Coloquio cubano revisa las causas de la violencia de género

Titulado Empoderamiento Femenino, la igualdad y la no violencia, el encuentro fue organizado por el Proyecto Todas en el Palacio de los Capitanes Generales.

proyecto Todas feminismo no violencia

La exposición "TODAS: En busca de un espacio" forma parte de una serie de muestras itinerantes que recorren varias provincias cubanas. La iniciativa, liderada por la cineasta Marilyn Solaya, busca que estos conceptos y luchas de género salgan al público a través del arte y lleguen a las casas mediante los medios audiovisuales.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 21 feb.- Entre las generaciones más jóvenes de Cuba se siguen dando los factores que inciden en la reproducción de la violencia de género, según la Encuesta Nacional de Igualdad de Género (ENIG-2016).

Un panel de especialistas destacó este resultado de revelador y preocupante durante el Coloquio Empoderamiento Femenino, la igualdad y la no violencia, desarrollado el 19 y 20 de febrero por el Proyecto Todas con el apoyo de otras instituciones, para sensibilizar actores sociales, organizaciones y gobiernos locales.

“Esta realidad que evidencia la juventud ratifica la necesidad de trabajar por no seguir empeñando el futuro y acabar con todas las causas que sustentan la violencia en el país”, dijo la socióloga Clotilde Proveyer, profesora de la Universidad de La Habana (UH), durante la sesión del 19 de febrero, en el Palacio de los Capitanes Generales.

 

Detrás de la jornada por el empoderamiento femenino

 

El programa de actividades comenzó el 30 de enero y se extiende al 4 de marzo, en la sede principal del Palacio del Segundo Cabo, en La Habana Vieja, aunque trasladó algunas acciones al Palacio de los Capitanes Generales.
Para la realización de la jornada, TODAS unió esfuerzos con la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades, la Cátedra de la Mujer de la Universidad de La Habana, Unión Nacional de Juristas de Cuba, Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos y la Oficina del Historiador de la Ciudad.
Además contó con el apoyo de la oenegé vasca Desarrollo Kultura Communication y Desarrollo, el Festival de Cine Invisible de Bilbao, Palacio del Segundo Cabo, la Consejería Cultural de la Embajada de España en La Habana y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

 

Sobre las causas estructurales de la violencia y la necesidad de desmontarlas para eliminar de una vez este flagelo conversó Proveyer junto a la psicóloga Norma Vasallo, directora de la Cátedra de Estudios de la Mujer en la UH, y Yulexis Almeida, también profesora universitaria y coordinadora del proyecto TxT.

El coloquio es una de las actividades de la Jornada Todas, que tiene como tema central el movimiento sufragista y las luchas feministas en Cuba. Participan varias iniciativas junto a la cineasta Marilyn Solaya, que es la coordinadora del proyecto, en la sede principal del Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa: Palacio del Segundo Cabo.

Desmontar todas las causas de la violencia

“La violencia contra las mujeres es estructural y tiene sus mecanismos culturales de defensa para consolidarse. Es importante mantener las acciones a nivel social porque visibilizar algo es el primer modo de combatirlo. Pero no es solo eso, sino que hay que desmontar las causas, porque si no es como poner curitas”, defendió Proveyer.

Aunque la parte visible de la pirámide de la violencia sea la violencia física, es preciso preocuparse por las causas estructurales y culturales, que sustentan el patriarcado en la sociedad, afirmó.

De acuerdo con Proveyer, la familia sigue siendo un espacio de opresión para las mujeres y la división sexual del trabajo también es parte de la violencia estructural.

“Seguimos reproduciendo y legitimando en las escuelas espacios de legitimación de la violencia. Igual ocurre con los dramatizados, medios de comunicación e industria musical. Estos espacios culturales reproducen los elementos estructurales de la violencia de género”, analizó.

Norma Vasallo, junto a otras precursoras, fundó la Cátedra de Estudios de la Mujer en la UH cuando se comenzaba a ver de nuevo la necesidad de seguir luchando por el empoderamiento femenino.

La académica reconoce que, de esos inicios de la década del 90 del siglo XX hasta hoy, han aumentado los estudios sobre feminismo y mujeres en Cuba. Y ese es uno de los caminos para conseguir el empoderamiento.

proyecto Todas feminismo no violencia

“Muchas veces se trata de un racismo soterrado, enmascarado y que se manifiesta de un modo muy raro. Hay etiquetas para distinguir a las personas y no nos damos cuenta de lo que nos hacen”, dijo la actriz Luisa María Jiménez, (sentada) una de las invitadas al coloquio, quien reflexionó sobre la escasa presencia de protagonistas negras en el cine cubano.

Foto: Archivo IPS Cuba

Sin embargo, precisó, hay discriminaciones también en el subconsciente de las personas, que trabajan silenciosamente sin que nos percatemos. Y con estas realidades no hay quien pueda porque escapan a lo que transforman las leyes y políticas.

Los aportes del feminismo negro

El feminismo negro promovió, por primera vez, que se hablara de mujeres y no de mujer. Así lo comentó Almeida, que es especialista en estudios de intersección entre género y raza, y afirma que las desigualdades raciales siempre estuvieron en el movimiento feminista cubano.

La intersección entre estos dos temas permite visibilizar dónde se cruzan las diferentes discriminaciones.

Por ejemplo, citó Almeida, “tenemos el estudio de una empresa que contrata personas negras y mujeres. Pero cuando vemos esta realidad desde la interseccionalidad, nos percatamos de que se trata de mujeres blancas y negros que son hombres. O sea, queda la brecha para las mujeres negras”.

“Estos estudios son recientes en Cuba”, compartió Almeida, a causa de los años en que se desconoció oficialmente la persistencia del racismo y la discriminación racial en el país.

“Como la posición era que no existía discriminación, se desconoció este asunto como objeto de estudio. Además, requerimos de estadísticas que no tenemos y la literatura al respecto es muy dispersa”, compartió Almeida.

La experta focalizó también que afectan mucho las actitudes complacientes de personas que piensan que hay racismo, pero no es violento como en otros lugares. Esto limita un análisis más serio de la cuestión, lamentó.

La violencia que no se ve

“Muchas veces se trata de un racismo soterrado, enmascarado y que se manifiesta de un modo muy raro. Hay etiquetas para distinguir a las personas y no nos damos cuenta de lo que nos hacen”, dijo la actriz Luisa María Jiménez, una de las invitadas al coloquio, quien reflexionó sobre la escasa presencia de protagonistas negras en el cine cubano.

Muchas personas dicen que nunca han sido discriminadas, pero sucede porque no se han percatado o lo ignoran porque lacera reconocer que son víctimas de ese mal o no tienen pistas suficientes para percatarse, alertaron diversas personas que participaron del debate.

Una buena noticia dentro de esta realidad es la creación de la Comisión Permanente Género, Cultura y Equidad, que lidera la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), según Marilyn Solaya.

La cineasta compartió que la iniciativa busca que estos conceptos y luchas de género salgan al público a través del arte y lleguen a las casas mediante los medios audiovisuales.

Dentro del programa de la Jornada El empoderamiento femenino, la igualdad y la no violencia está la exposición de la muestra TODAS. En busca de un espacio.

Las fotografías se encuentran expuestas en el Palacio del Segundo Cabo y acompañan la proyección del documental homónimo, de Solaya.

La expo, disponible hasta marzo, abre una línea cronológica que luego llegará a varias provincias, con el fin de visibilizar todos los aportes femeninos a la historia, dijo la cineasta. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.