista.

Sobre las ventas para las formas no estatales, la titular de comercio aclaró que una vez garantizada las asignaciones para la población se distribuirán productos como el arroz, el pollo y el huevo, entre otros, en establecimientos seleccionados, para su venta a trabajadores por cuenta propia y cooperativas no agropecuarias.

Además de las restricciones financieras que impidieron importar alimentos, los productores agropecuarios de Cuba han incumplido el acopio de renglones importantes de viandas, hortalizas, granos, frutas, huevos y carne porcina, según reportes de la prensa nacional e informes discutidos en el Parlamento.

La producción de carne porcina se ha visto debilitada por la inestabilidad en la entrega de alimento animal a los productores con los que el Estado tiene convenios.

Para aliviar las tensiones comerciales, desde finales de 2018 el Mincin y otros ministerios, el sector empresarial, el no estatal y los gobiernos locales implementan proyectos para dar un mejor uso a los centros de elaboración de alimentos, recuperar o abrir mini-industrias alimentarias y otras alternativas. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.